fbnoscript
31 de octubre de 2019 | #1570

Se conformó el frente multicolor para las elecciones de Ademys

Por Corresponsal
Tribuna Docente Capital

Finalmente se conformó la Lista Multicolor para las próximas elecciones de Asociación de Docentes de Enseñanza Media y Superior (Ademys), el 28 de noviembre, que tendrá como desafío preparar la intervención en el gremio docente de la Ciudad de Buenos Aires en la nueva etapa política, cruzada por una profunda crisis económica, social y política, y su impacto en los trabajadores y la educación.
La Multicolor es la actual dirección del sindicato, desde que el mismo fuese recuperado en 2013 de la mano del sector que respondía a Pablo Micheli (otrora secretario general de la CTA autónoma) y sectores afines.

En una declaración previa, desde Tribuna Docente habíamos caracterizado que la agudización y ritmos de la crisis internacional y nacional, de la mano del régimen del FMI, es el escenario donde la directiva de Ademys, junto al resto de los sindicatos combativos y el conjunto de la clase obrera, tendrá que enfrentar el anunciado pacto social de las burocracias sindicales con Fernández e intervenir de forma independiente para defender el salario, la educación y sus trabajadores. Es esa comprensión lo que guió nuestra campaña por poner en pie nuevamente una Lista Multicolor.

Un triunfo de la docencia

Bajo esta campaña pusimos en pie una alerta a toda la docencia, frente a las maniobras de las corrientes que llevaban a una ruptura de este frente único, distorsionando el desarrollo real de las agrupaciones, alterando acuerdos previos, por una lucha por cargos.

Así, Lista de Maestros (LDM: independientes+Izquierda Socialista) llevó su extorsión a todas las agrupaciones para que se aceptara su doble encabezamiento (en la secretaría general y la adjunta) y otros cargos -antecedente inédito en todo el país y en las multicolores del resto del gremio docente, de implicancias impredecibles en otros distritos. Incluso llegamos a proponer en una nota pública una asamblea para eventualmente dirimir diferencias políticas y reflejar la organización de cada agrupación, y así constituir una lista común, todo lo cual fue rechazado.

La pretensión de imponer un control monopólico del sindicato es un planteo que busca anular la discusión democrática dentro de Ademys. De esta forma, el frente único y el clima de actividad colectiva que caracteriza a la gremial es vulnerado. Se trata de una política que pone por delante los intereses de un grupo a los de impulsar un sindicalismo clasista.

Los debates en las escuelas, de la mano de la recolección de avales -que, vale señalar, fuimos los que más aportamos en cantidad- demostraron un fuerte rechazo a estas maniobras y un apoyo a las corrientes que poníamos por delante el interés de la docencia y los trabajadores, y defendíamos un método de construcción de los frentes de lucha.

Aún habiendo recogido numerosas adhesiones contra el planteo rupturista de LDM y en favor de un frente único que conserve los acuerdos equilibrados, la agrupación decidió mantener hasta el final su propuesta de encabezar todo. Ante tal ultimátum y a riesgo de que se produzca una ruptura de la Multicolor, nuestra agrupación Tribuna Docente, como segunda fuerza en el sindicato, tomó la decisión de integrar la lista, defendiendo el programa político -que fue ratificado y será la base para avanzar en la intervención en la siguiente etapa. Será luego el proceso político y de lucha venidera el que pondrá a prueba los debates que existen en el frente, la perspectiva que tiene cada agrupación respecto de la lucha contra la burocracia celeste, hasta incluso la historia de cada una y su lugar en el gremio.

Una multicolor para luchar

En un contexto de desvalorización de nuestro salario y creciente miseria social, la propia campaña deberá tener como planteo la reapertura de paritarias, la indexación mensual de acuerdo con la inflación, la anulación de las reformas antieducativas en curso, como la Secundaria sin Futuro y la Unicaba, la lucha de las mujeres trabajadoras por sus derechos y el impulso a las medidas de fuerza para conquistarlo. El reimpulso a un plan de lucha se impone y será clave la mayor deliberación entre los trabajadores para enfrentar al nuevo gobierno que surja, que ya anunció que seguirá pactando con el FMI, mientras se mueren de hambre nuestras niñas/os y jóvenes.
Como lo demuestra América Latina, Chile y Ecuador recientemente, las masas se levantan contra todo un régimen social de explotación, de hambre, de privatización de la educación, y la tarea del clasismo en los sindicatos es recuperarlos para desarrollar esa rebelión obrera también en la Argentina.

Compartir

Comentarios