fbnoscript
31 de octubre de 2019 | #1570

La elección en Salta y el desafío de la defensa de bancadas obreras el 10 de noviembre

La elección en Salta y el desafío de la defensa de bancadas obreras el 10 de noviembre

En la elección provincial, la principal batalla está concentrada en la capital

Los resultados de las elecciones nacionales en Salta, como en todo el país, fueron afectados por una gran polarización, partiendo de la categoría presidencial. La fórmula Lavagna-Urtubey perdió unos 7 puntos desde las Paso con lo que el gobernador saliente se quedó sin diputados nacionales. La fórmula de Macri ganó en la capital donde había sido derrotada en las Paso. Creció sobre todo a expensas de Urtubey pero también de Fernández. Una parte de esta votación se explica por la migración de sectores del PJ y el Frente de Todos y del armado de Alfredo Olmedo hacia la candidatura de Gustavo Sáenz que fue la ganadora en las Paso provinciales. Aunque éste se presentó como “independiente” esencialmente apoyó a Macri- Pichetto. Con todo, en los barrios más pobres y en el interior, Fernández obtiene una ventaja que le permite ganar ampliamente a nivel provincial.

La votación del FIT-U, como en otros distritos, es dispar entre categorías. Cae del 2,8 a 1,8 a presidente pero se mantiene, incluso con un leve incremento, la votación a diputado nacional con un fuerte corte de boleta llegando a nivel provincial al 3,75%.

En la capital sacamos 2,2% a presidente y 5,25% a diputado nacional. Si se comparan votos nominales de las Paso locales del FIT-U, sumadas las tres listas que intervinimos hace 15 días, pasamos de 12.000 a 16.000 votos en capital. Si logramos mantener estas cifras para la elección provincial del 10 de noviembre, renovamos la banca del PO en el Concejo y con un poco más, también ingresamos en diputados.

La campaña por las elecciones provinciales 

A partir de este balance, y luego de que la lista Unidad, que encabezamos los dirigentes históricos del PO, ganara ampliamente las Paso, hemos encarado una batalla “Contra los candidatos de la Pobreza” y reclamando el voto para conquistar bancadas, que fortalecen a los trabajadores “para enfrentar lo que viene”.

La principal batalla está concentrada en la capital. El miércoles 30 presentamos un programa “por una ciudad para los trabajadores” con fuerte repercusión en la mayoría de los medios. El programa condensa las grandes batallas que hemos dado en esta ciudad en los últimos 20 años. En una ciudad, en la que hay 30.000 familias sin techo, somos los que logramos que las 100 hectáreas de Pereyra Rosas hoy estén siendo usadas para la urbanización y la construcción de viviendas. Fueron siete años de movilizaciones con los vecinos e iniciativas parlamentarias. Nuestro programa va al hueso de esta cuestión. La reserva de suelo urbano, la expropiación de grandes terrenos que están en la pura especulación y la incorporación de las tierras del ejército al desarrollo urbano y la vivienda son ejes centrales. Lo mismo vale para la lucha contra el trabajo en negro que afecta en Salta a uno de cada dos trabajadores. Somos los organizadores de la lucha por el pase a planta de 2.800 ordenanzas de escuela que conquistaron este derecho.

La elección en la capital está completamente simplificada, somos cuatro candidatos a la intendencia: tres están con Sáenz, incluido el que se presentó con el Frente de Todos, el cantante David Leiva. Nos toca encabezar la lista única de la izquierda en un país en quiebra. Nuestro programa es una línea de defensa del trabajador y del vecino para que la crisis no la paguen ellos, como ocurriera en la crisis de 2001, en donde el trabajador municipal cobraba con cheques diferidos y se paralizó por completo la obra pública. Es mucho más que una propuesta electoral. Es una guía para la acción y organización para derrotar los ajustes anti-obreros y abrir una salida de los trabajadores a la crisis.

A nivel provincial pasan las horas y sigue la devaluación de Leavy, el candidato de Fernández, ya que muchos de sus dirigentes se pasan al apoyo a Sáenz. Ahora hay denuncias cruzadas por actos de corrupción con la que se quiere sostener una polarización ficticia entre dos hombres del viejo régimen que gobernó con Romero y Urtubey los últimos 25 años. Denunciamos esta farsa. Batallamos en la elección para separar a los trabajadores de estas alternativas truchas y defender un fuerte voto al FIT U que nos ponga más fuertes para enfrentar el ajuste de este capitalismo en completa descomposición.
 

Compartir

Comentarios