fbnoscript
31 de octubre de 2019

La paritaria de los trabajadores de televisión sigue en debate

La paritaria de los trabajadores de televisión con la cámara empresaria de productoras y canales de aire (ATA – CAPIT) se encuentra en un impasse. Las patronales han incumplido el acuerdo paritario 2018 que incluía una cláusula de revisión para junio de 2019 y continúan dilatando las negociaciones con la paritaria vencida. Del lado sindical, las medidas escalonadas que lleva adelante la directiva del sindicato están chocando con importantes limitaciones debido a la política conservadora de las mismas y empiezan generar bronca entre los compañeros y compañeras de televisión que vemos nuestro salario cada vez más atrasado.

La última oferta realizada por las cámaras ha sido de un 8% en septiembre en carácter de revisión y un aumento semestral del 15% de octubre a marzo de 2020 como primer parte de la paritaria. Con el argumento de que han absorbido los aumentos pasados debido a que los ingresos en pauta publicitaria no han acompañado la inflación, pretenden que los trabajadores seamos los que paguemos la crisis.

La realidad es que sucesivas paritarias a la baja han llevado prácticamente a la totalidad de las escalas salariales de la actividad por debajo de la línea de pobreza.

Si la situación en los medios privados se ha visto deteriorada producto del avance flexibilizador, despidos y ataque al activismo, la situación de la actividad televisiva en los medios públicos es alarmante. La política de partirías cero dictada por el gobierno nacional ha sido llevada adelante por todos los gobiernos provinciales independientemente del signo político que revistan. Desde Alicia Kirchner en Santa Cruz que mantiene congelados los salarios de los trabajadores de Canal 9 de Rio Gallegos o el Canal 12 de Posadas, en situación similar, solo por nombrar algunos.

La defensa del salario y las condiciones de trabajo solo puede ser llevada consecuentemente por medio de la movilización de los trabajadores cosa que la directiva del SATSAID evita como la peste.

En contraste, ante los cierres de empresas, despidos discriminatorios, persecución sindical, retiros voluntarios, despidos, avance de la tercerización y precarización de la actividad, la política desplegada por el sindicato fue de desmovilización de los trabajadores y su reemplazo por el aparato orgánico. Y, en oposición a la lucha se desarrolló la política de llevar todos los conflictos al ministerio de trabajo para luego ir a negociar entre 4 paredes.

Hoy, las limitaciones del supuesto plan de lucha que se está llevando a cabo saltan a la vista y son consecuencia de los durísimos golpes que venimos sufriendo desde hace años en la actividad. Los paros parciales, donde se han llevado adelante, han sido fácilmente eludidos por las patronales o bien adelantando contenidos, o bien suplantando a los huelguistas con personal fuera de convenio o monotributistas freelance.

Para colmo, la directiva del sindicato ha recurrido como estrategia al canje de menciones en los programas de televisión a cambio de levantar las medias de fuerza. Es así como Mirtha Legrand, Marcelo Tinelli el fútbol y tantos más han podido salir al aire en medio de un paro.

Frente a este cuadro, los trabajadores de televisión reclamamos acciones más enérgicas y un verdadero plan de lucha que imponga a las patronales la revisión del acuerdo y su pago retroactivo mientras se discute ya nuestra nueva paritaria.

Las reservas de lucha de los compañeros y compañeras de televisión son aun fuertes, en los lugares de trabajo crecen el malestar y la bronca por las concesiones permanentes a las patronales y es por eso que han surgido listas de oposición a esta política en numerosas seccionales y empresas. La miseria creciente y el peligro de un deterioro mayor del salario producto de la disparada del dólar y la inflación obligan a encarar un plan de lucha en serio y movilizar a los trabajadores para conseguirlo.

En oposición a las medidas que luego se levantan, a las menciones de solidaridad en reemplazo de la acción directa, discutamos un paro activo por tiempo indeterminado hasta lograr nuestro justo reclamo.

El llamado de la dirección del sindicato enrolado en la Corriente Federal a votar por el Frente de Todos nos debe poner en alerta a los trabajadores de televisión. El programa de F-F y su pacto social implica el congelamiento de salarios cuando estos son de pobreza y la inflación los sigue erosionando. El mismo Fernández en plena campaña llamó a levantar el paro aeronáutico y a no salir a la calle para derribar el ajuste de Macri y el FMI. Precisamente lo opuesto a nuestros hermanos latinoamericanos ecuatorianos y chilenos que producto de la movilización popular lograron derribar decretos antipopulares.

La defensa de las condiciones de trabajo y los derechos de los trabajadores de televisión solo va a poder ser llevada adelante en la medida que tengamos una organización independiente de los partidos patronales y del estado.
 
Para tal fin desde la Naranja de televisión luchamos por la recuperación de nuestras organizaciones sindicales para ponerlas al servicio de los trabajadores. Impulsando la movilización y la organización de los explotados para la defensa de las condiciones y puestos de trabajo.

Participemos activamente en cada lugar de trabajo y discutamos un plan de lucha para vencer el avance patronal.

•    Plan de lucha y paro por tiempo indeterminado

•    Revisión urgente y retroactiva a junio 2018

•    Salario mínimo igual a la canasta básica familiar hoy en 55000 pesos

•    Basta de despidos

•    Basta de persecución sindical

•    Apertura de los libros contables

•    Ocupación de toda empresa que cierre o despida

•    Fuera la burocracia sindical
 

Compartir

Comentarios