fbnoscript
4 de noviembre de 2019

¿Por qué para la docencia de CABA el martes 5?

Diálogo con maestras sobre los ataques de Rodríguez Larreta al estatuto.

Este martes 5 tendrá lugar un paro de docentes de la Ciudad de Buenos Aires, con movilización al Polo Educativo de Saavedra, ante un nuevo ataque al estatuto de la actividad por parte del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta y Soledad Acuña, la ministra de Educación.

En dos convocatorias recientes, a través de la Comisión del Registro y Evaluación de Antecedentes Profesionales (Coreap), el Ministerio cambió de manera sorpresiva y de forma impulsiva las reglas que rigen para los concursos de traslado, afectando a miles de docentes titulares de Nivel Primario y “generando inseguridad, incertidumbre y falta de garantías”, como señaló a Prensa Obrera Virginia, docente en EPC, Media y Adultos.

El artículo 31 del Estatuto Docente habilita a los docentes a solicitar un traslado de sus cargos titulares con diferentes causales (razones de salud, distancia, concentrar cargos en un área u otras razones), y establece que una vez consideradas las solicitudes de traslado se “elaborará un solo listado en el que figurarán por orden de mérito todos los inscriptos” (es decir, por el puntaje docente), por lo que los concursos se venían convocando con este criterio. “Los traslados dan la posibilidad de tener mejores condiciones laborales a todos los docentes. Los curriculares son muchas veces los más afectados, porque tener una escuela en cada punta del mapa impide tener otro cargo, y los viajes los terminan enfermando. Trasladar sirve para acomodarte la vida”, señaló Claudia, profesora de inglés del DE 18. Por su parte, Virginia marcó que “en los Concursos de Traslado, cada docente encuentra la posibilidad elegir durante su carrera el lugar de trabajo que mejore su desempeño teniendo en cuenta su experiencia e idoneidad que son los principales causales que colaborarán en el proceso de enseñar”

Sin embargo, en el acto público de Traslado de directivos y bibliotecarios de Primaria realizado el pasado 30 de octubre, la Coreap anunció que se habían confeccionado listados discriminados por cada causal. Como destacó Virginia, se trata de “decisiones implementadas por quienes desconocen las realidades áulicas y en este caso, puntualmente, pretenden quitar importancia a la trayectoria docente”.

Los docentes presentes repudiaron esto masivamente, y se presentaron numerosas impugnaciones. Sordo ante el reclamo, el gobierno realizó luego una nueva convocatoria bajo la misma modalidad, de Concurso de Traslado para Maestros de Grado, que es adonde se moviliza la docencia este martes 5. “Los docentes tenemos que  ir al acto público a meter presión hasta que den marcha atrás”, señaló Claudia. “Me causó mucha tristeza ver a mis compañeras y compañeros tan angustiados. Hay que ir al paro sí o sí”, marcó por su parte Lucrecia, maestra bibliotecaria en una escuela primaria del barrio de Monte Castro. 

El rol de los sindicatos

La gremial Ademys, dirigida por la Lista Multicolor, fue la única que rechazó esta maniobra del gobierno desde el primer momento y apoyó el repudio para que se suspendiera el acto público y se rehicieran los listados por estricto orden de mérito. Llamó por este motivo a una asamblea unificada el viernes 1° de noviembre, que votó el paro y la movilización para el 5.

La UTE, conducida por la kirchnerista Lista Celeste, hizo todo lo posible para que el acto siguiera su curso, apostando solo a las impugnaciones –que finalmente serán resueltas por el mismo gobierno que viola el estatuto. Una vez realizada la asamblea del viernes, recién ahí informó la conducción informó por redes sociales que también adheriría a la medida.

Ataques

Este accionar se suma a una larga lista de ataques del GCBA contra lxs trabajadorxs de la educación. Una punta de lanza de este proceso fue la eliminación en 2011 de las funciones históricas de las Juntas de Clasificación, a través de la llamada “ley Abrevaya”.

Luego, en diciembre del  año 2015, la Legislatura aprobó con el voto del interbloque K la “ley Gorleri”, que elimina las elecciones de los vocales de las Juntas de Clasificación con el voto de toda la docencia, reemplazándolas por el nombramiento burocrático de cada sindicato en base a la cantidad de afiliados que el propio Ministerio reconoce. Una consolidación de la pérdida de trasparencia y democracia de los organismos encargados de velar por la transparencia en el acceso a los cargos docentes, en un pacto de hierro entre el gobierno macrista y toda la burocracia sindical.

Frenar al gobierno

La docencia está dispuesta a rebelarse contra esta medida arbitraria, más en un cuadro de desvalorización salarial que abona al descontento (y que pone sobre la mesa la necesidad de reabrir las paritarias).

Desde Tribuna Docente llamamos a parar y movilizarnos el 5/11 para hacer explícito el rechazo y frenar este atropello. Tomemos el ejemplo de las escuelas nocturnas, que con lucha y organización lograron torcerle el brazo al gobierno en diciembre del año pasado contra los cierres. En ese sentido, es fundamental discutir en las escuelas la importancia de movilizarnos y reimpulsar un plan de lucha por todas nuestras reivindicaciones, contra el pretendido "pacto social" que tejen las burocracias junto a Fernández.

En esta nota:

Compartir

Comentarios