fbnoscript
5 de noviembre de 2019

El conflicto en el diario El Litoral y las perspectivas de una lucha nacional del gremio de prensa

El conflicto en el diario El Litoral y las perspectivas de una lucha nacional del gremio de prensa

Trabajadores de Télam se pronuncian contra los despidos en El litoral

El conflicto en el diario El Litoral, de Corrientes, contra el despido de cuatro trabajadores –uno de ellos delegado- puede llegar a marcar un punto de inflexión en el gremio de prensa, por el carácter inmediatamente nacional que adoptó la lucha de los compañeros.

Los trabajadores del diario correntino salieron a enfrentar el ataque de la patronal de Romero Feris con una resolución de lucha difícil de abrirse paso en pequeñas empresas del interior, en general sometidas al aislamiento y la atomización.

Asambleas de tres horas -virtuales paros-, clases públicas, presentaciones administrativas, inmediata difusión hacia afuera de las medidas, y la conformación de un fondo de lucha que expresa la voluntad de sostener las iniciativas, pusieron en evidencia la disposición a dar pelea de un colectivo de trabajadores donde el clasismo juega un rol.

Los despidos sobrevinieron luego de una serie de asambleas en reclamo por una deuda salarial. La represalia traduce, además, objetivos más profundos de ajuste de la patronal, entre los que sobrevuela la idea de eliminar la versión del diario en papel y dejar una plantilla reducida para que produzca en formato web. Los compañeros denuncian que la ofensiva patronal también responde a que en la última negociación salarial los trabajadores rechazaron el pedido de renunciar al convenio de trabajo, como impulsaba la empresa en connivencia con la Secretaría de Trabajo de la Nación.

Con su lucha, a pesar de estar condiciones muy difíciles, los trabajadores ya han conseguido que la patronal eche lastre y deposite el 15% retroactivo que adeudaba, además de anunciar del pago inmediato de los salarios.

Un aspecto fundamental de la situación ha sido la enorme repercusión del conflicto. En solo horas, redacciones de todo el país y en particular de la ciudad de Buenos Aires comenzaron a difundir en redes sociales fotos de asambleas que repudiaron los despidos y reclamaron a la patronal de El Litoral la reincorporación.

Se trata de un hecho que, aunque incipiente, traduce un potencial de movilización nacional sin precedentes en años, en que las distintas variantes de la burocracia se han dedicado a aislar cada pelea.

Una acción unitaria nacional de prensa no se recuerda desde el asesinato de José Luis Cabezas, cuando las marchas capitalinas se replicaron en muchas ciudades del interior. La ausencia de un accionar nacional comenzó a revertirse con las acciones más recientes de la Mesa Nacional de Prensa, donde el surgimiento del Sipreba permitió superar la parálisis que suponía la división y hasta la hostilidad entre las burocracias de la Utpba y la vieja Fatpren.

Por eso, el conflicto en El Litoral y la reacción que despertó deben enmarcarse en el proceso más general de lucha que se dio al interior de Federación, donde recientemente fue derrotado el golpe derechista que quiso encaramar en la directiva a un sector tributario de los gordos de la CGT. Se logró, como freno a esa intentona, poner en pie una nueva directiva, liderada por el Sipreba y encabezada por los compañeros que dirigieron la huelga y la ocupación de Télam.

La posibilidad de una movilización nacional de prensa que aglutine en un planteo común a la capital y el interior puede contar a su favor con el activo de una dirección de Fatpren que, con base en la zona de mayor concentración de trabajadores de prensa del país, se un impulso para el resto.

Una acción de este tipo está planteada por el trasfondo de los salarios de miseria que los trabajadores de prensa sufren en todo el país: las categorías de redactor en las grillas salariales de Adira, en el interior y de Aedba, en Buenos Aires, están en torno a los $30.000, debajo de la línea de pobreza.

Se estima en más del 30% la pérdida del poder adquisitivo de los sueldos del sector en los últimos cuatro años. A su vez, “desde 2016 se perdieron por lo menos 3.127 puestos de trabajo registrados, solo en la Ciudad de Buenos Aires. La cifra se eleva a más de 4.500 en todo el país e implica la pérdida de aproximadamente un 30% de los puestos de los trabajadores y las trabajadoras bajo Convenio Colectivo”, según un informe del Sipreba.

El "No se aguanta más" que circula en las redacciones de Buenos Aires expresa un problema de alcance nacional. Ante ello, necesitamos que triunfen los compañeros de El Litoral, y multiplicar su ejemplo entre los trabajadores de prensa.

Para conquistar la reincorporación de los despedidos de El Litoral y para defender el trabajo y el salario, planteamos la necesidad de convocar un congreso nacional de delegados de base con mandatos de asamblea de los sindicatos de prensa del país, bajo el impulso de Fatpren y Sipreba, para votar un plan de lucha.

Compartir

Comentarios