fbnoscript
6 de noviembre de 2019

Sobre la creación de la carrera Gestión Cultural de la Universidad Nacional de Rosario

¿Cultura emancipadora o mercantilización de la educación?

En el día de hoy se presentará en la Facultad de Humanidades y Artes (FHyA) de la UNR la nueva carrera de ‘Gestión Cultural’. La presentación que tendrá como invitados a Pablo Javkin -nuevo intendente electo de Rosario- un radical del Frente Progresista, a Alejandra Rodenas, la vicegobernadora de Omar Perotti, del PJ, y al rector “morado” Franco Bartolacci, que asumió tras un pacto entre radicales y peronistas de la universidad. Este staff habla mucho de los pactos que se avecinan en el gobierno de Santa Fe.

Los medios destacaron la progresividad de la creación de esta carrera, que no existe en otra facultad pública. Página 12 la definió como un aporte a la “cultura emancipadora” (5/11). El decano Alejandro Vila, de Franja Morada, la presenta como un “espacio de formación crítica” y de “formación de ciudadanos”.

Un tecnicatura para las necesidades del mercado

Todos ellos destacan que la creación de la carrera fue votada por unanimidad en el Consejo Superior de la UNR, para ocultar deliberadamente que cuando se trató en el Consejo Directivo de la FHyA hubo una importante resistencia de estudiantes y docentes, que se organizaron en asambleas que llegaron a impedir la primer sesión con la ocupación del hall de la facultad. La oposición de todo un sector de la comunidad educativa cuestionó que la patrocinada “ampliación de la oferta académica” se asienta enteramente en el avance de las necesidades del mercado en la UNR. 

Es parte de una política privatista, que se expresa en que mientras la Facultad de Humanidades y Artes se encuentra en estado crítico -hace un año se derrumbó por completo el patio dejando un cráter en la parte central del edificio, se sufre el faltante de aulas para el cursado de las materias, se extiende la precarización laboral de docentes y los cargos ad honorem, cae marcadamente la matrícula- las gestiones utilizan lo poco que queda en pie del edificio, ubicado en pleno centro, para el dictado de los posgrados arancelados de muchas facultades de la UNR. El “propio producido” (es decir los fondos recaudados con esos aranceles) son traspasados a la Fundación Mediterránea, donde son manejados por el rector de manera discrecional.

El proyecto aprobado fue presentado entre gallos y medianoche por la camarilla de Franja Morada, y crea una carrera que en esencia buscará generar una oferta de mano de obra específica para instituciones y espacios culturales de la ciudad y la provincia, como museos de historia o arte, principalmente estatales. Tanto la tecnicatura de 3 años como la licenciatura de 4 están compuestas por contenidos degradados y recontra específicos, lo que promueve la proliferación de nuevos posgrados pagos, que “complementen” la formación. También se habilita que quienes cursen Gestión Cultural realicen pasantías en instituciones privadas, cuando la UNR está inundada de pasantías descalificadas, con baja o nula remuneración, y en muchos casos realizando tareas que nada tienen que ver con la carrera que se cursa.

No a la quita de competencias de nuestras carreras

Muchos estudiantes y docentes de carreras como Bellas Artes, Historia o Antropología realizan hoy en día este trabajo en museos e instituciones culturales. La creación de la carrera de Gestión Cultural quita competencias a las otras carreras, para avanzar en la precarización de esos puestos de trabajo. Esta degradación de la formación y de la salida laboral apunta a que Estado se ponga a tono con el mercado turístico de Rosario, donde los jóvenes son súper explotados trabajando para empresas de servicios y en empresas de gastronomía, de entretenimiento y en boliches. 

Mientras en el Palacio Vasallo del Concejo Municipal la juventud trabajadora viene reclamando el pase a planta permanente con paros y marchas, en medio de amenazas de recortes en la transición hacia el nuevo gobierno de Perotti, las autoridades universitarias fomentan técnicos en Gestión Cultural como mano de obra barata y precarizada. 

Desde la UJS - Partido Obrero participamos de la lucha contra esta política de vaciamiento y privatización educativa. Ahora, la tarea es la defensa de las carreras de grado, de los títulos y de la formación. Con este planteo, nos proponemos también organizar a lxs futurxs docentes y estudiantes de esta nueva carrera, que rápidamente chocará con la falsedad de las promesas y se encontrarán en un campo común con la juventud que lucha en defensa de su derecho al trabajo y al estudio.
 

Compartir

Comentarios