fbnoscript
8 de noviembre de 2019

Alberto Fernández y Daer intercambian favores en la CGT

Una foto con los oficialistas de todos los gobiernos.

Alberto Fernández fue el orador de fondo en un acto organizado hoy por el Consejo Directivo de la CGT. Hablaron los dos co-secretarios generales que quedaron en pie luego de reiteradas crisis internas, Carlos Acuña y Héctor Daer, que corresponden respectivamente a las líneas internas de Luis Barrionuevo y los “gordos”. Hugo Moyano estuvo presente en primera línea, luego de amagar con pegar el faltazo debido a peleas por cargos en el próximo gobierno y a la disputa por la titularidad de la central.

La intervención de Daer se esforzó por darle un tono “épico” al enorme trabajo de desmovilización de los trabajadores que llevó adelante esta burocracia durante el gobierno de Macri. Reivindicó el “Hay 2019” con el que dejaron pasar un enorme proceso de crisis social con la consigna de esperar las elecciones. También el reagrupamiento de gobernadores que viene llevando adelante Juan Manzur de Tucumán, tratando de darle a Alberto Fernández un andamiaje propio en un sector del PJ que no responde en forma directa a Cristina Kirchner. Alberto respaldó a Daer y Daer enroló a la CGT en el albertismo.

En las flores tiradas entre Fernández y los cegetistas se refirieron a los jefes sindicales como parte integrante del gobierno que se abre, en una reivindicación reaccionaria de la sumisión de los sindicatos al Estado. La reivindicación de “próceres” de la burocracia como Rucci o Ubaldini quiere darle épica a una casta dividida, repudiada y con poca proyección política.

Fernández centró su intervención en darle impulso al pacto social con el que quieren imponer un congelamiento salarial y la revisión a la baja de los convenios laborales.

Sus dichos de que “los problemas de los años ‘40, no son los de los ‘70 ni el 2020” apuntan al desguace de los convenios con la excusa de la “nueva tecnología”, como recientemente lo propuso Antonio Caló de la UOM en el coloquio de IDEA, haciendo gala de su disposición a entregar el convenio metalúrgico.

De conjunto, el acto fue un gran respaldo del presidente electo al ala de la burocracia que dirige la CGT. Mientras se procesaba una pulseada entre Moyano y Daer, Hugo Yasky -de la CTA de los Trabajadores- salió a respaldar el rol de este último al frente de la CGT durante el gobierno de Macri, como sustento a su pretensión de seguir encabezando la central. Dijo que Daer fue un “equilibrista” entre un sector sindical que estuvo entregado a Macri y quienes querían enfrentarlo. Este balance, profundamente falso, fue desmentido en estos días por Caló -otro de los que revistaron hoy en la primera línea junto a Fernández. El secretario general de la UOM defendió la política de parálisis total de la CGT entre despidos y cierres, tarifazos e inflación, diciendo que si le habían dado cuatro años de tregua a Mauricio Macri, como no se la iban a garantizar a un presidente peronista como Fernández.

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios