fbnoscript
8 de noviembre de 2019

Tigre: triunfo de las trabajadoras de la Dirección de Fortalecimiento Familiar

Tras ocho días de paro, lograron la remoción de un director violento y el nombramiento de cargos faltantes.

Las trabajadoras de la Dirección General de Fortalecimiento Familiar de Tigre -que atiende diversas problemáticas de salud y educativas de las familias, así como casos de violencia de género- concluyeron ayer de manera triunfante un paro activo de ocho días.

A través del método de la asamblea, el paro y la movilización, lograron el nombramiento de cargos faltantes en el área y la remoción de uno de los directores, Víctor Molina, por acoso, violencia laboral y de género.

En el primer día de la medida, las trabajadoras habían difundido un comunicado informando las pésimas condiciones de trabajo del área, mostrando la realidad de la salud en Tigre. Además de los cargos faltantes -que repercute en la sobrecarga de trabajo por las múltiples tareas y demandas, y alimenta un cuadro de maltrato laboral y violencia por parte de los directores-, también denunciaron la reducción de la planta funcional que hace que recaigan más de 700 casos sobre una sola profesional, así como el recorte de los programas.

El municipio de Tigre, que se presenta como modelo en políticas de género y familia, mantiene una política de precarización laboral sobre las trabajadoras de esta Dirección y del conjunto del área de salud. La mayoría de la planta funcional es contratada anualmente, con salarios en negro y por monotributo, como sucede con la mayoría de los trabajadores municipales. Además, se mantiene en puestos de dirección a jefes que ejercen sobre las trabajadoras violencia de género, en un intento de intimidación para impedir la organización de las compañeras del área.

Esta política de ajuste se enmarca en el pacto fiscal firmado por todos los intendentes con la gobernadora María Eugenia Vidal, que implicó un recorte en el presupuesto asignado a Salud y Educación -votado por todos los bloques políticos que actúan en el Concejo Deliberante de Tigre. Para llevar adelante esta política, el intendente Julio Zamora cuenta con el aval del sindicato de trabajadores municipales, que le firma paritarias que dejan el salario por debajo de la línea de pobreza y permite el avance de la precarización laboral. De esta forma, nos quieren llevar al pacto social que preparan la CGT y la CTA con Alberto Fernández, que busca hacer pasar la reforma laboral por sectores que reclaman los empresarios.

El triunfo en Fortalecimiento Familiar es producto de una organización y lucha tenaz por parte de las trabajadoras. Contaron con una gran adhesión entre los municipales y otros sectores como los docentes -quienes dieron su apoyo a través del cuerpo de delegados de Suteba Tigre, que estuvo presente en las asambleas de estos días.

Sigamos adelante con la lucha y la organización, por el fin de la precarización laboral con el pase a planta permanente de todos/as los trabajadores municipales, con un salario igual al costo de la canasta familiar.

En esta nota:

Compartir

Comentarios