fbnoscript
14 de noviembre de 2019

Bariloche: hay que terminar con las redes de tratas ya

Por Corresponsal
Plenario de Trabajadoras Bariloche

El domingo 10 de noviembre en la ciudad de San Carlos de Bariloche la Policía Federal realizó un allanamiento en un local llamado “Río Pool” ubicado en la calle Sobral 956. El local funcionaba bajo la fachada de ser un “pool”, donde se encontraban las mujeres víctimas de trata. Este allanamiento contaba con la orden del Juzgado Federal de Bariloche que está a cargo del secretario Gustavo Zapata.

Fueron cinco las mujeres de origen dominicano encontradas en el local, todas vivían en condiciones inhumanas en un departamento cercano. El propietario del local fue detenido y se conoce que fue miembro del Ejército Argentino con un rango de suboficial. Pero lo absurdo es que no se revelaron los nombres y los dos detenidos ya se encuentran en libertad. Este local funcionó durante años en el mismo lugar. Ya existían denuncias por parte de los vecinos sobre lo que ocurría allí. 

Los medios han titulado esta noticia como un “golpe a la trata”, pero también es conocido el negocio y la complicidad de las fuerzas de seguridad en las redes de trata. En 2013 se conoció, a través de la denuncia de la organización La Alameda, el funcionamiento de al menos 3 prostíbulos a escasos metros del municipio y de la mismísima comisaría del Centro Cívico, que luego llevó a allanamientos. Bariloche, lugar turístico, es blanco de la trata a través de whiskerías. 

También se reveló que estos prostíbulos contaban, para publicar sus servicios, con páginas web que contaban con el auspicio de la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina (AMMAR).

El nuevo caso sobre redes de trata, en Bariloche, donde las denuncias de intentos de secuestros de mujeres, jóvenes principalmente, son recurrentes, se suma a los casos ocurridos en San Martín de los Andes y Zapala.

Según estadísticas de la “Coalición contra el Tráfico de Mujeres y Niñas” más de cinco millones de mujeres  y niñas son víctimas de trata de personas en América Latina y el Caribe. Es un negocio que mueve alrededor de 40.000 millones de dólares al año, y es la segunda “industria” ilícita más poderosa del mundo, después del narcotráfico. La crisis social y económica en el país y el mundo tiene impacto en el incremento de estos delitos. Solo en nuestro país funcionan cerca de 8 mil prostíbulos. Según informes un proxeneta puede alcanzar una ganancia de 13 mil dólares por año por mujer. Un altísimo porcentaje de las personas prostituidas, en su mayoría mujeres, son reclutadas antes de los 16 años.

El negocio de las redes no se puede sostener si no es con la complicidad con las fuerzas represivas y el poder político. Exigimos el desmantelamiento de todas las redes trata, en Bariloche y en todo el mundo. Colocaremos esta reivindicación en la jornada del 25 de noviembre contra todo tipo de violencia hacia las mujeres. Vamos todes a las calles. 
 

Compartir

Comentarios