fbnoscript
15 de noviembre de 2019

Franco: El maestro que me enseñó a militar

A 3 años del fallecimiento de Franco Martínez, militante fundador del PO de La Pampa

Este 14 de noviembre se cumplieron 3 años de la partida de mi hermano Franco Martínez, yo prefiero decir que se fue a militar a otro frente.

Entre sus grandes logros fue fundador del Partido Obrero en La Pampa y su tenacidad sigue siendo contagiosa, como el programa que siempre levanto y construyó en todos los lugares donde desbordaba su apasionante militancia.

Mis comienzos en la militancia se debieron a iniciativas a las que él me sumó en San Rafael, Mendoza donde cursábamos nuestras carreras universitarias, yo en la UNCuyo y él en la UTN. Todo a pulmón imprimiendo volantes en la librería donde Franco trabajaba y repartíamos en el famoso casa por casa al que no muy convencido me sumaba por su insistencia. Ese mismo año, 2003, con un grupo de estudiantes de mi carrera armamos una agrupación y ganamos la elección del centro de estudiantes contra una agrupación católica reaccionaria. Como Secretario de Prensa y con la ayuda de Franco armábamos la revista estudiantil con la Prensa Obrera como guía de los artículos.

Luego de esa experiencia gremial pero no satisfactoriamente académica nos fuimos a Córdoba con el combo de ser tres hermanos inseparables denominados “los Pampas”. Formamos parte de grandes luchas contra el Cupo en Medicina de la UNC y enfrentamos los planes del Banco Mundial de la LES (Ley de Educación Superior) que confluyeron en grandes camadas de activistas y amigos que nos hacíamos entre toma de Rectorado y Decanatos que en ese entonces era una situación generalizada.

Así puedo seguir contado como cada uno de nosotros fue tomando caminos diferentes en su vida y militancia, pero destaco siempre su fortaleza, su pasión, su inteligencia y su sensibilidad.

El Franco, Kanky, Aspa y tantos apodos que tuvo seguirá siendo ese eterno joven revolucionario que se enorgullecía de cada avance de los trabajadores, de cada logro del Partido Obrero, de ser el gran célebre Fundador del Partido Obrero de la Pampa.

Yo destaco que fue mi maestro de guardapolvo que me enseñó a militar y a construir una herramienta de transformación social sin oprimidos ni explotados.

Veo su mochila con el pin de Marx y la bandera wiphala que tanta vigencia tienen en esta América Latina en Rebelión que él supo recorrer nutriendo su conciencia de clase.

Hermano querido hasta siempre, te amo y sos el mejor legado que me dejaste para la revolución.

Compartir

Comentarios