fbnoscript
15 de noviembre de 2019

Masivo acto del PO contra la represión y el golpe de Estado en Bolivia

Masivo acto del PO contra la represión y el golpe de Estado en Bolivia

Juan Diez, Fede Imas, Sofía Bordone, Ojo Obrero Fotografía

El Partido Obrero realizó este viernes un acto frente a la embajada boliviana en repudio al golpe de Estado. El viernes marcó un salto en la represión criminal del gobierno golpista, con al menos cinco muertos durante una manifestación de cocaleros de Cochabamba.

En el acto hablaron Romina Del Plá (diputada nacional del FIT-U y dirigente del PO), Gabriel Solano (legislador porteño y dirigente del PO), Natalia Reyes (integrante de la asamblea de chilenos en Buenos Aires) y compañeras y compañeras de la comunidad boliviana. Tomaron la palabra Eliz del Polo Obrero de Esteban Echeverría, Patricia de la Villa 20, Julio de Lugano, y Nancy de la Villa 1-11-14 -todos del Polo Obrero de Capital-, Bianca, docente en Caballito, y Elizabeth del Polo de La Matanza.

“Reivindicamos el frente único con todos aquellos que estén dispuestos a luchar para enfrentar y derrotar el golpe de Estado en Bolivia. Hemos planteado a las centrales sindicales, a la CGT, a la CTA, que deberían convocar junto a las centrales sindicales del resto de América Latina un paro regional para enfrentar en forma práctica el golpe que viene a consolidar los intereses de las patronales y del FMI”, dijo Romina Del Plá.

Se refirió también al debate desarrollado en la Cámara de Diputados en relación a los hechos de Bolivia. “Los macristas se niegan a hablar siquiera de un golpe de Estado”, denunció. Sin embargo, aclaró: “Nosotros, que denunciamos con total rigor a las bandas de Camacho [uno de los líderes del golpe] también cuestionamos la declaración que impulsó el PJ que sólo en forma declamativa planteó el epudio al golpe, pero no una denuncia de los sectores que están detrás de él y menos aún planteó una acción concreta para enfrentar ese golpe en desarrollo”.

Romina llamó a no dar por consumado el golpe y cuestionó las tentativas de “pacificación”. “¿A qué le llaman pacificar? ¿Significa que se termine con la represión, que se desarme a las bandas de Camacho que asolan las barriadas? ¿Significa los plenos derechos de manifestación y organización? No. Cuando hablan de pacifiación es para que los campesinos y trabajadores, la juventud, no pueda salir a las calles y los puedan reprimir e imponer los planes patronales sin ningún tipo de oposición”.

En tanto, Gabriel Solano responsabilizó a Mauricio Macri como cómplice del golpe de Estado. Y reclamó que se investigue la denuncia hecha por el ex embajador de la Argentina en Bolivia, quien dijo que el consulado argentino en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) fue utilizado como base de operaciones del golpista Luis Fernando Camacho. “Reclamamos una investigación independiente”, apuntó. También sindicó al presidente Jair Bolsonaro como responsable del golpe, señalando las reuniones de Camacho en el Palacio Itaramaty.

Denunció el rol de Trump en el golpe y cuestionó a la OEA,  “el ministerio de colonias” yanqui, como lo bautizó el Che Guevara. “La OEA ha encubierto todos los golpes de Estado en América Latina”, dijo.

También cuestionó al Grupo de Puebla, que reúne a sectores centroizquierdistas y nacionalistas del subcontinente, por sus llamados a la defensa de la “institucionalidad”. “Estos progresistas quieren cumplir la función de dejar pasar el golpe”, señaló.

Solano también hizo una referencia crítica al papel de Evo Morales y el MAS en el proceso.  “No es momento de renunciamientos”, dijo, sino de una lucha a fondo para triunfar y derrotar a los golpistas.

 

Con respecto a la situación chilena, Solano denunció el acuerdo nacional suscripto por Sebastián Piñera y referentes de la oposición para abrir curso a un proceso de reforma constitucional regimentado. Lo calificó como una tentativa de rescate de Piñera y de desvío de la rebelión.

A ello, le opuso el planteo de una asamblea constituyente libre y soberana, que exige como condición echar al gobierno actual.

 “La rebelión chilena debe pasar a la historia por echar a Piñera y por posibilitar el desarrollo de un partido obrero”, señaló Solano, que planteó la necesidad de una conferencia latinoamericana para derrotar el golpismo, para defender la lucha de los pueblos y por la unidad socialista de América Latina.

“Vienen a saquear nuestros recursos. Vienen por el litio”, denunciaronlas compañeras y compañeros de la comunidad boliviana. Pero, dijo, “nos estamos organizando, no vamos a permitir que nos silencien nunca más”.

 

Natalia Reyes, de la asamblea de chilenos en Buenos Aires, trazó una contundente denuncia del régimen que el pueblo chileno ha desafiado en las calles. “El aumento de la tarifa del metro –dijo- fue sólo la gota que rebalsó el vaso de años de opresión”.

En el acto se expresó el apoyo a la movilización convocada por varias organizaciones obreras para el próximo lunes.

Abajo el golpe de Estado y la represión.

 

 

Compartir

Comentarios