fbnoscript
19 de noviembre de 2019

Asamblea de la comunidad boliviana en la Villa 20

Por la derrota del golpe y en apoyo la lucha del pueblo campesino, trabajador e indígena
Por Jula

El jueves 14 se realizó una Asamblea Abierta en el local del Partido Obrero de la Villa 20 (Soldati). A la hora convocada, el local estaba lleno de compañeras y rebalsaba a la calle, más de 100.

Atravesados por la realidad que viven sus familiares, amigos y conocidos se han conformado asambleas de la comunidad boliviana para discutir cómo nos organizamos desde Argentina para triunfe la resistencia de la clase obrera al golpe en Bolivia. Esta, convocada por el PO, es una de ellas. En la misma se evidenció el enorme historial de lucha que tiene el campesinado, los trabajadores, las mujeres y los indígenas bolivianos que han emigrado a la Argentina. Compañeras bolivianas, referentes del Polo Obrero, han sido protagonistas de asambleas y huelgas mineras, de las luchas indígenas por la defensa del derecho a la tierra y han organizadoras de sus barrios en la insurrección que destituyo al gobierno de Sánchez de Lozada.

Esto se reflejó en el posicionamiento contra del golpe. Muchos compañeros llegaron a la Argentina durante el gobierno de Evo atravesando distintas experiencias. Algunas reivindicaban a Evo, por ser el primer presidente indígena, que otorgó reivindicaciones a la población más humilde, por el respecto a la identidad de la whipala (bandera de las comunidades indígenas), por obras realizadas en barrios populares. Aunque criticaban muchas limitaciones pensaban que el norte de la lucha actual debía ser la restitución de Evo en el poder.

Otros compañeros habían tenido otro tipo de experiencias (represión, regimentación) que los llevaron a renunciar a ser militantes de la Bartolina Sisa (agrupación indigenista de mujeres) o del MAS criticando manejos punteriles-patoteriles.

En el informe de apertura se señaló la posición socialista de PO y se criticó las limitaciones y ahora la capitulación del nacionalismo burgués. En 14 años dejó en pie el Estado burgués con su policía y fuerzas armadas represivas, la reforma agraria no tocó las tierras de los latifundistas santacruceños (sólo se repartieron ciertas tierras fiscales), las trasnacionales tienen en sus manos el 80% de la producción hidrocarburífera, la principal mina (la San Francisco) es 100% propiedad de una empresa japonesa y el litio va a ser entregado a un consorcio alemán. El trabajo está precarizado al mango y el PBI per cápita es de los más bajos de la región. Y Evo estaba ‘ajustando’ y se proponía ajustar. Pero el golpe se apoya en el desaliento de amplios sectores del pueblo y la confusión política y no viene a resolver estos problemas sociales y nacionales sino a profundizar mucho más el ajuste. Es un golpe a ‘lo Bolsonaro’.

El debate fue muy intenso y concluimos en la necesidad de unir a trabajadores como clase y desarrollar un enorme frente único contra el golpe imperialista. Muchos de los asistentes tomaron la palabra: se planteó la necesidad de una política de internacionalismo obrero y antiimperialismo en apoyo a la lucha chilena y contra el golpe en Bolivia. 

La asamblea votó un plan de organización y movilización. En primer lugar, marchando al día siguiente, viernes 15, al acto frente a la embajada de Bolivia. Se decidió constituir comités de lucha contra el golpe y realizar un acto-agitación sobre la feria el día sábado. Proponer a otros sectores de vecinos bolivianos la organización de actos (incluso se propuso un corte de la Avda. Cruz) para criticar la complicidad del gobierno argentino con el golpe y apoyar la lucha contra el mismo. 

Compartir

Comentarios