fbnoscript
20 de noviembre de 2019

Rodríguez Larreta contra los residentes y concurrentes de Salud

A un año de aprobarse la reforma laboral en el área, el gobierno porteño vuelve a arremeter contra las condiciones laborales de los profesionales.

En la tarde de este miércoles el bloque oficialista en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, Vamos Juntos, convocó a una reunión conjunta de las comisiones de Salud y Legislación del Trabajo para informar sobre el contenido de una ley que procura aprobar próximamente, que dispondría las condiciones laborales de los 4.592 residentes y concurrentes profesionales de la salud del distrito. Entre los expositores del oficialismo estuvo la ministra de Salud, Ana María Bou Pérez (expediente 2828-2019).

El gobierno de Horacio Rodríguez Larreta, que presentó el proyecto hace solo ocho días, busca imponerlo en tiempos más que reducidos. Pretende que el mismo sea firmado por los diputados este viernes 22 en la comisión pertinente, para que pase a votación en el recinto, donde tendrían mayoría para aprobarlo (se requieren 31 votos).

Régimen laboral, precarización y salario

El proyecto del oficialismo viene a cristalizar un régimen de superexplotación laboral que ya existe en la Ciudad, e incluso aumenta la jornada laboral. Esto porque reconoce una carga mínima de 40 horas semanales, con una guardia de 24, extendiendo la carga máxima a 64 semanales.

A su vez, no modifica en nada el régimen de los concurrentes (Artículo 36), manteniendo la explotación de más de mil de ellos como mano de obra gratuita. Esto cuando en las especialidades no médicas estos incluso suelen ser mayoría (Psicología es un claro ejemplo).

La “novedad” de este proyecto está en el Artículo 23, denominado cínicamente “Compromiso al Egreso”. Con este eufemismo se plantea que luego del egreso de la residencia se realicen tareas remuneradas por un año en el sistema público de salud. De esta manera el gobierno de Larreta, que ha hecho una constante el régimen de precarización laboral, establece un contrato anual para el sector, mientras se niega a incorporarlos a la planta laboral de los profesionales de salud con sus derechos correspondientes.

A su vez, el inciso a) del artículo 24 establece una regresión con respecto a  la actualidad. Plantea “desenganchar” el salario de los residentes a las negociaciones anuales que se establece por paritaria, y por lo cual se actualiza el salario según un coeficiente del cargo del médico de planta. De esta manera se desprotege el salario de los residentes que ya están por debajo de la línea de pobreza de la CABA (uno de primer año cobra $35.000).

Licencias y régimen sancionatorio

El oficialismo plantea que hay una adecuación a las licencias existentes, pero no es así. El proyecto establece que para la promoción del año de residencia se debe cumplir con el 80% de la asistencia, por lo tanto sólo se podrá tomar una licencia no mayor a 73 días; solamente la licencia por maternidad es de 120 días. A su vez se disminuye la licencia sobre los padres de 30 días -según ley 6025- a tan solo 14. También se vuelve a incurrir en una discriminación, ya que se reconocen 7 días de licencia por estrés (a diferencia de los profesionales de planta que tienen 10). Tampoco se permite trasladar al próximo “ciclo lectivo” la fracción de días de licencia anual ordinaria.

El proyecto del oficialismo establece un régimen sancionatorio (artículo 34) y de rescisión de contrato (artículo 35) que antes no existía sobre la labor de los residentes y concurrentes. De esta manera se pretende regimentar a los miles de profesionales que día a día están en los diferentes efectores de salud.

El proyecto del Frente de Izquierda

El legislador Gabriel Solano, del Frente de Izquierda y de los Trabajadores, contrapuso su proyecto (Expte. 2862-2019), en el que se plantea una reducción de la jornada de los residentes y concurrentes a 30 horas semanales, como la de todos los profesionales de salud; que estén incluidas allí las 12 horas académicas y que las guardias no puedan ser de más de 8 horas diarias, y sean supervisadas por los profesionales de planta.

A su vez, la iniciativa del FIT establece un régimen de reconocimiento salarial y de derechos laborales para los concurrentes acorde a la extensión de su tarea, y que se les reconozcan las mismas licencias de las que gozan los profesionales de salud. Solano planteó que sea tratado en la comisión, ya que es un gran aporte y producto de una deliberación entre diferentes residentes.

Una ley de estas características, que dictamina sobre las condiciones laborales de miles de jóvenes profesionales, no puede ser tratada de esta manera. Es fundamental la deliberación en todos los hospitales para que los trabajadores intervengan con su propia voz.

Compartir

Comentarios