fbnoscript
21 de noviembre de 2019

Paró el subte contra la presencia de asbesto

Por Corresponsal
Partido Obrero del Subte

Con un paro de tres líneas por tres horas al inicio y otras tres parando al cierre, la AGTSyP cumplió con el emplazamiento que diera a Metrovías y al gobierno de la Ciudad para que respondiera reclamos urgentes y elementales en materia de desasbestización del subte. Textualmente las demandas son: “fecha de llamado a licitación para el cambio de las flotas de las líneas B y C; un plan serio de desasbestización; puesta en funcionamiento de la comisión mixta de seguridad e higiene; introducción de todos nuestros compañeros expuestos al asbesto al RAR (Relevamiento de Agentes de Riesgo)  y devolución de los resultados de estudios médicos  a los compañeros ya analizados y sus historias clínicas”

El nudo del problema reside en que el gobierno de Rodríguez Larreta, y su controlada Metrovías, vienen evitando por todos los medios tomar medidas de fondo ante el dramático problema de salud pública planteado por esta contaminación en el subte. Desde el inicio se negaron a reconocer, primero la existencia, y luego la extensión del problema a la totalidad del subte, y vienen realizando a cuentagotas – siempre bajo presión gremial -  el examen de las piezas contaminadas y el chequeo médico de los trabajadores. Al ritmo actual la revisación de la totalidad del personal llevaría dos años y medio. En cinco meses, el reemplazo de piezas contaminadas en las formaciones alcanza apenas a medio tren Mitsubishi (enelSubte.com 20/11).

El gobierno macrista da largas al asunto consciente de la responsabilidad criminal que le cabe por haber importado, a sabiendas,  formaciones usadas, obsoletas y llenas de partes con asbesto legalmente prohibido. Juegan  con la salud de trabajadores y usuarios.  Los argumentos sobre las dificultades para financiar y tramitar el recambio de la flota son falaces. La masacre de Once, en el ferrocarril Sarmiento, obligó a una renovación de toda la flota en tiempo récord y hasta al cambio de un ministro de transporte.

El paro fue contundente y se sintió en la ciudad. Los usuarios esta vez estuvieron más pendientes de la denuncia por los riesgos de salud que de los inconvenientes que provocó la medida. La afirmación de las autoridades respecto a que los pasajeros están fuera de peligro es otra irresponsabilidad delictiva, que los llevará en su momento a los tribunales. Está comprobado que en algunas  formaciones hay asbesto directamente en partes y pinturas dentro de los trenes y que los conductos de ventilación los difunden. Igualmente, especialistas afirman que las fibras del material depositado durante  años en los túneles son removidas por el paso constantes de las formaciones con alta probabilidad de ser inhaladas por los usuarios en sus viajes o en las estaciones.

No hay todavía, luego del paro,  resolución alguna sobre la continuidad de la lucha, en caso de  que el gobierno y la patronal no cambien su actitud irresponsable y su negligencia ante  semejante situación, que preocupa crecientemente a la base de los trabajadores y sus familias.  Ante estos hechos, es una provocación que se haya prorrogado dos veces el contrato de la corrupta Metrovías, y que se esté  corriendo la versión de una nueva renovación. La prórroga de la concesión tiene como fecha tope el próximo 31 de diciembre. Es evidente que esta crisis abierta en el subte estaría empantanando la nueva licitación. Se presenta una buena oportunidad para impulsar el proyecto de estatización del subte, bajo control de los trabajadores,  presentado por los diputados del Frente de Izquierda en la Legislatura porteña.

Hay que plantear la continuidad de las acciones. Es necesario que la AGTSyP encare una gran campaña de movilización gremial y popular para terminar de raíz con el asbesto en el subte. Con paros y movilización hay que obligar al gobierno de Larreta a que se haga cargo. Comités de Seguridad e Higiene en todos los sectores para monitorear el trabajo e interrumpir toda tarea que implique contacto con contaminantes. Recambio de la flota; acelerar el chequeo médico; reemplazo urgente de partes contaminadas; presentación ya del Plan General de Desasbestización del Subte.

En esta nota:

Compartir

Comentarios