fbnoscript
25 de noviembre de 2019

Aprobación del PPC en Mondelez: una maniobra contra los trabajadores

El jueves 22 de Noviembre se realizó una reunión en la secretaria de trabajo de la cual participaron funcionarios del gobierno, representantes de la patronal de Mondelez, miembros de la directiva del Sindicato de la Alimentación (STIA) y de la comisión interna de Mondelez de Pacheco y Victoria, para tratar el pedido de Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC) que solicito la empresa. En la reunión se acordó la aceptación del PPC y la eximición de del pago del 90% de las cargas sociales de todo el personal dependiente de Mondelez, a cambio del compromiso de la patronal de no despedir ni suspender hasta Mayo de 2020.

El acuerdo entre la patronal y el sindicato es una maniobra contra los/as trabajadores/as resultando la empresa como la principal beneficiada. Con la aprobación del PPC, se habilita a la empresa a despedir trabajadores (pasados los seis meses) con una indemnización reducida y a modificar el convenio colectivo de trabajo. Además, Mondelez deja de pagar una suma millonaria al Estado que se utiliza para el pago de las jubilaciones.

Aprovechando el escenario recesivo, Mondelez intenta imponer una flexibilización del convenio y avanzar contra los puestos de trabajo, aduciendo una crisis que no ha podido comprobar ya que no ha hecho público los balances ni los libros contables. Según la consultora Nosis, la evolución de las ventas netas de Mondelez aumentó entre el 2017 y el 2018 en un 48% y sus propios voceros dijeron que en Junio 2019 no habían bajado las ventas. Además, los trabajadores de las plantas de Victoria y Pacheco informan que los ritmos de producción se han mantenido en niveles altos realizando horas extra.

Este acuerdo entre la patronal de Mondelez y el STIA es un laboratorio del pacto social propuesto por Alberto Fernandez que le intenta allanar el camino a las patronales para la aplicación de la reforma laboral. La semana pasada, Mondelez participó de la reunion del consejo que desarrollará el plan “Argentina contra el Hambre” como miembro de la Coordinadora de la Industrias de Productos Alimenticios (Copal). Esta coordinadora está integrada por las principales empresas de alimentos que se benefician con los aumentos de precios y las devaluaciones y que han atacado a sus trabajadores con cierres de fábrica, despidos y suspensiones como es el caso de La Campagnola, Arcor, Molinos, Alijor, Estancia El Rosario, entre otras.

Los y las trabajadoras de Mondelez tienen que rechazar el PPC aceptado por el STIA realizando asambleas en todos los turnos por la apertura de los balances y los libros contables de la empresa, la repartición de las horas de trabajo sin afectar el salario, el rechazo al pacto social y la reforma laboral. Por una asamblea general de la fábrica que vote un plan de acción en defensa de los puestos de trabajo, contra la flexibilización y la modificación de los convenios colectivos. Es necesario un plenario de delegados de todo el gremio para poner en pie un plan de lucha contra la ofensiva de las patronales alimenticias.

Compartir

Comentarios