fbnoscript
26 de noviembre de 2019

Chubut: el levantamiento del paro no cancela el conflicto

Después de 17 semanas consecutivas de paro, la docencia de Chubut ha retomado las clases.  Sin embargo, a la fecha muchos docentes continúan de retención por falta de pago, en ciudades como Puerto Madryn y Comodoro Rivadavia donde la propuesta del gobierno fue rechazada. Tampoco se ha devuelto la totalidad de los descuentos, el gobierno de Mariano Arcioni continúa incumpliendo todo aquello que firma.

El conflicto no está cerrado, el acuerdo firmado no da una solución de fondo a las demandas que lo originaron, como la falta del pago en tiempo y forma que continúa al día de la fecha sin un cronograma de pagos y con la continuidad por tiempo indefinido del pago escalonado. Por otra parte, todavía se encuentran instituciones sin clases por problemas edilicios y aún no ha sido saldada la deuda histórica con la obra social.

La duración de la huelga por más de cuatro meses, que debió enfrentar patotas, represiones, detenciones ilegales, descuentos y un brutal aislamiento por parte de las centrales sindicales, es un testimonio de la combatividad de la base docente, frente a las condiciones de ajuste contra la educación pública. También es un anticipo de la resistencia popular que encontrará el nuevo gobierno de Alberto Fernández  para hacer su pacto social anti obrero.

Agenda de ajuste y represión

Por estos días el gobierno de Arcioni elige a su próximo gabinete tras su reelección en octubre, habiendo perdido a lo largo de esta lucha a varios soldados en el camino: tres de la cartera de Educación; Adrián Pizzi de la cartera de Salud y Luis Tarrío de Economía, más el pedido de renuncia al ministro coordinador Federico Massoni, el portavoz de la agenda de ajuste y represión que llevó adelante el gobierno alineado con los Fernández. Para el gobernador este pedido de renuncia, “muy doloroso, por cierto”, fue un fusible necesario para eludir el “Fuera Arcioni” que resonaba en las calles. Aún así, Arcioni ya ha anunciado el retorno de su ladero, a cargo del área de seguridad y narcotráfico.

La Legislatura y especialmente todo el bloque político del PJ-FPV, ahora formará un unibloque junto al oficialismo de Arcioni. Esta unidad bajo el ala del Frente de Todos tiene como objetivo reunir los recursos políticos necesarios para seguir sosteniendo una provincia inviable. “Los “nacionales y populares” le hacen el caldo gordo a Arcioni, que en su nuevo mandato trae bajo el brazo más tarifazos, megaminería y endeudamiento. Durante todo el conflicto docente la Legislatura se negó a dar tratamiento a la ley tributaria, que colocaba míseros impuestos a las grandes patronales que saquean a la provincia.

El aislamiento

A lo largo de toda la huelga hubo decenas de movilizaciones, algunas de ellas de masas, como el llamado “Chubutazo” de Rawson con 12 mil personas el 8 de agosto o la histórica movilización de 30 mil personas en Comodoro Rivadavia que repudió el desalojo de los cortes de ruta. Ambas movilizaciones tuvieron la concurrencia de numerosos gremios como Uocra, Camioneros, seccionales de la UOM, en un claro contraste con la ausencia de un paro de la CGT o las CTA en toda la lucha, o de la misma Ctera, que se negó a poner en marcha un plan nacional de lucha; aunque no pudo eludir, por la presión social y mediática frente a la represión o la muerte de Jorgelina y María Cristina, la concreción de tres paros, tardíos y sin continuidad.

La Mesa de Unidad Sindical concretó medidas aisladas. No tomó un plan de lucha de conjunto  de los estatales, algo que fue reclamado por los plenarios provinciales docentes y las asambleas interhospitalarias de Esquel y Comodoro Rivadavia. El planteo del congreso de bases con delegados de todos los sindicatos para unificar la lucha sigue vigente.

Los desafíos que vienen

Contra el aislamiento de la burocracia sindical la lucha se rodeó de enorme solidaridad por abajo, especialmente durante los más de 15 días en que sostuvieron los piquetes en las rutas del petróleo o en la fábrica Aluar, con un claro mensaje: los recursos para hacer frente a esta crisis están en las cajas fuertes de los Bulgheroni, los Madanes Quintanilla, los Benetton. La materialización de la consigna “que la crisis la paguen los capitalistas” y no los trabajadores.

Los motivos que originaron el conflicto siguen presentes. La defensa de la educación pública y los salarios docentes está en el orden del día. El numeroso activismo docente que emergió durante el conflicto tiene que sacar las conclusiones necesarias y reagruparse para luchar por una Atech independiente de los gobiernos, provincial y nacional, para enfrentar el ajuste y el pacto social.

Compartir

Comentarios