fbnoscript
27 de noviembre de 2019

Abajo los 600 despidos petroleros en Neuquén

Los anunciaron las empresas San Antonio y Schlumberger.

Las empresas San Antonio y Schlumberger anunciaron ayer 600 despidos en el sector petrolero de Neuquén.

En el caso de San Antonio, se trata de despidos de compañeros que estaban stand by, es decir con tareas limitadas y en suspensiones rotativas desde hace meses. A su turno, Halliburton desvinculó a 90 trabajadores, mediante la figura de retiros voluntarios, y tiene en carpeta 100 despidos más. Todos estos se suman a los 80 realizados por la empresa HP semanas atrás.

La llegada de los telegramas no sorprende. Es que las compañías ya habían anoticiado a los sindicatos de petroleros privados y jerárquicos que se producirían cientos de despidos antes del 10 de diciembre.

Ante los mismos, los sindicatos solicitaron la intervención de la Secretaría de Trabajo, “que terminará dictando una conciliación obligatoria, según el derrotero que descuentan las empresas del sector” (EconoJournal, 27/11). Guillermo Pereyra, del gremio de petroleros privados, amenazó con un paro si al cabo de ese plazo se concretan los despidos. Pero lo cierto es que el no convocar ninguna medida de fuerza ni organizar la lucha ante este atropello es un camino de derrota, que prepara la entrega de los despedidos. Es lo que sucedió el mes pasado con los obreros de HP: el sindicato, en el marco de la conciliación obligatoria, dejó a merced de la empresa a los compañeros, que se vieron forzados a aceptar retiros voluntarios.

Frente al escenario de una nueva masacre laboral similar a la del 2016, y cuando más empresas preparan nuevas desvinculaciones, es imperioso un paro general del gremio y asambleas en cada empresa para votar este mandato.

Ningún despido ni suspensión. Reincorporación de los despedidos y anulación de la adenda flexibilizadora de la actividad.

En esta nota:

Compartir

Comentarios