fbnoscript
28 de noviembre de 2019

Neuquén: los bosques nativos a merced del negocio inmobiliario

A escasos días de concluir las sesiones legislativas y para ser aprobada en la última sesión del año, el gobernador de Neuquén ha enviado un proyecto que pretende modificar la ley de bosques provincial (Nº 2.780), sancionada hace siete años como implementación en la provincia de la ley nacional N1 26.331 de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos. Se modifican en el proyecto del gobernador zonas de bosques nativos antes marcadas como intangibles, en las inmediaciones de Villa La Angostura y de San Martín de los Andes, con el cerro Chapelco incluido. 

Se trata de zonas codiciadas para proyectos inmobiliarios de lujo, al estilo de “Villas de Esquí” implantadas directamente en el bosque y la nieve, que permite salir esquiando desde el umbral mismo de la casa. El complejo Las Pendientes ya loteado y construido en la zona de Chapelco es de este tipo.

Es decir, ya existen negocios inmobiliarios implantados en medio del bosque nativo que se pretende “preservar”.

El proyecto oficial alcanza niveles de hipocresía cuando en los fundamentos justifica entregar parte del bosque nativo a la especulación inmobiliaria con la “finalidad de la mejora de la calidad de vida de la población”.

Esto dicho en poblaciones como la de San Martín de los Andes, donde los vertederos de cloacas se ubican entre las barriadas humildes.

En un acto de sincericidio el gobernador en su Proyecto habla de “conflictos de intereses” entre los desarrollos urbanísticos y los centros de esquí y la ley en vigencia. Obviamente el proyecto del gobernador resuelve ese conflicto, no a favor del bosque nativo, sino de los “desarrollos urbanísticos” de las grandes inmobiliarias y de las patronales de Chapelco o Cerro Bayo.

Continúa la tarea iniciada por el gobernador Jorge Sapag, quien hacia el final de su mandato por un decreto entregó 140 hectáreas de bosque nativo (¡a $ 1.28 el metro cuadrado!) a la empresa Nieves del Chapelco SA –concesionaria del centro de esquí– para construir un megaemprendimiento inmobiliario con algunos edificios  de condominios, un hotel, cabañas y hasta un centro comercial. Esto viola la ley vigente.

Por eso el presidente de Nieves del Chapelco dijo hace un tiempo atrás: “Nos estamos ocupando de encaminar un tema con la ley de bosques...” (Revista Andes diciembre 2016).

El proyecto del gobernador cumple los deseos del empresario al “encaminar el tema”, ya que levanta las restricciones legales sobre gran parte de esas 140 hectáreas para que el “conflicto de intereses” desaparezca. ¡¡Nieves del Chapelco S.A. agradecida!!

Este tipo de negocios inmobiliarios se extienden también a los alrededores de Villa La Angostura, la otra ciudad turística por excelencia de la provincia, enmarcada en una de las zonas más bellas del planeta: “donde estuvo el Paraíso”, dice la propaganda oficial.

El gobierno del MPN, que se jacta de “defender lo nuestro”, entrega al saqueo y la devastación ambiental tanto la desértica meseta en Vaca Muerta, como los bosques exuberantes de la cordillera.

Finalmente en el día de hoy, en la sesión de la Comisión de Legislatura, no se pudo votar el proyecto del gobernador para que pase al recinto. Un paso a favor de las asambleas ambientalistas y las comunidades mapuches que resisten esta reforma. 

Enviar al MPN al tacho de la historia es una tarea pendiente del aguerrido movimiento obrero neuquino.

Compartir

Comentarios