fbnoscript
29 de noviembre de 2019

“Vamos a proponer un congreso de todo el movimiento piquetero para resolver un plan de lucha”

Conferencia de prensa en el primer día del Congreso Nacional del Polo Obrero.

‘Luchamos por trabajo y contra el hambre, por la independencia política del movimiento piquetero’, se leía detrás de la mesa en la que referentes de distintas provincias del Polo Obrero brindaron una conferencia de prensa en el Obelisco.

Eduardo Belliboni fue quien inició las intervenciones, saludando a las delegaciones de todo el país que estaban aún llegando en el primer día del Congreso Nacional del Polo Obrero. “Se abre una etapa muy importante para el movimiento de desocupados, ante el intento del gobierno de Alberto Fernández de cooptar a las organizaciones sociales”, planteó.

“Es imprescindible que las organizaciones sociales, sindicales, y de lucha, mantengan una independencia del próximo gobierno. En el cuadro de recesión, de altísima inflación, en la que el pago de la deuda externa será la prioridad, es fundamental mantener en alto nuestros pliegos de reclamos. Es notorio que hay organizaciones han bajado sus reclamos que tenían hace un mes, pero hay que sostenerlos porque la crisis no la tienen que seguir pagando los trabajadores”, señaló el dirigente nacional, y agregó que asistirán al Congreso unos 1.000 delegados acreditados, elegidos en plenarios realizados en todo el país. “Este Congreso va a tener características históricas, por el programa que va a votar y el plan de lucha que va a impulsar, conjuntamente con las organizaciones independientes del movimiento piquetero”.

 

Luego tomaron la palabra delegados del interior del país. Berardo, de Córdoba, comentó que entre las resoluciones adoptadas por un plenario regional de casi 1.000 compañeros se planteó una campaña por un plan de lucha unificado del movimiento obrero ocupado y desocupado, en una provincia sacudida por la crisis industrial, en particular de las automotrices y de las autopartistas, como se ve en el cierre por cinco meses de Iveco y el de Molinos Minetti.

Melisa, de Rosario, anticipó que “es un gran acontecimiento político al servicio de organización de las y los trabajadores”, que enmarcó en “una América Latina que arde contra la pobreza, la precarización laboral, contra los planes de ajuste de Fondo Monetario Internacional”. Valoró que “compañeras de todo el país venimos a discutir cómo luchamos en la nueva etapa por trabajo genuino, por una vivienda digna, por salud y educación; reclamos que el movimiento piquetero solo va a poder conquistar en las calles”. Otra compañera de Tucumán destacó el proceso de organización en el interior del país, con la juventud a la cabeza.

Al finalizar, Belliboni comentó que uno de los grandes objetivos es impulsar la “convocatoria al conjunto del movimiento piquetero a un gran congreso nacional de delegados, para discutir un pliego de reivindicaciones y elaborar un plan de lucha común. Queremos que se discuta la perspectiva que se viene con la nueva etapa, que para nosotros es una perspectiva de lucha”.

En esta nota:

Compartir

Comentarios