fbnoscript
30 de noviembre de 2019

13° Marcha de la Gorra en Córdoba

Contra el gatillo fácil y la represión policial
Por Juan I.

Cerca de 3000 personas se movilizaron este jueves 28 de noviembre por las calles de Córdoba en la 13° marcha de la gorra contra la represión policial y el gatillo fácil. Encabezaron la movilización familiares de víctimas y el colectivo de jóvenes, y se hicieron presentes distintas organizaciones políticas y sociales. El Partido Obrero marchó con una destacada columna, junto a las fuerzas del Frente de Izquierda Unidad. 

Como es tradición la movilización se orientó a enfrentar la gruesa política represiva que impulsaron e impulsan los gobiernos del PJ en Córdoba, donde se persigue a la juventud, especialmente a la de los sectores más empobrecidos, a los trabajadores y a las organizaciones de lucha. Una de las últimas víctimas de esa política represiva fue Marcos Soria, militante de la CTEP, que fue acribillado por la espalda por la policía local en noviembre de 2018 y sus asesinos siguen impunes. En ese sentido la movilización partió desde Casa de Gobierno a Tribunales I, que son las grandes instituciones del Estado provincial, garantes de la represión y de la impunidad.   

El aparato represivo del Estado provincial está al servicio de la política de ajuste que impulsan los gobiernos nacional y provincial a cuenta del FMI. Hace pocas semanas se montó un operativo represivo amenazante con armas largas contra una movilización del Polo Obrero que se desarrollaba por trabajo genuino y asistencia a los comedores barriales.

La 13ª también se desarrolló contra el golpe en Bolivia y en apoyo a la rebelión en Latinoamérica. Hay una relación directa entre los reclamos históricos de la marcha contra el carácter represivo del Estado capitalista y el rechazo a las agresiones brutales que han recibido en los últimas semanas los luchadores en Chile, Bolivia, Colombia y el resto de los países. Mientras más se desarrolla la crisis capitalista, más se descubre el carácter de “destacamento armado” del Estado de la burguesía. 

El gran ausente de la marcha fue el colectivo de organizaciones kirchneristas, que anteriormente tenían una participación importante en la misma. La política del “pacto social” que pretende imponer Fernández para congelar salarios y hacer pasar el ajuste que quiere el FMI empieza a verse con mucha claridad en la lucha concreta de las y los trabajadores y de la juventud. También incide en el faltazo, el objetivo de un acuerdo político de los Fernández con el gobernador Juan Schiaretti, que todavía no se concreta, pero el kirchnerismo hace todo lo posible para subordinarse al gobierno provincial.

Para terminar con el gatillo fácil, la persecución a la juventud, las torturas en comisarías y cárceles seguidas de muertes, y la impunidad para los asesinos, es necesario poner en pie un gran movimiento de la juventud, que junto a la clase obrera luche por superar el Estado descompuesto de los capitalistas, mediante un gobierno de trabajadores. 

En esta nota:

Compartir

Comentarios