fbnoscript
4 de diciembre de 2019

Ruidazo de los músicos por los derechos laborales y artísticos

Reclaman un plan de lucha ante una burocracia sindical paralizada
Por Luis Mauregui
Músicos Organizados

Un nutrido grupo de músicos y músicas nos hicimos presentes el pasado lunes 2 en la puerta del sindicato de músicos (SAdeM) para plantear que queremos un sindicato que luche por nuestros derechos artísticos y laborales.

El reclamo que llevó Músicos Organizados fue el de la necesidad de realizar una asamblea extraordinaria frente a la asfixiante situación de precariedad laboral y falta de trabajo en nuestra actividad, en la cual votemos un plan de lucha por nuestros derechos laborales y artísticos.

Armados de pancartas y afiches con leyendas que reclamaban por  un “plan de acción para terminar con el trabajo gratuito”, “basta de perseguir a los artistas callejeros”, “pase a planta de los contratados y recuperación salarial”, entre otros,  con micrófono abierto alternamos intervenciones musicales con reclamos hacia la dirección de nuestro sindicato.

El SAdeM se apresta a realizar otra rutinaria asamblea ordinaria donde los problemas principales que aquejan a todos los músicos y músicas del país van a estar ausentes, ya que solo se va a tratar la memoria y balance de un sindicato que está de espaldas a los músicos y a sus peleas. Y que no se plantea ningún plan de lucha serio para enfrentar la enorme pérdida del poder adquisitivo de estos cuatro años de macrismo y preparar a los músicos para enfrentar el pacto social que anuncia el gobierno de Alberto Fernández.

Los músicos debemos poner en marcha un plan de acción para pelear por condiciones básicas de trabajo para los músicos independientes, que se respeten los convenios colectivos para conquistar el pago por las actuaciones en vivo y para acabar con el trabajo gratuito.

Los trabajadores en relación de dependencia debemos poder recuperar el salario perdido y terminar con los contratos precarios que son la regla en el sector.

La persecución de los artistas callejeros continúa en todo el país y en la Ciudad de Buenos Aires recrudece en las zonas en donde el macrismo planea avanzar en negocios del turismo como es la feria de San Telmo.

Por otro lado, los cupos laborales femeninos siguen sin respetarse como así también las condiciones y derechos básicos para la maternidad de las trabajadoras de la música.

El sindicato debiera ser el principal motor para la defensa de estas necesidades, pero solo convoca una vez al año (cuándo lo hace) para una asamblea de memoria y balance donde las mismas se votan a libro cerrado y sin participación ni debate de los músicos.

Necesitamos un sindicato que salga a la calle a pelear, que realice periódicamente asambleas y que elabore un plan de lucha por nuestras reivindicaciones laborales.

En un momento donde cientos de músicos y músicas se levantan en Latinoamerica para enfrentar los gobiernos ajustadores de Chile, Colombia y Ecuador y los golpes de Estado como el de Bolivia, acá nos encontramos con una burocracia sindical que permitió descargar golpes brutales sobre nuestras condiciones de vida y de trabajo al derechista y ajustador gobierno de Macri y se prepara para ser parte del que presidirá Alberto Fernández.

Vamos por un verdadero plan de lucha para conquistar todas nuestras reivindicaciones. Y por direcciones combativas en nuestros sindicatos.

En esta nota:

Compartir

Comentarios