fbnoscript
5 de diciembre de 2019 | #1575

Importante victoria en Textilana: el clasismo renueva mandato

Importante victoria en Textilana: el clasismo renueva mandato

Este año, la huelga activa de ocho días de las obreras arrancó un plus salarial de un 30%.

Con una participación del 80% de la planta, y con el aval de 156 votos y sólo tres abstenciones, el clasismo conquista un nuevo mandato al frente de la  Comisión Interna de la fábrica textil Textilana-Mauro Sergio, ubicada en la zona industrial de Mar del Plata.

Las elecciones de delegados se realizaron el pasado 3 de diciembre, donde fue ratificada nuevamente la interna que dirigió, en marzo de este año, la huelga activa de ocho días que le arrancó a la patronal un plus salarial de un 30% para trabajadoras y trabajadores.

Esta elección lejos estuvo de realizarse en un lecho de rosas. Desde noviembre de 2018 hasta la actualidad, la patronal ha logrado hacer pasar más de 150 despidos, que fueron produciéndose de a tandas, en el cuadro de una marcada crisis de la industria textil y una fuerte ofensiva de la empresa. Desde marzo hasta la fecha, la patronal ha desenvuelto una guerra sin tregua: despidiendo trabajadoras; realizando descuentos por presentismo, participación en asambleas y retención de servicios; desconociendo certificados médicos; imponiendo "retiros involuntarios"; introduciendo una nueva modalidad de trabajo por celdas (o celular), que implica trabajo a destajo; ignorando audiencias en el ministerio y un largo etcétera. Esta política fue respaldada por el gobierno antiobrero de Mauricio Macri y estimulada por la tregua de los formalmente "opositores".

Por su parte, la burocracia al frente de la Asociación Obrera Textil (AOT) asistió como cómplice de esta política patronal que buscó instaurar un régimen de terror al interior de la fábrica para disciplinar a las trabajadoras y quebrar su organización sindical. Desprestigiada por su papel antiobrero, no logró reunir la cantidad necesaria de candidatos para presentar lista propia, motivo por el cual se jugó a vaciar la elección. Su objetivo fue que la Comisión Interna electa saliera debilitada debido a la escasa participación de los trabajadores, lo que les permitiría reposicionarse al interior de la planta. Para esto, se empeñaron en mezquinar la convocatoria, ocultaron los padrones hasta último momento -los cuales se encontraban totalmente desactualizados- y pretendieron, incluso, cercenar el voto de las trabajadoras no afiliadas al sindicato, siendo estas compañeras la inmensa mayoría de la planta. Todas estas maniobras fueron derrotadas.

Las presiones de la patronal, a través de amenazas explícitas de los supervisores y la anuencia de la burocracia a esta política, llevaron a que un pequeño grupo de trabajadores se abstuviera de participar.

Esta, la primera organización interna en la historia de esta fábrica, debió sortear siempre grandes obstáculos. Primero, ante la férrea negativa patronal a permitir la organización sindical en la planta y la posterior realización de las primeras elecciones, donde la lista independiente y clasista se impuso por un amplio 80% contra un 20% de una lista propatronal. Ante las siguientes elecciones, debió derrotar una intervención de la AOT, que duró seis meses, y que no le alcanzó para imponer su lista, la cual fue derrotada  por un 60% de los votos contra 40%.

En este escenario, la realización de las elecciones, y la participación de las trabajadoras y trabajadores, se convirtió en una vital prueba de fuerza para defender la organización sindical de la planta, hoy más que nunca encarnada en la triunfante Lista 8, que renueva el mandato de una Comisión Interna combativa y clasista.

La Comisión Interna, tras esta victoria, seguirá en la línea de la defensa de las condiciones laborales de trabajadoras y trabajadores, la defensa de los puestos de trabajo, la lucha contra el trabajo a destajo, la pelea por el plus salarial y bono de fin de año, el reconocimiento de los certificados médicos y la defensa de las paritarias libres.

La lucha que se avecina será ardua, pero contará con la fortaleza de una organización sindical que ha derrotado todos los intentos de la patronal y la burocracia por quebrar esta conquista, y que ha sabido defender sus posiciones organizando al conjunto del colectivo obrero de la planta, una muestra clara de que se puede ganar incluso ante un escenario totalmente adverso para los trabajadores. Adelante, compañeras y compañeros.

Compartir

Comentarios