fbnoscript
5 de diciembre de 2019

Córdoba: movilización de los trabajadores de Molinos Minetti a la Legislatura

Represión, la respuesta del gobernador Schiaretti ante los despidos

Este miércoles los trabajadores de Molinos Minetti desarrollaron una concentración frente al Patio Olmos y una posterior movilización a la Legislatura cordobesa en el marco de un plan de lucha contra el cierre de la planta, que implicaría unos 150 despidos. En una carta elevada al gobernador sostienen: “Los trabajadores de Molinos Minetti denunciamos una maniobra de cierre temporal y despido de la totalidad de los trabajadores, 150 despidos injustos y fraudulentos, donde luego de 8 quincenas sin cobrar los salarios, aportes y contribuciones, intentan imponer despidos sin poner un solo peso en materia de indemnizaciones.”

La denuncia del atropello patronal tiene como primer participe al Estado provincial y al Ministerio de Trabajo que no ha intervenido frente al no pago de salarios, la falta de realización de los aportes correspondientes y un endeudamiento sin control que han llevado a una situación de extorsión total sobre los trabajadores bajo el mote de “reestructurar la empresa”. Schiaretti mira para otro lado cuando vacían la planta molinera más grande de la provincia, mientras los índices de indigencia y pobreza se disparan por los aires.

Esta movilización, que como en anteriores oportunidades conto con la simpatía y presencia del activismo local, es parte de las resoluciones del plenario obrero que se congrego hace días en la planta para trazar un plan de lucha.

La movilización llegó a las inmediaciones de la flamante Legislatura, emblema de la campaña electoral del gobierno, y fue recibida con vallas y un cerco policial que pretendía no dejar avanzar a los compañeros. Tras los forcejeos y la patoteada de la policía, que en su accionar golpeo incluso a las compañeras, los trabajadores con una actitud firme lograron pasar y llegar al recinto. Tras la intervención de Eduardo Salas y Ezequiel Peressini de la bancada del Frente de Izquierda, una delegación de los molineros logró ingresar.

Que la tentativa represiva se haya consumado el mismo día que el desalojo a los trabajadores Kimberly Clark, no es coincidencia y demuestra que el ataque a los trabajadores como salida a la crisis es una posición que defiende no solo el macrismo saliente, sino  también el PJ. Para ello cuentan con la complicidad de la burocracia que no ha llamado acciones en apoyo a estas luchas.

El plan de lucha de los trabajadores molineros continuará. La provocación del gobierno que no dio sus frutos deberá servir para sacar todas las conclusiones. La CSC, con la bancada del FIT, plantea una salida de fondo: la expropiación bajo control de los trabajadores. Hoy este debate se desarrolla entre los trabajadores, y se vuelve más palpable que nunca la necesidad de reforzar un plan de lucha con una nueva movilización dirigida al centro del poder político.

En esta nota:

Compartir

Comentarios