fbnoscript
5 de diciembre de 2019

El nuevo Congreso “para la Argentina de los acuerdos”… con el FMI y contra el pueblo trabajador

La sesión en la que juraron los nuevos diputados y diputadas, y donde se eligieron las nuevas autoridades de la Cámara de Diputados, dejó importantes definiciones políticas.

La designación de Massa como nuevo Presidente de la Cámara, como era sabido, fue acompañada por todos los bloques -con la sólo excepción del Frente de Izquierda-, con elogiosos discursos por parte de la “oposición”. Mario Negri, el radical que preside el interbloque de Cambiemos, sostuvo en su argumentación del voto a la designación de Massa, que el presidente electo Alberto Fernández, a quien “conoce personalmente”, “continuará la línea de trabajo” del macrismo: mal augurio para los millones que perdieron sus puestos de trabajo, sufren la depreciación virulenta de sus salarios y las brutales consecuencias del ajuste en curso.

El discurso del propio Massa reforzó este lineamiento. Sostuvo que el objetivo de su gestión sería “institucionalizar” la “idea de la coalición”, “empezar a caminar la Argentina del acuerdo” y abandonar la discusión “estéril y frágil”. En definitiva, anunció una política de pactos parlamentarios con la “oposición” macrista. Un remake del parlamento anterior, donde las distintas alas del peronismo (ahora unificadas bajo el comando de Máximo Kirchner) le votaron más de 100 leyes del ajuste al “neoliberal” Macri. Vale recordar que el propio Massa es el que más a fondo fue en esta orientación bajo el macrismo: viajó con Macri a EEUU en apoyo al pacto con los fondos buitres a inicios de su gestión, y fue el más fiel sostén parlamentario de Vidal en la Provincia de Buenos Aires.

Massa argumentó la importancia de estos acuerdos en “el impacto que la región tiene en nuestro país” -una clara alusión a las rebeliones populares que sacuden América Latina- convocando a defender los “proyectos regionales”. No se refería ni a “la patria grande” ni a ningún bloque “nacional y popular”, sino a la continuidad la Argentina en el derechista Grupo Lima (dominado por los defensores del golpe en Bolivia y el régimen represor y hambreador de Piñera), y el Mercosur de los acuerdos ruinosos con el genocida Estado de Israel y el imperialismo europeo de la UE.

Es evidente que la insistencia en el discurso de Massa en “recuperar el prestigio del Congreso” es un indicio de la fuerte preocupación que recorre a los agentes de un régimen político que pretende sostenerse sobre la base del acuerdo con el FMI y una agenda de ofensiva contra la mayoría trabajadora –la misma que provocó los masivos levantamientos populares en “nuestra región”.

Máximo Kirchner, flamante jefe del mega interbloque del Frente de Todos –que finalmente reúne 120 diputados y se alza con la primera minoría, ante Juntos por el Cambio que reagrupa a 116-, saludó que con la llegada de Massa, “la apertura empieza a tomar dimensión institucional”. No se trata de una apertura a los reclamos populares como quiso presentarlo, sino a los acuerdos para hacer pasar una agenda reaccionaria de la mano de los más rancios representantes del establishment político. Una foto de eso es la votación de común acuerdo de las vicepresidencias de la cámara: la primera vicepresidencia para Álvaro González del PRO (que tiene entre sus pergaminos haber sido uno de los primeros en negar el golpe de Estado en Bolivia), la segunda para José Luis “Barrick Gold” Gioja por el Frente de Todos (una señal política a las mineras), y la tercera para Alfredo Cornejo por la UCR (el ex gobernador de Mendoza, cuyo principal mérito para la burguesía es haber ido más a fondo con el ajuste contra el pueblo de su provincia que el propio Macri a nivel nacional).

El Frente de Izquierda

Los diputados del Frente de Izquierda, Romina Del Plá y Nicolás del Caño, fueron los únicos que se abstuvieron en la votación de este elenco parlamentario que hará de sostén de un régimen y un gobierno subordinado a los pactos con el FMI. Como señaló Romina en su intervención: “venimos aquí a defender la independencia política frente a los bloques mayoritarios y frente a la agenda y compromisos políticos que aquí se están defendiendo”. Y denunció “el libro de pases” entre los distintos bloques –que permitió al Frente de Todos por ejemplo conquistar un número superior a los bloques de la oposición- lo cual sólo se explica por la ausencia de una divergencia de principios en lo que hace a alineamientos estratégicos: la continuidad del FMI, el pago de la deuda, los compromisos con los bonistas.

Nuestra diputada aprovechó asimismo su intervención para hacer una fuerte denuncia de la represión y el desalojo ilegal de los trabajadores de Kimberly Clark bajo el comando de la aún gobernadora Vidal. Esta denuncia le valió un intercambio con Ritondo, que pidió la palabra exclusivamente para contestarle, iniciando un debate que continuó por twitter. El diputado macrista quiso negar que el desalojo fuera ilegal, sin poder refutar el carácter completamente fraudulento de un procedimiento sin advertencia previa a los trabajadores, llevado a cabo durante la madrugada y con personal policial armado.

En el apoyo a los obreros de Kimberly Clark, Romina planteó que expresaba asimismo su solidaridad con “los cientos de miles de trabajadores que en los últimos meses han perdido sus puestos de trabajo, a los millones que están precarizados” y saludó a los residentes de Caba y a los movimientos de lucha de los trabajadores, las mujeres y la juventud –adelantando que continuará siendo vocera de todas estas causas en este nuevo congreso.

Durante la misma jornada, la banca del Partido Obrero fue parte organizadora de la movilización de los ex trabajadores de Correo y Segba en las puertas del Congreso en reclamo por el urgente tratamiento del proyecto de ley que presentó Romina para dar cumplimiento a su derecho a la indemnización económica tras haber sido despedidos en las privatizaciones del menemismo. Del mismo modo, estuvo acompañando a los autoconvocados de planes ahorro de automóviles, que cargan con deudas irrisorias que crecen mes a mes en beneficio de las concesionarias y empresas automotrices.

Más que nunca, la clave para que prosperen los reclamos obreros y populares seguirá en el campo de la movilización callejera y la lucha, como demostraron con un importantísimo triunfo hoy los residentes y concurrentes de la salud de CABA.

En esta nota:

Compartir

Comentarios