fbnoscript
8 de diciembre de 2019

Las luchas y la rebelión latinoamericana, corazón del Picnic 2019 del Partido Obrero

Una intensa jornada de actividades culturales y deportivas, encuentros y debates políticos.

En un día espectacular y con la participación de miles de compañeros y compañeras, simpatizantes y familiares se realizó este domingo el Picnic de cierre del año del Partido Obrero, en un Parque Sarmiento colmado de actividades artísticas y deportivas, de recreación y esparcimiento y de debates políticos.

Atravesado por los convulsivos procesos de luchas que se viven en América Latina, el evento contó con la presencia de delegaciones de compañeros de Chile y de la comunidad boliviana, cuyos referentes tomaron la palabra sobre el final del Picnic para dar cuenta de la rebelión contra el ajuste de Sebastián Piñera y de la vigorosa pelea al norte contra el golpe de Estado de la derecha y el imperialismo.

La enérgica intervención del dirigente Gabriel Solano, que dio cierre al Picnic, dio cuenta de los procesos de lucha que se desenvuelven a lo largo y ancho del país, que tuvieron múltiples expresiones en un año muy cargado políticamente. En ese marco, destacó la intervención del Partido Obrero en el conjunto de esas causas populares, una intervención indispensable para la estructuración de un partido de la clase obrera que lleve al triunfo la causa de la revolución. Tras reflexionar sobre los aciertos de las resoluciones del XXVI Congreso del PO, realizado en abril de 2019, se refirió al flamante gobierno de Alberto Fernández, marcando que enfrentará “una quiebra de fondo del país”, lo que planteará de modo directo e inmediato quién paga la crisis: si los trabajadores o los capitalistas. Ante los planes de ajuste que vienen de la mano de la renegociación de la deuda externa, como la anunciada reforma previsional, destacó que el Partido Obrero desarrollará una “oposición estratégica” al nuevo gobierno capitalista: “vamos a defender incondicionalmente las reivindicaciones populares y la independencia política de los trabajadores”.

Arte y ardor 

La música fue uno de los grandes ejes de la propuesta cultural del Picnic, con dos escenarios activos a lo largo de la jornada. 

Las tablas centrales contaron con la apertura de Ana Clara Moltoni y grupo, presentando temas de su nuevo disco; seguida por la interpretación lírica de los tenores del Teatro Colón; la performance de Patricia Barone y Javier González, que celebran 30 años audaces en el tango, y el poderoso show de Microdeco, banda integrada por referentes obreros de Kimberly Clark, en lucha contra el cierre de la planta. Se bailó cumbia con Kumbiónica y Combo Sabroso, mientras que el cierre estuvo a cargo de Las Manos de Filippi.

A su turno, un escenario de rock alternativo contó con la participación de Contacto, El jardín de los caminos, La clave peste, Falsos titos y Jeremías.

El stand del Ojo Obrero cerró un agitado año de cobertura fotográfica y audiovisual de la lucha de clases con una muestra colectiva que abarcó desde las protestas en Chile hasta los acampes piqueteros y la fundación de la juventud del Polo Obrero, pasando por las marchas contra el golpe en Bolivia, las marchas y el Encuentro de mujeres y disidencias, luchas obreras como las del Sutna en Fate y los actos de la intensa campaña electoral desenvuelta por el Frente de Izquierda-Unidad.

Por su parte, compañeras y compañeros de la Universidad Nacional de las Artes montaron la nutrida instalación “Arde Latinoamérica”, que reflejó sensorialmente las luchas del continente y estuvo abierta a la interacción con los asistentes.

El predio de deportes y el stand de recreación infantil estuvieron a pleno. El primero, con torneos de futbol femenino y masculino que reunieron cerca de 50 equipos en total, una escuela de hockey para chicos; futbol-tenis y ajedrez. El segundo, con camas elásticas y castillos inflables, metegoles, un taller de dibujo, espectáculos de clown y circo y maquillaje artístico.

Prensa Obrera volvió a colocar su stand, donde se pudo acceder a posters de gráficas, dibujos, fotos emblemáticas y tapas históricas del medio; y ver el video que reunió las animaciones hechas en base a tapas del último período.

La librería tuvo mucha demanda de la revista “En Defensa del Marxismo” y de libros como “Programas del movimiento obrero”; mientras que en otros stands se pudo adquirir remeras y gorras del Plenario de Trabajadoras y la agrupación LGBTI 1969 y producciones serigráficas.

 

Las luchas y la situación política, en debate

Importantes movimientos de lucha tuvieron expresión a través de sus referentes en las cinco charlas debate desarrolladas.

La mesa “El clasismo frente al pacto social” reunió a Rubén “Pollo” Sobrero, de la Unión Ferroviaria Oeste, que destacó la masividad de las asambleas y del reciente paro en el tren Sarmiento por el reclamo de las compañeras de Guarda, así como el rechazo a la burocrática Lista Verde que conduce la UF. Tanto Sobrero como quien tomó la palabra después, Guillermo Pacagnini de la Cicop (médicos bonaerenses), enfatizaron en la necesidad de ampliar el Plenario del Sindicalismo Combativo a más sectores antiburocráticos. Por su parte, Alejandro Crespo del Sutna (neumático) dio cuenta del valor de las asambleas masivas y la deliberación para la valiosa paritaria y el nuevo convenio conquistado por el gremio, más en un cuadro de recesión. Cerró Néstor Pitrola, dirigente del PO, que hizo referencia a las rebeliones en Medio Oriente y Latinoamérica y señaló que la Argentina no está exenta de este cuadro, marcando que el movimiento obrero, que mayoritariamente votó a Alberto Fernández en la idea de que pondría un freno al ajuste, más temprano que tarde va a confrontar con los planes de miseria que se preparan: se tensiona una polarización social entre los trabajadores y los ajustadores, que desafiará a las burocracias sindicales integradas al Consejo del Salario.

La lucha de residentes y concurrentes de salud, que vienen de derrotar por medio de una histórica huelga de ocho días una ley en la Ciudad de Buenos Aires que consagraba la superexplotación en el sector, fue el centro de una nutrida mesa. Participaron Rocío Rodríguez, del María Ferrer; Justina Longo del Durand; Florencia Delgado y Mayra Coatz del Argerich, Candela Fernández del Laura Bonaparte y Emilio Borlenghi del Rocca. Se destacó el método del paro y de las asambleas generales, en contraste con las direcciones de los gremios que buscaron conciliar de entrada con el gobierno; se marcó que esta experiencia demostró la viabilidad de un paro general del sector y se hizo referencia a la continuidad y la extensión a otras áreas (como los hospitales de Nación) de esta pelea contra la precarización de este, el eslabón más débil del sistema de salud.

El intercambio sobre “Iglesia Católica, abusos y protección del Estado” contó con una impactante intervención de Julián Bártoli, integrante de la Red de Sobrevivientes de Abusos Eclesiásticos en Argentina, que dio cuenta de los abusos acometidos contra él y múltiples víctimas por el cura Eduardo Lorenzo, y del estímulo que representó la lucha del movimiento de mujeres a nivel personal y colectivo para llevar adelante esta causa. Participaron también Pía Garralda (abogada, integrante de la Asociación de Profesionales en Lucha), César Rosenstein (abogado, integrante de la Coalición Argentina por un Estado Laico), y Vanina Biasi (dirigente del PO y del Plenario de Trabajadoras), quien denunció de forma contundente la protección y beneficios dados por el Estado en todos sus niveles, y por todos los partidos de gobierno, al clero reaccionario, en pos de mantener su rol como regimentador social mientras se desenvuelven los planes de ajuste.

La charla centrada en la cuestión ambiental reunió a la diputada nacional Romina Del Plá con Agustina de Jóvenes por el Clima, Leila de Extinction Rebellion, Mauge de la agrupación Abriendo Caminos de la Facultad de Agronomía y Tatiana Fernández Martí, flamante presidenta del Centro de Estudiantes del Nacional Buenos Aires. Todas las oradoras ligaron la pelea contra la crisis climática y la depredación ambiental, a la lucha contra los capitalistas y sus gobiernos, y en particular a la denuncia de que los pulpos que saquean los recursos naturales son quienes están detrás de la ofensiva imperialista como el golpe en Bolivia. También valoraron que el camino es la movilización popular, con la juventud a la cabeza.

Acorde al espíritu de toda la jornada, tuvo lugar una mesa sobre “La izquierda frente a la rebelión latinoamericana”, en la que intervinieron Pablo Heller (PO), José Castillo (Izquierda Socialista), Alejandro Bodart (MST) y Matías Maiello (PTS). Allí se analizaron los levantamientos en curso tanto en el subcontinente como el resto del mundo (Francia, Medio Oriente) como respuestas al intento de las burguesías de descargar la crisis capitalista sobre las masas vía los planes de ajuste. Asimismo, se denunció el rol reaccionario que juegan en estos procesos los partidos centroizquierdistas y los movimientos "nacionales y populares". El PO insistió en la necesidad de una conferencia latinoamericana de la izquierda revolucionaria y los sectores combativos.

Con esta jornada de lujo, el Partido Obrero concluye un 2019 de marchas, actos, huelgas, intervenciones legislativas, ocupaciones de fábrica, campañas electorales y piquetes y se prepara con toda para desarrollar en el 2020 una alternativa política, por el gobierno de los trabajadores en Argentina y el mundo.

 

En esta nota:

Compartir