fbnoscript
8 de diciembre de 2019

“Vamos a defender incondicionalmente las reivindicaciones populares y la independencia política de los trabajadores”

Gabriel Solano cerró el Pic Nic del Partido Obrero, junto a compañeros de la comunidad boliviana y una delegación de jóvenes partícipes de la rebelión chilena.
“Vamos a defender incondicionalmente las reivindicaciones populares y la independencia política de los trabajadores”

Fotos Ojo Obrero

En el cierre político del Pic Nic de fin de año del Partido Obrero, la primera en tomar la palabra fue la compañera Bianca, docente, que subió acompañada de toda una delegación de compañeras de la comunidad boliviana en Argentina.

De entrada, denunció la presión desmovilizadora que se vive en Bolivia, el “proceso de pacificación”, con un llamado a elecciones para abril de 2020 cuando todavía ni siquiera se constituyó un tribunal un electoral, con los principales dirigentes del MAS proscritos. Destacó que es funcional a la ofensiva fascistizante y clerical de Camacho, que a su vez presiona por desplazar a Mesa como candidato de la derecha. Valoró las asambleas y comités de apoyo que pusieron en pie en Argentina, para promover la movilización contra el golpe, empalmando también con un momento clave para los trabajadores de Argentina, cuando se vienen nuevas luchas contra despidos masivos y cierres de fábricas, por las paritarias. Finalizó planteando la necesidad de un congreso de bases de la COB para superar a la burocracia sindical. Carina, del Polo Obrero, agregó que mientras Evo Morales insiste en llamar a pacificar el pueblo boliviano éste se levanta hasta las última consecuencias, “los universitarios, los campesinos, la clase obrera, seguimos en pie de lucha para derrotar el golpe”, enfatizó.
 

 

Luego fue el turno de Sebastián Peso, miembro de la asamblea popular de Maipú en la Chile rebelada, que se encuentra en el país junto a una delegación de jóvenes del comité por un partido de trabajadores. “Somos parte de la juventud precarizada que se levanta contra un gobierno represor y criminal, que ha asesinado compañeros, perpetrado ataques oculares, violaciones. Y como juventud, en el cuadro de crisis política, vemos que es necesario levantar una alternativa de independencia política no solo en Chile, sino en todo América Latina.

Tomamos en nuestras manos la iniciativa del Partido Obrero, y les traemos un saludo internacional a quienes hoy están presentes, levantando la perspectiva de la unidad socialista de Latinoamérica. En ese sentido, adherimos al planteo de llamar a una conferencia del movimiento obrero y la izquierda, para desarrollar las posiciones de independencia de clase en todo el continente”.

Gabriel Solano, dirigente nacional del PO y legislador porteño del FIT, cerró la jornada señalando que constituye el cierre de un largo año, atravesado por grandes luchas políticas y grandes debates dentro de Partido Obrero. Destacó que “el PO dedicó los esfuerzos de su XXVI Congreso para debatir cómo íbamos a enfrentar en Argentina este nuevo intento de nacionalismo burgués de volver al gobierno con una política de cooptación. Fue un intenso debate interno en el partido, en el que se rechazó denunciar exclusivamente al macrismo, y nos preparamos con las consignas y los métodos de lucha, incluso para abordar la campaña electoral con un planteamiento estratégico, poniendo sobre la mesa que el país atraviesa una bancarrota capitalista y que no deben pagarla los trabajadores. Fue una consigna electoral pero también de lucha, ya que con ella ocupamos fábricas, cortamos el Puente Pueyrredón y acampamos frente a Desarrollo Social. Fue una consigna de acción”. 

Por eso, agregó, “el Partido Obrero ingresa en esta nueva etapa armado política e ideológicamente contra el gobierno de Alberto Fernández, contrastando con la izquierda que fue cooptada al gabinete”. En este cuadro, explicó que “debatimos todo el año la necesidad de convertir al PO en el partido de la clase obrera, en su partido de combate. Somos un partido de lucha de clases, y por eso estamos en todas las luchas, en Kimberly Clark, organizando masas piqueteras, la pelea de los residentes y concurrentes que hizo retroceder al gobierno de Larreta. Porque el partido es su programa, pero es además la fuerza vital capaz de movilizar a los trabajadores, para destruir el Estado burgués y poner en pie un gobierno obrero”.

Luego volvió a referirse al XXVI Congreso del PO, que al debatir la situación internacional, “advirtió que asistíamos a un cambio de tendencia y empezaban a primar las luchas de las masas contra la explotación, como pasa en el Líbano, en Irak y hasta en Francia. Por eso, ni bien estalló la rebelión chilena fuimos hasta ahí. Colaboramos para difundir en las últimas marchas en Santiago un volante que fue repartido masivamente planteando la continuidad de la lucha hasta que caiga Piñera. Porque esta vitalidad del pueblo chileno también muestra la carencia de un partido que actúe como vanguardia de los explotados, ante el pacto del Partido Comunista y la centroizquierda con el gobierno; por eso hacemos un esfuerzo para colaborar en la formación de un partido obrero en chile, es la conclusión que sacan los trabajadores en la calle”. También se refirió a Bolivia, para denunciar que estamos ante una “nueva página de la traición del nacionalismo burgués en América Latina. Rechazamos el reconocimiento del MAS al gobierno golpista de Añez, y lo podemos denunciar con la autoridad de estar movilizados contra el golpe”, y agregó que cada asamblea del Polo Obrero se convirtió en una escuela de formación política para los compañeros”. 

Tras este desarrollo, enfatizó la necesidad de “proyectar a nivel continental la necesidad de la independencia de clase, y por eso planteamos una conferencia latinoamericana, para luchar por gobiernos de trabajadores y campesinos, y se lo decimos especialmente a los compañeros del Frente de Izquierda, que a pesar de sus límites representa un canal de independencia política”.

Al finalizar, sostuvo que ante la nueva etapa en Argentina “levantamos más que nunca la defensa incondicional de la independencia de las organizaciones de la clase obrera y la defensa incondicional de todas las reivindicaciones populares. Que esperen Techint, que espere Aluar, que espere Fate; no vamos a esperar los trabajadores porque esta situación no se aguanta más. Por eso denunciamos durante la campaña que el pacto social es un engaño para someter a la clase obrera a las necesidades de los capitalistas”. “Tras esta lucha política, estamos realizando cursos en todo el país para que centenares de compañeros se incorporen al Partido Obrero. Esos compañeros van a tener en nuestro XXVII Congreso la posibilidad de una formación política y un debate colectivo, para formar parte de la vanguardia que lucha en Argentina y en todo el mundo para terminar con el capitalismo. ¡Vamos a preparar las luchas que se vienen con el mismo vigor que organizamos este enorme Pic Nic de fin de año!”.

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios