fbnoscript
9 de diciembre de 2019

Schiaretti recorta el boleto educativo con la complicidad de la burocracia estudiantil

Por Corresponsal

El gobierno provincial va a recortar el boleto educativo gratuito (BEG). Los que quieran hacer uso del BEG deberán sortear una serie de requisitos, entre ellos el tipo de escuela, la posesión de una vivienda propia, o un nivel de ingreso. El programa ya venía sufriendo restricciones, aunque ahora se disminuyen explícitamente las partidas presupuestarias para garantizarlo; para el 2020 el incremento presupuestario es por debajo de lo necesario para cubrir la cantidad de boletos, y sobre todo un aumento del precio del pasaje, que las empresas vienen reclamando. La medida forma parte de toda una orientación de ajuste contra el pueblo trabajador que pretenderá imponer ni bien asuma una nueva gestión.

El recorte al BEG, también lo acompañan recortes en otros boletos sociales, como el boleto obrero social, y el pasaje para adultos mayores. La medida se da en momentos en que las empresas de trasporte nucleadas en FETAP vienen agitando una nueva suba en el precio del boleto. Los capitalistas quieren que el pueblo trabajador pague $40. Es decir un aumento cercano al ciento por ciento, si tomamos como base los $23 que se pagaba en junio. Sin que por ello hayan mejorado el servicio, todo lo contrario, este se deteriora día a día.

El salario de los trabajadores del transporte, que solía ser usado como argumento para proceder a subas en el precio del boleto no viene al caso, puesto que los mismos vienen recorriendo una tendencia a la baja, como el resto de la clase obrera. Así las cosas, con trabajadores con sueldos por debajo de la inflación, y  les estudiantes que ven recortados el BEG, los únicos ganadores son los capitalistas del transporte, que tienen el beneficio de manejar los subsidios sin ningún control

Un gran recorte sobre otros

El BEG ya venía siendo atacado. Es que semanas atrás se lo dio por concluido en el presente ciclo lectivo universitario, aun cuando restan turnos de exámenes, y clases de consulta a esos efectos. Ante esa medida arbitraria, las conducciones de los centros de estudiantes, y las federaciones estudiantiles manifestaron su “preocupación”, elevaron notas, y buscaron el diálogo con funcionarios provinciales. Cabe concluir que las gestiones de las conducciones gremiales del claustro estudiantil no buscaban impedir un nuevo recorte sino cubrirse de las críticas.

El gobierno de Schiaretti  tiene más que una buena relación con el Rectorado de la UNC (Universidad Nacional de Córdoba), con la FUC (Federación Universitaria de Córdoba), y los Centros de Estudiantes. Es que en el Rectorado también hay funcionarios peronistas, y los centros están dirigidos por agrupaciones que han puesto los espacios gremiales al servicio de los gobiernos nacionales y provinciales y municipales. Es necesario un plan de lucha para defender el BEG, y arrancar todas las reivindicaciones pendientes, en esa perspectiva deben enfocarse los gremios de les estudiantes, y para ello deben tener independencia política.

Compartir

Comentarios