fbnoscript
10 de diciembre de 2019

Audiencia por la desaparición forzada de Santiago Maldonado: la lucha sigue

El jueves 5 de diciembre tuvo lugar, en Comodoro Py, la audiencia por la desaparición forzada de Santiago Maldonado, en la que se trataron las apelaciones presentadas tanto por la querella como por la defensa de Gendarmería al fallo de septiembre de este año que dispuso la reapertura de la causa, teniendo en cuenta que no se habían realizado todas las medidas para determinar cómo y cuándo murió Santiago Maldonado.

Tal fallo, que daba cuenta del pedido de la familia de Santiago Maldonado y los abogados querellantes, planteaba que se realizaran las pericias sobre el polen encontrado en la ropa del cuerpo de Santiago Maldonado, los billetes dentro de su billetera, que se mida correctamente la profundidad del Río Chubut y que se respeten las garantías para la declaración testimonial de Lucas Pilquiman, entre otras.

Pero, a su vez, negaba la posibilidad de que la causa sea entendida como “desaparición forzada”, lo que volvió a ser rechazado por los abogados querellantes en sus alegatos de este jueves.

La querella

Verónica Heredia, abogada de Sergio Maldonado, planteó que son los hechos los que determinan la causa y no al revés, como sucede actualmente en el expediente. Heredia recordó otros casos en los que, la misma Sala IV, había apelado a la “desaparición forzada” por el hecho de que estaban involucradas en el crimen las fuerzas represivas del Estado, como en el caso de Walter Bulacio. En ese sentido,  insistió en el hecho de que Santiago desapareció y murió tras una avanzada represiva de Gendarmería nacional. Hasta el momento, el juicio por la muerte de Santiago se encuentra separado en diferentes causas, lo que, como marcó la abogada Liliana Alaniz, de la Asociación de Profesionales en Lucha (Apel), aporta a la impunidad, ya que se desentiende la operación represiva sobre la Ruta 40 y el ingreso violento e ilegal en el predio del Pu Lof de las causas de muerte del joven.

A su vez, Heredia planteó –como ya lo había hecho en instancias previas- la necesidad de que se convoque a un equipo de investigación independiente con técnicos de diversas áreas para realizar las pericias faltantes para determinar cómo y cuándo murió, poniendo de relieve que hasta el momento la investigación ha estado en manos de los mismos acusados: el Ministerio de Seguridad.

Sergio Maldonado denunció el accionar de la fiscal Silvina Ávila, que actuó durante todo el caso como parte defensora, las irregularidades a lo largo de la investigación y la falta de respuestas que aún hay en el caso, así como el hostigamiento y persecución que sufrió él y su familia por parte de quienes debían investigar los hechos durante el tiempo que su hermano estaba desaparecido y hasta el día de hoy. “Simplemente queremos saber la verdad de cómo murió Santiago”, sostuvo Sergio.

También estuvieron presentes y en el mismo sentido presentaron sus peticiones ante los jueces los y las abogados/as del Centro de Estudios Legales y Sociales –que refutaron los dichos de los abogados defensores-, de Asociación Profesionales por los Derechos Humanos y de Asociación Ex Detenidos Desaparecidos. Entre el público presente, en apoyo a la familia de Santiago Maldonado, estuvieron madres de Plaza de Mayo línea fundadora, militantes y dirigentes de diferentes organizaciones políticas y sociales, referentes de la lucha por los Derechos Humanos y decenas de personas que acompañan la lucha por verdad y justicia.

Los gendarmes

A su turno, intervinieron los abogados defensores de Gendarmería Nacional, en la línea en la que por su parte habían apelado el fallo de noviembre de la Cámara de Comodoro Rivadavia: defendieron al gendarme Emanuel Echazú (único acusado), argumentaron que no había condiciones para reabrir la causa, que el fallo de reapertura era contradictorio, que no deben realizarse más pericias y que, por lo tanto, debe volver a archivarse -como había hecho el juez Gustavo Lleral.

La audiencia fue demostrativa. Las y los abogados querellantes plantearon la necesidad de que se encuadre el crimen de Santiago Maldonado en el contexto de los hechos: una avanzada represiva, ilegal y que la separación de los hechos desentendiendo un acontecimiento de conjunto es una maniobra que aporta a la impunidad. Gendarmería Nacional y sus autoridades políticas demostraron que su objeto no es que se avance hacia el esclarecimiento de los hechos sino que el juicio se cierre, en defensa de la impunidad para la fuerza de seguridad.

Por una movilización independiente

Minutos antes de la audiencia por este caso, tuvo lugar otra, que ilustra sobre la persecución a la comunidad mapuche. Fue en el marco de la causa armada contra Moira Millan por parte de la fiscal Silvina Avila y el juez Guido Otranto, que la acusan por extorsión por haber ido al juzgado a pedirles una reunión. Ello, porque su comunidad había sido violentamente allanada por disposición de Otranto, cuando atendía en la causa de Santiago. La abogada de Millan demostró con videos y audios que se trata de una acusación plagada de racismo, que solo busca alimentar la campaña de criminalización a los mapuche.

La lucha por justicia por la muerte de Santiago Maldonado sigue adelante y deberá superar las trabas y maniobras políticas y judiciales, más todavía cuando la causa ha quedado sin juez, luego de que tanto Lleral como el juez Hugo Sastre se declararon prescindentes. El camino para arrancar a la Justicia y al poder político que avance la investigación, se esclarezcan los hechos y, finalmente, se condene a los responsables políticos y materiales de la muerte de Santiago Maldonado, es reforzar la movilización independiente.

Compartir

Comentarios