fbnoscript
10 de diciembre de 2019

Primer proyecto de Patricia Jure: prohibición de despidos y suspensiones en la industria hidrocarburífera

Horas antes de asumir formalmente la banca como diputada provincial neuquina del Frente de Izquierda, la dirigente del Partido Obrero, Patricia Jure,  presentó un proyecto de ley que estipula la prohibición de despidos y suspensiones por 180 días para los compañeros que trabajan en la industria petrolera, gasífera y de Uocra yacimiento. La iniciativa tuvo un fuerte impacto en los medios, y La Mañana de Neuquén, uno de los principales diarios de la región la tituló, “El FIT busca frenar los despidos en el sector petrolero”.

El proyecto, que además estipula la retroactividad en la prohibición de los despidos al mes de octubre, es más pertinente que nunca. Desde ese mes vienen produciéndose suspensiones “por goteo” que se han convertido en masivos, con la llegada de 600 telegramas de despido y las 1.800 suspensiones. Las principales operadoras de servicios tienen más despidos en carpeta, entre ellas Halliburton, Baker y Calfrac. Por su parte, Schlumberger no ha cumplido con la reincorporación de los compañeros que dicta la conciliación obligatoria.

El sindicato de petroleros privados, fiel a su historia de entregas, está dejando pasar los despidos. Recientemente su secretario general Guillermo Pereyra reclamó el funcionamiento de la mesa de Vaca Muerta (donde actúan los gobiernos provincial y nacional, las empresas y el sindicato) para discutir su propuesta de… adelantar las vacaciones para los obreros (¡!), en virtud de que el parate en la actividad tiene para largos meses.

El llamado “boom de Vaca Muerta” que se desarrolló en los últimos dos años y medio se basó en tarifas dolarizadas que sirvieron para echar leña a los tarifazos, descomunales subsidios a las empresas y una reforma laboral en el convenio que se cobró la vida de 8 obreros y decenas de mutilaciones. Ahora, ante el cuadro de parate, se discuten las salidas. Las empresas reclaman un esquema de ‘offshorizacion’ que les dé la libertad de girar dividendos, un “dólar petrolero” y una nueva reforma laboral que permita imitar el modelo sindical chileno, con convenios por empresas. La designación al frente de YPF de Guillermo Nielsen apunta en esa dirección.

Por el contario,  la orientación que levanta el Partido Obrero expresada en el proyecto apunta al rescate de las familias trabajadoras y no a las petroleras. Planteamos la defensa de todos los puestos de trabajo, la apertura de los libros contables de las empresas y el reparto de las horas de trabajo sin afectar el salario, que en los hechos significa anular la adenda flexibilizadora que se impuso en el sector.

Concebimos a este proyecto como una herramienta de lucha. Por ello, nuestro partido realizará este sábado 14 una agitación, llamando a rechazar los despidos y levantando la consigna de nacionalización de la industria energética bajo gestión de los trabajadores.

Compartir

Comentarios