fbnoscript
10 de diciembre de 2019

Censura en la UBA: nuestra intervención en el Consejo Superior

Las palabras de Juan Winograd, de la UJS-PO, ante la proscripción votada al humorista Langer en una revista de Ciencias Sociales.

El miércoles 27 de noviembre, como parte de la guerra de camarillas que está sacudiendo a la Facultad de Sociales, el bloque radical-peronista que dirige la Universidad de Buenos Aires presentó un proyecto repudiando las ilustraciones de Sergio Langer en una revista de la facultad, Espoiler, y llamando a “retirarlas” –que finalmente fue aprobado en la votación.

Los consejeros kirchneristas se abstuvieron en la misma, incluida la propia decana de Sociales, Carolina Mera. El único voto en contra fue el del consejero estudiantil de la UJS-Partido Obrero, Juan Winograd. A continuación, reproducimos su intervención, extraída del acta taquigráfica de la sesión.

Primera intervención

Ocasiones como esta no se dan todo el tiempo, así que vamos a aprovecharla, porque hoy un marxista les va a dar clase de liberalismo político.

​Realmente, estoy impresionado. ¡El proyecto que presentan Yacobitti [Emiliano, vicedecano radical de la Facultad de Ciencias Económicas], Marín [Ezequiel, consejero estudiantil de Nuevo Espacio] y compañía es de un cinismo total! ¡En nombre de la libertad de expresión nos llaman a censurar una revista académica! ¡En nombre de la libertad de expresión nos llaman a censurar una revista que, tal como se ha dicho acá, hace uso un recurso histórico -que ha tenido un impacto muy fuerte, incluso, en la lucha política y social- como es el humor gráfico y el humor político! ¡De ninguna manera podemos aceptar este proyecto que ha sido presentado hoy!

Marín decía recién que son ilustraciones de mal gusto. ¡Ahora parece que para que un trabajo académico se pueda publicar tiene que ser del gusto de Marín! ¿Qué es esto? ¿Quién es Ezequiel Marín para juzgar qué publicación es de buen o de mal gusto? Dicen que la bandera de Brasil, con una frase de Auschwitz, naturalmente puesta en relación al actual presidente de Brasil, ofende a los brasileños. Miren: a mí me ofende Bolsonaro; me ofende su actitud contra las mujeres. ¡A mí me ofende Bolsonaro armando un golpe de Estado en Bolivia, no esa foto que es un recurso de comunicación, un recurso político para hacer una denuncia! ¿Cómo vamos a censurar una revista porque denuncia algo de una manera que no nos gusta? ¿Eso es la Universidad de Buenos Aires? ¡No, de ninguna manera vamos a aceptar esto!

​Quiero advertir además, para el que no lo sabe, que el ilustrador Langer es descendiente de sobrevivientes de Auschwitz. Es decir que dudo mucho que el ilustrador quiera hacer, tal como se dice acá, ¿cuál fue la palabra que usaron?, una “banalización” del Holocausto, ya que es alguien que lo sufrió en su historia familiar. Es evidente que es un recurso que puede ser mejor o peor, ¡pero cómo vamos a censurarlo, encima, en nombre de la libertad de expresión! ¿Esto quieren que votemos? El día de mañana, además, con el mismo argumento, se censura cualquier cosa: una foto crítica contra el rector de la Universidad, un texto crítico contra tal o cual hecho que, a las circunstanciales autoridades de la Universidad o del Consejo Superior, no les gusta y dicen “esto no se puede publicar”. ¡No! ¡No vamos a convalidar eso de ninguna manera, de ninguna manera! Nosotros sí defendemos la libertad de expresión, y debemos actuar en consecuencia.

​Quiero colocar un tema más, porque realmente me parece que la hipocresía en estas cosas es muy grande. Imagino que muchos de los firmantes actuales de este proyecto han puesto en sus muros de Facebook o en sus cuentas de Twitter, en su momento, Je suis Charlie Hebdo, cuando fue el atentado criminal contra la revista francesa que hacía tapas muy parecidas a las que mostró recién Ezequiel Marín acá. Seguramente, ustedes reivindicaron el papel de esa revista… [Varios consejeros hablan a la vez] …como reivindicamos el papel de la revista Humor, el papel de la revista Caras y Caretas, que combatían la dictadura militar, que a partir del humor político sobre este tipo de cosas jugaron un papel importante en la defensa de las libertades democráticas y derechos de nuestra población. Y ahora, lo mismo que en su momento, se han colocado en el lugar del censurador, de determinar “esto no se puede publicar”: ¡de ninguna manera!

Nosotros rechazamos este proyecto y defendemos dentro de la Universidad de Buenos Aires, y fuera también, la más amplia libertad de expresión y que la Universidad no puede determinar qué investigación, qué publicación financia o deja de financiar, en función de un posicionamiento político o ideológico; nada más.

Segunda intervención

Simplemente dos reflexiones, porque hemos discutido mucho.

​Primero, una cuestión como para tomar nota de que todo debate es político. Me acordaba recién que hace unos meses –bah, el año pasado- cuando un funcionario de la Facultad de Medicina, creo que era el Secretario Académico, fue al Congreso de la Nación en ocasión del debate de la legalización del aborto, y comparó la legalización del aborto con la desaparición forzada de personas. ​Creo que al día siguiente hubo Consejo Superior. Yo vine e hice una propuesta muy sencilla: que este Consejo Superior se posicione aclarando que esa no es la posición de la Universidad, que el señor -¿Reyes Toso era?- podía decir lo que quisiera pero que la posición de la Universidad era a favor de la legalización del aborto. Esa fue la propuesta que yo hice. Y en ese momento, quienes hoy dicen que no se puede utilizar la palabra “nazi” porque no sé en qué apología figuraremos, me acusaron a mí de fascista.

​Entiendo que era una propuesta similar a lo que plantea hoy el vicedecano de Ingeniería. Advertimos que esta no es la posición de la Universidad. No es lo que ustedes votaron hoy acá. Ustedes votaron hoy acá sacar las fotos que están publicadas en una revista de la Facultad de Sociales. Si eso no es censura, no sé cómo llamarlo. ​La idea de que no hay censura porque algo pudo ver la luz y después se lo censuran, bueno, es muy torpe pensar que eso no es censura.

​Y la decana Mera, a pesar de que se abstuvo, ya ha aceptado que se va a someter a la decisión de este Consejo Superior y va a quitar las fotos que, en todo su derecho, publicó un ilustrador en una revista de la Facultad.

​Entonces, son dos planteamientos muy distintos de la cuestión. Acá no es que se aclaró: bueno, la posición de la Universidad es esta, y no compartimos el uso de la simbología o lo que fuera. ¡No! Acá se votó censurar una publicación académica de una de nuestras Facultades. Y lo rechazo abiertamente.

​Y quiero decir algo más. Porque en varias alocuciones que se hicieron acá, donde se trató de plantear como que el nazismo está más allá de lo humano, creo que se incurre en un riesgo muy grave. Porque el nazismo es fruto de la Humanidad. Y es fruto –creo yo- en particular del sistema capitalista. Entonces, hay un riesgo de canonizarlo, de canonizarlo en lugar de enfrentarlo. ​Entonces, de repente parece que cuando hay un hecho fascista, por ejemplo una autoproclamada presidente de Bolivia llama a quemar la bandera Wiphala, no podemos denunciarla como fascista porque haríamos apología. ¡Es de locos! ¿Cómo nos van a prohibir la utilización de aquello que, efectivamente, es identificado por la población como algo a lo que no queremos volver, como un agravio a los derechos humanos y a la vida de las personas para denunciar aquellos hechos que van en ese sentido? Si no, parecería que el nazismo es un canon que está lejos y no se puede tocar. Y no es cierto; el presidente de Brasil tiene acciones y discursos fascistas que yo quiero denunciar. Y saludo que se utilicen todos los recursos a nuestro alcance para vencer eso porque no queremos eso.

Me parece que hay una visión muy estrecha cuando se piensa que el uso de cualquier cruz esvástica es una apología del nazismo y cuando no se puede entender que hay una denuncia y que hay justamente un combate contra el nazismo y el fascismo, lo que naturalmente implica mencionarlo. Porque no podemos combatir algo si consideramos que no existe, que es algo que está más allá de lo humano y que no tiene ninguna entidad.

Así que simplemente quería hacer esa reflexión. Nos veremos en la próxima sesión.

Compartir

Comentarios