fbnoscript
11 de diciembre de 2019

Asunción de Schiaretti: la unidad del ajuste y la deuda

El gobernador cordobés reelecto instó a los “consensos”, con los que buscará volcar la crisis sobre el pueblo

Juan Schiaretti voló a Córdoba para su propio acto, luego de haber compartido palco con Duhalde, Menem y los gobernadores del PJ en la asunción de Alberto Fernández. El dato no es menor ya que, en la contienda presidencial, su fuerza Hacemos por Córdoba había ido con lista corta, y meses antes había defendido -en la campaña que lo colocó nuevamente al frente del ejecutivo- una provincia ´blindada´.

Ahora las cosas han cambiado: el discurso de Schiaretti estuvo atravesado por la necesidad de establecer consensos y “trabajar junto al gobierno nacional para salir de la crisis”. En un escenario convulsivo, de fuerte crisis económica y una tendencia a la movilización en Latinoamérica, el mandatario es consciente de la necesidad de una coalición para hacer pasar el ajuste. Él mismo reconoció que el 60% de los votos que consiguió no son la excusa para “caer en una arbitrariedad”. Nadie tiene la vaca atada.

En esa misma línea, y en consonancia con el discurso de Alberto Fernández, Schiaretti se refirió a la deuda como uno de los problemas centrales. En un primer pasaje se ufanó de aprovechar los créditos baratos cuando el mercado estaba abierto, en clara referencia a la inviabilidad del crédito en la actualidad. Luego, retomó el tema para ratificar categóricamente que Córdoba va a honrar lo prestado. Lo cierto es que la ´viveza´ financiera de su gestión es verso: la deuda en Córdoba es totalmente parasitaria, habiendo crecido, por su alto componente en dólares, alrededor de un mil por ciento desde el 2016. Actualmente ronda los 200 mil millones de pesos, un monto casi equivalente al presupuesto del corriente año.

En ese cuadro, los “consensos” defendidos son la unión del espanto, con la crisis de Chubut todavía fresca. El rechazo al presupuesto macrista que anunció Alberto Fernandez dejó el presupuesto local como una hoja al viento; todo dependerá de las condiciones de reestructuración de la deuda. La prioridad serán los acreedores y especuladores.

Ajuste

Schiaretti aseguró que no había visto anteriormente “un ciclo tan largo, de ya 20 meses, de recesión con alta inflación”. En ese escenario, el gobernador ya eligió a quién golpear: a un día del discurso trascendió que se recortarán los programas sociales Plan Primer Paso (PPP), el Boleto Educativo Gratuito (BEG) y los fondos para viviendas populares. A ello hay que sumar los aumentos de impuestos y servicios que se sancionaron hace unos días en la legislatura.

El gobernador no planteó nada para contrarrestar los despidos y las suspensiones que sacuden a Córdoba, una de las provincias con los índices de pobreza y desocupación más elevados. Son 150 los despidos de la molinera Minetti, cuyos trabajadores se mantienen en lucha, y cientos en las metalúrgicas y metalmecánicas. Como contracara, se mantienen los premios a las empresas con exenciones impositivas y otros beneficios. Lo mismo vale para los sojeros, que fueron los grandes ganadores en la discusión presupuestaria.

El gobernador se refirió largamente a la necesidad de incorporar mayor capacidad tecnológica en salud y educación, para ocultar que ambas áreas son en realidad castigadas con un recorte presupuestario para el 2020. Los docentes y los trabajadores estatales han perdido al menos 20% de sus salarios con paritarias a la baja que impulsó el gobierno con la complicidad de la burocracia.

Mujer

Remedando una medida de Alberto Fernández, Schiaretti anunció altisonante la creación del Ministerio de la Mujer. Más allá del fin demagógico, el gobierno nacional y el provincial han tomado nota de la fortaleza del movimiento de mujeres y maniobran para lograr su cooptación estatal.

No hay, sin embargo, progresividad en un ente burocrático impulsado por el PJ clerical. De hecho, al frente de la cartera asumiría Claudia Martínez, actual titular de la secretaría de Lucha contra la Mujer y Trata de Personas y responsable del vaciamiento del Polo Integral de la Mujer y del amedrentamiento a sus trabajadoras. La funcionaria ha sido cómplice de la obstrucción que el PJ por años mantuvo sobre la aplicación del aborto no punible al presentar una guía práctica y luego, presionar a la justicia junto al Portal de Belén. Sobre el cupo laboral trans que el PJ niega en la provincia y bloquea en el municipio, Martínez supo responder en una entrevista este año que es un riesgo “reducir el problema a un solo aspecto y sectorizarlo”.

“Es con todos”

Schiaretti cerró su discurso haciendo una arenga sobre “cuidarnos entre todos”. En la bolsa metió a trabajadores, sojeros y empresarios, pero claro, en la provincia los palos solo los reciben los trabajadores. Está en desarrollo un operativo de extorsión, sobre la base de una supuesta lucha común contra el descalabro económico, para postergar los reclamos urgentes del pueblo. Desde el Partido Obrera planteamos que la crisis la paguen los capitalistas y defendemos la independencia política frente al Estado. Ningún despido ni suspensión en la provincia, ningún recorte a los programas sociales ni al boleto educativo gratuito, plan de viviendas para generar empleo, salario igual a la canasta familiar y 82% móvil para los jubilados. Investigación y no pago de la deuda usuraria.

En esta nota:

Compartir

Comentarios