fbnoscript
12 de diciembre de 2019 | #1576

Trabajadores de Kimberly Clark reclaman ante las nuevas autoridades

Luego del desalojo violento, se movilizan al Municipio de Quilmes

La lucha de los trabajadores de Kimberly Clark que mantuvo la ocupación de la planta en Bernal durante más de 70 días, ha entrado en una nueva etapa.

El desalojo violento e ilegal realizado por la Policía Bonaerense comandada por Cristian Ritondo, durante la madrugada del Miércoles 4 y con armas de fuego, sacó a los trabajadores de ese lugar de fuerza, que era la ocupación de fábrica, conquistado con enorme esfuerzo y una organización de años, por un lado, pero proyectó nacionalmente el conflicto y el reclamo de los trabajadores. El impacto mediático del desalojo contra estos trabajadores que reclaman por sus puestos de trabajo y el sostén de sus familias tuvo por base la enorme solidaridad de vecinos y trabajadores, y organizaciones políticas y sociales que, a lo largo del conflicto, se fueron acercando a la ocupación. El corte de la autopista 25 de Mayo horas después del desalojo, cuando ya habían liberado a los papeleros y militantes de organizaciones solidarias que estaban acampando, tuvo también un fuerte impacto en los medios. Acompañados con una enorme columna del Polo Obrero y el frente de lucha piquetero, la solidaridad de clase entre ocupados y desocupados potenció la lucha de los papeleros de Kimberly Clark que luego del desalojo siguen firmes y de pie.

Cambia el Gobierno, sigue la lucha

Luego de las elecciones generales de octubre, los trabajadores de Kimberly reclamaron a los funcionarios próximos a asumir que se conforme una mesa de trabajo, para comenzar la elaboración de un plan productivo. Demostrando que los papeleros tenían la convicción de poder trabajar en esta planta que la multinacional yanqui había decidido cerrar aquel 26 de septiembre, los obreros pusieron en marcha la fábrica, produciendo rollos de papel de cocina e higiénico, para donar a escuelas , comedores, y hospitales que estaban desabastecidos por el propio Estado. 

Algunas reuniones con funcionarios que asumieron recientemente como el Ministro de Producción bonaerense Augusto Costa y asesores de Mayra Mendoza, intendenta de Quilmes, no han tenido continuidad ni respuestas concretas hasta el momento. Ahora, que ya han asumido los cargos públicos, los papeleros han resuelto en asamblea realizar una movilización al municipio de Quilmes este viernes 13 a las 10 de la mañana para solicitar que los reciban y que se conforme la mesa de trabajo. Reclamarán también que se protejan las máquinas ante un probable vaciamiento por parte de la empresa, y la derogación de las imputaciones contra 11 trabajadores por usurpación. 

La patronal había llevado el conflicto al terreno penal, realizando denuncias por usurpación de la propiedad privada, cuando fue la empresa quién desarrolló una deliberada política comercial que condujera al cierre, despidiendo a 200 trabajadores, que ocuparon en defensa de sus fuentes laborales. La empresa hizo una fuerte presión sobre la justicia, para que realice el desalojo antes del cambio de gobierno. El rol de la Secretaría de Trabajo en las 6 audiencias que se realizaron fue de desgaste de los trabajadores, sin ofrecer ninguna salida. La Federación papelera, por su parte, dejó pasar sin lucha alguna este cierre y el de 6 papeleras más en estos dos últimos meses, jugando un papel central en el aislamiento de esta lucha que se mantiene firme ante todo.

Vamos adelante compañeros, esta lucha sigue.

Compartir

Comentarios