fbnoscript
16 de diciembre de 2019

General Conesa, Río Negro: movilización contra abusos sexuales en colegio religioso

Iglesia, gobierno y justicia, al amparo del abusador

A fines de octubre pasado, la comunidad de General Conesa, pequeña localidad rionegrina, se vio conmocionada por más de veinte denuncias de abusos sexuales por parte de un profesor de Educación Física en el Jardín de Infantes del colegio María Auxiliadora. La institución educativa intentó evitar que las denuncias trascendieran, minimizando los hechos e incluso permitiendo que el docente acusado siguiera en sus funciones.

Cuando -pese a sus esfuerzos- las denuncias y los reclamos de los padres ganaron la calle, desde el colegio se llamaron al más absoluto silencio, contrariando incluso todos los protocolos de intervención recomendados nacional e internacionalmente. El mismo silencio adoptaron las autoridades provinciales.

El colegio Hijas de María Auxiliadora de la Congregación Salesiana tiene más de 100 años de actividad en la localidad rionegrina, donde ha actuado a lo largo de toda su historia como instrumento ideológico de penetración de las ideas clericales (por ejemplo, impidiendo el cumplimiento de la ESI, según denunciaron los propios padres y madres de los alumnos).

La gota que rebalsó el vaso

Por intervención de la Justicia provincial, el abusador fue trasladado a la ciudad de Viedma, donde fue procesado. El pasado jueves, el juez Favio Corvalán le otorgó el beneficio de cumplir la prisión preventiva en su domicilio en la ciudad de Viedma, con una pulsera electrónica de seguimiento satelital como único resguardo.

Fue la gota que colmó el vaso, la que despertó la indignación de familiares y vecinos de las niñas abusadas. Con el objetivo de repudiar la decisión judicial, más de 100 vecinos y familiares realizamos una marcha por la avenida principal hasta el colegio donde se produjeron los abusos. En la puerta se realizó un breve acto en el que se leyó un documento de denuncia de los familiares y se expresó el apoyo de la comunidad rionegrina.

Un defensor a medida

Quien defiende al profesor abusador es el abogado Argentino Hermosa, ex comisario de la policía de Río Negro. Hermosa era Jefe de la Regional 3a. en Bariloche el 17 de junio de 2010, cuando acontecieron los crímenes del Alto. Ese día, una movilización popular en repudio del asesinato de un joven a manos de la policía provincial, en un sonado caso de “gatillo fácil”, fue baleada por la misma policía comandada por Hermosa, que provocó la muerte de dos jóvenes -Nino Carrasco y Sergio Cárdenas-, y resultaron heridas otras catorce personas.

Por estos hechos, Hermosa fue llevado a juicio y exonerado de la policía. Durante su proceso, estudió abogacía y hoy ejerce en el foro viedmense.

La justicia provincial había aplicado cuatro años de prisión efectiva a Hermosa, con el adicional de ocho años de inhabilitación para ejercer cargos que impliquen el uso de armas, por ser coautor, junto con su jefe máximo Víctor Angel Cufré, también policía y secretario de Seguridad, y Jorge José Villanova, titular de la Jefatura provincial, de los asesinatos y las heridas en “la represión con armas de fuego masiva contra jóvenes de los barrios populares que protestaban por el asesinato de un adolescente a manos de otro policía” (https://www.elcohetealaluna.com/lobo-esta/, 8/12/2019)

Redoblemos la movilización

La complicidad y el amparo brindado a los abusadores desde los distintos sectores de poder, nos obligan a redoblar la movilización en las calles, a seguir exigiendo la prisión efectiva de los responsables, la inmediata implementación de medidas de protección a los afectados, el acceso a la información, la asistencia psicológica a niños y niñas abusadas y a sus familias, la implementación de la ESI para reforzar la prevención y la separación de la Iglesia del Estado.

En esta nota:

Compartir

Comentarios