fbnoscript
16 de diciembre de 2019

Mendoza: el gobierno desconoce la paritaria de educación y se prepara para ir por todo

Tras las grandes movilizaciones del 26 y 29 de noviembre, preparemos el paro de no inicio de clases.

Los trabajadores de la educación de Mendoza vienen dando una importante lucha, luego de que los suplentes (más de 10 mil en toda la provincia) se enterasen de que cobrarían sus sueldos de noviembre en enero y el aguinaldo recién en febrero.

La equiparación con los titulares, que cobran al día, había sido establecida en la paritaria; con el incumplimiento de la misma, Alfredo Cornejo termina su mandato como gobernador como lo había comenzado: con un ataque a los trabajadores de la educación.

Este golpe del gobierno tuvo una reacción en las escuelas, que protagonizaron dos movilizaciones en una semana (los días 26 y 29) con más de 2 mil trabajadores y trabajadoras en la calle. Este nivel de convocatoria vino a romper con la parálisis del Sindicato Único de Trabajadores de la Educación (Sute) durante prácticamente todo el año.

La deliberación en el gremio

En las asambleas de delegados realizadas en la seccional de Las Heras y en la asamblea de Godoy Cruz-Luján (conjunta), se deliberó sobre la necesidad de volver a discutir en las escuelas el paro como herramienta de lucha frente a los atropellos del gobierno, y elaboraron un pronunciamiento público del cuerpo de delegados, para impulsar nuevamente la medida en los mandatos a plenario.

Como consecuencia de esta iniciativa, en el plenario departamental de Las Heras el 50% de las escuelas asistentes llevó en su mandato el “No Inicio 2020”. Si bien el estatuto impuesto por la Lista Celeste y aún en vigencia exige tres cuartos de los mandatos para validar el paro, este porcentaje marcó una fuerte disposición de las escuelas para volver a organizarse.

La reacción en las escuelas y en las calles fue un cachetazo de realidad para el mensaje desmoralizado de la mayoría de las agrupaciones de la conducción. A esta altura es claro que la base de la parálisis del sindicato fue la firma de un acuerdo paritario sin trabajadores en las escuelas y a la baja, como queda a la vista de contrastar bonos de sueldo de un año al otro.

El Sute tiene que ir contra el Pacto Social que las burocracias peronistas le firmaron al gobierno nacional, y que las agrupaciones que son parte del Frente de Todos (Celeste, Azul-Naranja y la 4 de abril del PCR) vienen intentando llevar adelante en el sindicato. Esta tregua ya la vienen impulsando otros sindicatos de la provincia en beneficio de Cornejo y ahora de su sucesor Rodolfo Suárez, como ATE (estatales), Judiciales y Ampros (Salud). Los trabajadores no tenemos por qué hacer “sacrificios” para garantizar al gobierno nacional y provincial los acuerdos con los acreedores internacionales y sus negocios.

Las movilizaciones que hubo en respuesta al gobierno muestran que hay una reserva de lucha en las escuelas cuando se encuentran con un sindicato que muestra disposición a enfrentar al gobierno. Urge la necesidad de romper con las estructuras burocráticas que nos dejó la Lista Celeste; hay que plantear mecanismos para volver a los plenarios de delegados de base de toda la provincia. Vamos a una fuerte deliberación de toda la base de los trabajadores de la educación para preparar el no inicio 2020, por nuestro salario, condiciones laborales, la defensa de la educación pública y todos nuestros reclamos.

En esta nota:

Compartir

Comentarios