fbnoscript
17 de diciembre de 2019

Tucumán: Abajo los despidos en el Ingenio Fronterita

La carta de un trabajador cesanteado
Por Corresponsal

Mientras el gobierno anuncia un decreto que establece la doble indemnización para despidos sin causa, este ingenio tucumano ubicado en la localidad de Famaillá avanzó con (hasta ahora) cuatro despidos injustificados. Esta acción patronal se da en el marco del intento de cierre de dos ingenios (San Juan y Santa Bárbara) y despidos en el ingenio Bella Vista. Mientras los industriales azucareros negocian con el gobierno nacional y provincial para obtener más beneficios impositivos y nuevos cupos de bioetanol, avanzan con los ataques a los trabajadores con la complicidad de Fotia y los sindicatos de fábrica. Desde el Partido Obrero Tucumán nos solidarizamos con los compañeros e impulsaremos medidas de lucha para revertir los despidos.

Reproducimos la carta de José, trabajador despedido.

Durante 10 años presté servicios como trabajador en el ex Ingenio ''la Fronterita'', 3 de ellos en su antigua fraccionadora de azúcar y los restantes como mecánico de turno en la sección de la guardia mecánica donde hasta en la actualidad jamás llegué al igual que la mayoría de mis compañeros de sección a conseguir la correspondiente categoría con respecto al puesto que desempeñaba. Con la firma José Minetti a la que pertenecía el ingenio atravesamos situaciones sumamente arbitrarias y abusivas ya sea por los malos tratos a los que éramos sometidos los obreros, la falta de pago de los salarios así como el trabajo en negro a los que éramos sometidos por la ''necesidad'' misma de la que éramos sujetos la mayoría con cargas de familia. Muchos por estas cuestiones decidieron permanecer en silencio por miedo a las represalias que pudieran llegar a sufrir y pocos al igual que yo, decidimos manifestarnos y repudiar estas situaciones sabiendo lo que podíamos llegar a padecer pero confiando en las garantías y derechos de la legislación vigente. Lamentablemente no fue así, el peso y la tiranía del poder siempre pudo más y una vez más fuimos perseguidos y relegados al silencio y la falta de trabajo. Claro es bien que la empresa siempre supo utilizar los argumentos validos para salir siempre ''limpia'' y airosa a favor de ellos. Tengo esposa y somos padres de tres hermosos niños, gracias a Dios y a la Virgen nunca les faltó nada, siendo trabajador de temporada debía atenerme a las condiciones que mencioné o de lo contrario no tendría el tan bendito ''trabajo para el verano'', era eso o la calle. Mi tenacidad me llevó a lo segundo y fue así que fui desenvolviéndome en múltiples tareas para poder llevar el sustento a mi hogar, trabajando en el Ingenio solo en su periodo de zafra ya que mi situación contractual solo me amparaba en ésta época. En el 2016 cuando atravesábamos uno de los momentos más críticos en materia de finanzas ya que el pago de los sueldos se había atrasado considerablemente y el panorama de la empresa era bastante desalentador, el Ingenio fue adquirido por accionistas mexicanos pertenecientes a Arca Continental y pasamos a formar parte de la firma Salta Refrescos. Cuando ellos llegaron con sus ''políticas'' empresariales nos generaron las mejores expectativas para nuestro futuro laboral haciendo referencia fundamentalmente a la parte trabajadora manifestando que nosotros siempre seríamos para ellos la parte más importante y fuimos muchos los que vimos en ellos la esperanza de un ''cambio'' para mejor. Una de las condiciones para que se concretara la transacción entre las dos firmas fue que se mantuviera la continuidad de todos los trabajadores. Esto fue positivo hasta que en el periodo 2017 despidieron a dos de mis compañeros sin ningún justificativo. En el ámbito interno siempre supimos por que había pasado, es verdad, no había ninguna causa ya que eran excelentes en sus funciones, solo habían manifestado una disconformidad con respecto a sus haberes y la falta de categoría que por antigüedad en su puesto les correspondía. El silencio volvió a reinar y la parte sindical que se supone debía velar por nuestros derechos jamás dio ningún tipo de declaraciones. Lo peor es que a raíz de esto el miedo se volvió a apoderar de la gente. Entiendo que en esta gran Corporación existen líderes de la mas alta jerarquía empresarial que solo vienen de visita ocasionalmente pero ellos no están aquí y es muy probable que desconozcan lo que sucede ya que nuestros superiores locales se encargan de ''cubrir'' perfectamente lo que sucede internamente. Todos sabemos también que el sindicato perteneciente a F.O.T.I.A representado por Roberto Palina a nivel provincial y en Famaillá representado por Julio F. Rufino Jerez son una bazofia que no hicieron otra cosa mas que valerse de la necesidad de los obreros para alimentar sus propios intereses y ambiciones pues de lo contrario hubieren ejercido la potestad que les corresponde para velar por la seguridad de los obreros que despidieron inescrupulosamente. Una vez más la tiranía volvió a reinar y el desenlace de esta historia culmina con el despido hasta donde conozco de 4 personas más entre las que me encuentro yo. Esta vez todos con mujeres y niños. En mi caso me enteré primero de mi compañero Marcelo Alejandro Valdivieso papá del pequeño Lisandro que todos conocen y acompañan y a los dos días me enteré de mi situación así como la de dos compañeros más. En todos sin ningún tipo de justificativo. Como afiliado al sindicato exijo la inmediata intervención de todos sus miembros en el asunto con las mas desalentadoras esperanzas por su falta de competencia y profesionalismo ya que su actuar omiso lo evidencia garantizando la seguridad de que con los demás trabajadores no ocurra lo mismo y que por lo menos hayan tenido el descaro de manifestarme de frente ya que saben mi domicilio lo triste de mi situación cuando lo supieron perfectamente antes que yo. Basuras, menos que el excremento, quítense las caretas y demuestren realmente que no representan a nadie mas que a sus propios intereses. Mis valores y la dignidad de mi familia no tienen precio pero eso es algo que ustedes jamás van a comprender. Al señor Fernando Corso flamante Gerente General de ingenio Famaillá y al jefe de personal Isidro Antonio Pino les deseo que en estas fiestas no les falte motivos de que brindar ya que se dieron el gusto de dejar a nuestras familias en la calle. ¡Feliz Navidad!
José

En esta nota:

Compartir

Comentarios