fbnoscript
19 de diciembre de 2019

Schiaretti le allana el camino a la patronal de Molinos Minetti

Necesitamos la expropiación bajo control obrero para defender el trabajo y la producción.

La patronal de Molinos Minetti lleva casi medio año paralizando la producción y cuatro meses sin pagar salarios. La novedad más reciente ha sido el intento de desvincularse de la totalidad del personal de la planta alegando como causal de despido las medidas adoptadas por los trabajadores para reclamar el pago de los salarios atrasados. La patronal quiere desprenderse de los trabajadores, incluso sin poner un peso. Se trata de más de 100 trabajadores, con una antigüedad que va de 7 a 20 años. Para completar el cuadro, Minetti, siempre ligado a familias patricias de la provincia y dueña del ingenio “La Fronterita” en Tucumán, ha terminado presentándose en concurso de acreedores.

 

 

La cuestión a determinar es cómo se avanzó hasta esta situación sin la complicidad del gobierno de Schiaretti, quien ha apuntado a la derrota del conflicto dejando correr las medidas de la patronal y absteniéndose de intervenir por medio del Ministerio de Trabajo.

El gobierno de Schiaretti y la burocracia sindical, con la complicidad del kirchnerismo cordobés,  intervienen denodadamente para apretar a los trabajadores, planteando un rechazo total a la ocupación y a la puesta en producción de la planta. También intentan alejar a los trabajadores de la lucha y su vinculación con la izquierda y las organizaciones combativas. Apuestan a la dilatación y desmoralización mediante el pasilleo por ministerios y sedes sindicales, sin obtener resultado alguno. Se cansan de promover el “dialogo” ante la intransigencia de la patronal, con lo que producen el aislamiento y la desmovilización del conflicto. Mientras tanto el Ministerio de Trabajo se niega a cumplir su función de resolver la nulidad de estos despidos ilegales que atentan contra la normativa vigente.   

El gobierno le da la espalda al planteo de expropiación y reactivación de la planta, lo que se presenta única salida para los trabajadores frente a la propuesta de vaciamiento de la patronal. Esta molienda de granos tiene condiciones de sobra para producir eficientemente y abastecer de recursos al Estado para que satisfaga las necesidades populares en un escenario de crisis. Sólo el Estado provincial y nacional podría absorber la totalidad de la producción y destinarla a cubrir las necesidades de escuelas y comedores. 

A estas alturas sería un error depositar expectativas en que el reclamo de los trabajadores avance sobre la base de componendas con los aliados del gobierno y sus promesas. Sólo una dirección independiente del gobierno de turno, con el método de la acción directa, la democracia interna y el apoyo de todos los sectores explotados de la población, puede ser el camino para que los reclamos obreros lleguen a buen puerto. Los trabajadores de Minetti ya pusieron a prueba esta fórmula en el pasado y ganaron.

Está a la orden del día el planteo de expropiación de Molinos Minetti y su gestión bajo control de sus trabajadores. En la última asamblea obrera convocada por los trabajadores de Minetti la legisladora por el Frente de Izquierda, Soledad Díaz, ha puesto a disposición del conjunto de los trabajadores un “proyecto de expropiación sin pago y bajo control obrero” que puede ser enriquecido por los mismos trabajadores. Esta iniciativa legislativa, que tendrá que ser impuesta con la lucha, consideramos, es la mejor herramienta para que la fábrica vuelva a producir y para que ningún trabajador piedra ni uno sólo de sus derechos. Es fundamental que los trabajadores saquen las conclusiones necesarias y convoquen a un plan de movilización que reclame al gobierno la expropiación. 


 

 

Compartir

Comentarios