fbnoscript
20 de diciembre de 2019

El ingenio Fronterita despide sin causa y pone en riesgo la vida de un niño con discapacidad

Actúa en común con la burocracia de la obra social del sindicato.

En 2016 la empresa de capitales mexicanos Arca Continental (la segunda embotelladora de Coca Cola de Latinoamerica) compró el ingenio Fronterita en la localidad tucumana de Famaillá.

A pesar de las promesas de realizar planes de expansión, la patronal ha copiado rápidamente las costumbres de los industriales tucumanos. Falta de aportes a la obra social, amenazas y un régimen carcelario en la planta contra cualquier reclamo obrero.

En la última semana y a días de la Navidad, la empresa despidió (hasta ahora) a cuatro trabajadores.

Entre los afectados hay algunos compañeros que han sido impulsores de reclamos por mejoras en las condiciones laborales. Pero lo aberrante de la situación es que también han despedido a Marcelo, padre de Lisandro, un niño de dos años que sufre una discapacidad que exige costosos tratamientos diarios.

La patronal se suma así al ataque que sufrió el trabajador por parte de la Obra Social del Personal de la Actividad Azucarera (OSPAAT) que siempre se negó a cumplir con las prestaciones médicas y la entrega de insumos como leche y pañales. La familia de Lisandro tuvo que acudir a la Justicia para revertir este cuadro.

El vaciamiento de la obra social es fruto de los acuerdos espurios de la burocracia que dirige FOTIA con las patronales a las cuales les permite adeudar por meses las remesas que se descuentan a los trabajadores religiosamente. El peregrinar de los obreros y sus familias reclamando por atención es una constante.

A partir del despido de su papá, Lisandro tiene solo tres meses más de atención médica. Teniendo presente que los costos mensuales para su atención ascienden a $ 300.000 aproximadamente, es claro que su vida corre riesgo.

Su caso ha tenido repercusión pública y funciona una página de Facebook donde se ha ido volcando la solidaridad para exigir la reincorporación de los despedidos.

En medio de despidos generalizados de patronales que quisieron "adelantarse" al decreto de doble indemnización, la pelea para que se retrotraigan los despidos y Lisandro pueda seguir contando con la atención médica ya es una bandera popular y debe triunfar.

Este jueves hubo un corte del puente Lucas Córdoba por parte de los trabajadores del Ingenio San Juan a los cuales no se les pagó la deuda salarial y no saben si para el año entrante está garantizada la zafra. El reguero de conflictos azucareros plantea discutir un plan de lucha de conjunto.

Con la consigna de "Todos por Lisandro, Reincorporación ya, No a los despidos" se autoconvocó a una movilización para el lunes 23 a plaza Independencia a las 9:30 horas.

El Partido Obrero se juega a fondo por el triunfo de esta importante lucha y llamamos a movilizar masivamente.

En esta nota:

Compartir

Comentarios