fbnoscript
23 de diciembre de 2019

Mendoza: el gobierno de Suárez reprime la multitudinaria movilización y asegura que no vetará la reforma de la Ley 7.722

Las fuerzas policiales arremetieron contra decenas de miles de manifestantes, que se concentraban frente a la Casa de Gobierno para reclamar que quede sin efecto la habilitación de sustancias químicas contaminantes en la minería.

Una verdadera conmoción se vive en estos momentos en la provincia de Mendoza. 100 kilómetros fueron recorridos por una inmensa caravana popular, desde San Carlos hasta la capital provincial, para reclamar al gobernador radical Rodolfo Suárez que vete la reforma de la Ley 7.722, sancionada el viernes en la Legislatura para habilitar el uso de sustancias químicas contaminantes en la minería, como cianuro y ácido sulfúrico.

Más de 20.000 personas se concentraron así en la capital frente a la Casa de Gobierno, mientras se mantienen piquetes y movilizaciones a lo largo y ancho de la provincia, desde Lavalle al norte a General Alvear en el sur, al igual que en Rivadavia y en distintas ciudades, como la que cortó la rotonda de ingreso a San Rafael por la noche del domingo. Unánimemente se denuncia a los bloques del gobierno (Cambiemos) y del PJ-kirchnerismo que votaron esta ley antipopular. “Mendoza despertó”, rezan pancartas y banderas, asociando la marcha a la consigna de la rebelión chilena.

La masividad expresa una adhesión generalizada del pueblo mendocino, que rechaza esta ley en defensa del agua, un bien escaso en la provincia. Existe una conciencia popular sobre los efectos nocivos que tendría esta ofensiva minera (19 proyectos estarían en carpeta), que se reflejó en la notoria solidaridad que recogía la caravana a su paso, cuando los vecinos acercaban agua y aliento a los manifestantes. A su vez, los hashtags #ElAguaDeMendozaNoSeNegocia y #La7722NoSeToca eran trending topics en la red social Twitter.

Esta movilización popular fue recibida por el gobierno con un fuerte operativo represivo, que fue desplegado contra la concentración pasado el mediodía. En motos y a caballo, con gas pimienta y balas de goma, la policía persiguió a los manifestantes por varias cuadras. Los presentes destacaban que hacía años no se vivía una represión tan fuerte como ésta.

Previo a esta embestida, el secretario de Ambiente y Ordenamiento Territorial, Humberto Daniel Mingorance, brindó una conferencia de prensa para afirmar que no se vetará la ley y el gobierno seguirá adelante con la promulgación de la norma.

El repudio popular es tan grande que parte de los referentes políticos que expresamente habían respaldado la modificación ahora piden que no sea promulgada. El mayor ejemplo de este reacomodamiento es el presidente del PJ mendocino, Guillermo Carmona, quien la semana pasada apoyaba la reforma de la 7.722. Esta impostura contrasta además con el respaldo explícito que brindó Alberto Fernández a este avance de los pulpos mineros, cuando se reunió con el gobernador Suárez.

Toda la provincia se encuentra atravesada por esta rebelión. Al momento de escribir estas líneas una parte importante de la movilización se concentraba en el nudo vial, en el principal acceso a la ciudad de Mendoza.

 

[NOTICIA EN DESARROLLO]

Compartir

Comentarios