fbnoscript
23 de diciembre de 2019

No a las sanciones a les estudiantes de la Fuba

El rectorado de la UBA pretende suspender a estudiantes que se movilizaron contra el intento de fraude en la Fuba, a mediados del 2018.

Durante la semana pasada, se conoció la resolución del instructor sumariante de la Universidad de Buenos Aires (UBA), en la cual se aconseja la suspensión de dos estudiantes de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales y un docente de la Facultad de Ciencias Sociales, debido a una movilización al rectorado el 26 de junio de 2018, cuando e intentaba consumar un frauda contra la dirección de la Federación Universitaria de Buenos Aires (Fuba).

El fraude que fracasó

Esta movilización al rectorado de la UBA se realizó en repudio a la intervención y el intento de usurpación de la Fuba, luego de que el bloque de agrupaciones ligadas al rectorado- Franja Morada, UES, MLI y otras- realizaran un congreso fraudulento, el 23 de junio de 2018, incorporando delegados “truchos” para obtener quórum y proclamar una conducción propia, con el objetivo de que esta herramienta de organización del movimiento estudiantil quede en manos del rectorado y del gobierno de turno- en ese momento de Cambiemos-. 

El día de la movilización, la patota vinculada a la dirección del gremio de trabajadores  no docentes y  la policía, atacaron y reprimieron a les estudiantes dentro y fuera del establecimiento. 

Como respuesta a estos hechos, desde principios del 2019, las autoridades de la universidad iniciaron un sumario administrativo que será sometido a votación cuando se retomen las sesiones ordinarias del Consejo Superior. Esta medida, carece de sustento, ya que la propia resolución establece que los daños ocasionados a la universidad “no han podido ser atribuidos a de forma personal e individual a los sumariados”. A su vez, la elecciones posteriores habrían de convalidad a la dirección que el rectorado, y sus agrupaciones aliadas, intentaron deponer por medios fraudulentos, tirando por la borda la tentativa de apropiación ilegitima de la federación .

Este intento de avanzar en sanciones contra el activismo aparece como una medida de hostigamiento y disciplinamiento a la organización y al movimiento estudiantil y docente en su conjunto.

Organización estudiantil 

Históricamente les estudiantes nos hemos organizado en defensa de nuestros derechos y nuestras reivindicaciones. Este ataque del rectorado busca amedrentar esta organización, pretendiendo que el estudiantado no asuma un rol activo frente al avance de las políticas de privatización de la educación pública y los ajustes dictados al sector educativo.

Si prospera esta resolución marcaría un precedente nefasto que podrá ser utilizado en el futuro para perseguir, violentar y desarticular cualquier instancia de organización del movimiento estudiantil. 

Exigimos al rectorado y al Consejo Superior de la UBA que deponga esta resolución y que se quite de los legajos de les compañeres cualquier elemento que pueda dañar o afectar a sus carreras académicas.

Llamamos a toda la comunidad educativa a rechazar y a movilizarse, en febrero, a la sesión del Consejo Superior, contra esta resolución que busca domesticar a les estudiantes.

Compartir

Comentarios