fbnoscript
26 de diciembre de 2019

Universidad de La Matanza: abajo el ajuste, la persecución y el vaciamiento en Arquitectura

Más de 150 estudiantes autoconvocados se reunieron en Asamblea para organizarse ante los despidos encubiertos y en defensa de la cursada
Por Corresponsal

Docentes de la carrera de Arquitectura, encargados del área de Coordinación y de las asignaturas Proyecto y Forma, fueron “dados de baja” de sus cargos a través de un mail. Así lo comunicó la Mesa Académica denunciando también persecución política, que culminó en despidos, y falta de presupuesto para el desarrollo de los talleres que estructuran la carrera. El mensaje que recibieron los 5 docentes anunciaba el fin de sus contratos, sin previo aviso ni explicación alguna. Es importante destacar que defendían un proyecto pedagógico que apuntaba a la construcción social de la carrera. No es la primera vez que docentes y estudiantes nos enfrentamos a un hecho de persecución política por no acordar con las autoridades y el Rector. Este tipo de medidas arbitrarias deja en evidencia la falta de concursos para la asignación de personal y la habilitación de contratos cuatrimestrales que quedan a merced de las decisiones del Rectorado y las autoridades para recortar y ajustar el presupuesto universitario. 

La carrera se habilitó en la UNLaM en el año 2015, depende del departamento de Ingeniería y tiene, actualmente, una matrícula de aproximadamente 500 estudiantes. No cuenta con personal administrativo propio (el único que había fue despedido también), los salarios han sido reducidos a lo largo de estos años, algunos talleres fueron cerrados y los que permanecen no cuentan con el equipamiento adecuado y se ha dado de baja al sistema de pasantías ya que no se cumplía con los pagos. A estas medidas se le suma la persecución y la designación de dos empleados para realizar “rondas” de vigilancia y fotografiar el espacio asignado para los talleres y denunciar ante las autoridades el “mal estado”. Los mismos docentes que donaron la bibliografía de Arquitectura que se encuentra en biblioteca -ya que tampoco se ha destinado presupuesto para eso- son acusados y perseguidos mientras el Rectorado desmantela la Coordinación de la carrera sin dar aviso a los estudiantes, quienes recibieron una respuesta cuando se movilizaron al Departamento de Ingeniería e Investigaciones (DIIT) luego de la asamblea. 

Para defender la carrera es necesaria la unidad entre estudiantes y docentes.

Estos despidos encubiertos forman son el último escalafón de una serie de medidas que dejan en evidencia la falta de presupuesto para el desarrollo de la carrera de Arquitectura. Sin embargo, no es la primera vez que docentes de la Universidad son despedidos de sus cargos a través de un mail como respuesta de los intereses de las autoridades. Lo mismo ocurrió hace dos años en Medicina para frenar la organización sindical. En este sentido es importante remarcar que lo ocurrido en Arquitectura no es un hecho aislado, sino que responde al método con el que se realizan los contratos en la UNLaM en reemplazo de concursos que permiten la estabilidad del plantel de docentes. Dejar pasar este hecho solo deja abierta la posibilidad de que pueda repetirse en un futuro para volver a poner en riesgo la permanencia de la carrera. No se puede comprender la situación que están viviendo los docentes escindida de la que atraviesa la carrera en su conjunto, en primer lugar, porque forman parte de un mismo problema: en la Universidad de La Matanza las carreras acreditadas a la CONEAU, como es el caso de Arquitectura, se moldean en función de sus intereses y los de las autoridades. Esto quiere decir que las carreras sufrirán las modificaciones que estos sectores requieran en relación a los intereses que quieran defender y no en defensa de los estudiantes y sus necesidades. Por eso resulta fundamental defender la reincorporación de los docentes despedidos y la exigencia de un presupuesto que sirva para estructurar la carrera sin que esta corra riesgo, esta defensa debe ser colectiva y contundente. Se pone de manifiesto la necesidad de luchar por la implementación efectiva en la UNLaM del Convenio Colectivo de Trabajo (CCT) de la docencia universitaria, derecho fundamental que garantiza la estabilidad laboral y establece la carrera docente.

El rectorado inaugura su nuevo periodo pejotista con despidos

Antes de que Alberto Fernández ganara las elecciones del 27 de octubre, el rector Daniel Martínez ya planificaba su regreso al PJ. Y antes de que termine el año ya inauguró la nueva etapa de alineación con el Frente de Todos despidiendo a dedo a docentes sin dar explicación alguna.Tampoco ha elaborado una explicación para los estudiantes que, al no encontrar respuesta alguna tuvieron que auto convocarse en una asamblea y movilizar hasta el DIIT para exigir que los atendieran. 

Si bien la respuesta por parte de las autoridades fue que el Consejo Directivo de la UNLaM estaba deliberando cómo quedará conformada la nueva Coordinación y aseguraron que la carrera no corre riesgos, no está garantizado que el hecho no se vuelva a repetir, ya que el sistema de contratación seguirá siendo el mismo, y no hay certezas sobre el presupuesto que se destinará para la mejora de los espacios. Ante este panorama de incertidumbre el Centro de Estudiantes, alineado a la Juventud Universitaria Peronista, no ha emitido una sola palabra, ni tampoco se ha acercado a la Asamblea en solidaridad con los estudiantes. Una muestra más de la orientación anti estudiantil que defienden. 

Desde La Comuna UJS nos ponemos a disposición de estudiantes y docentes para defender sus derechos y la permanencia de la carrera como parte de la oferta académica de la Universidad. Nos espera un año de organización y de lucha colectiva en defensa de la educación pública.

Basta de persecución política a docentes y estudiantes.

Aplicación del Convenio Colectivo de Trabajo para los docentes de la UNLaM.

Defendamos un presupuesto para la permanencia de la carrera de Arquitectura.

En esta nota:

Compartir

Comentarios