fbnoscript
30 de diciembre de 2019

Ciudad de Córdoba: La “Emergencia Municipal”, una avanzada contra los trabajadores

Por Cintia Frencia Concejal Electa

Imponiendo su mayoría automática y en sesión extraordinaria, el PJ cerró el 2019 con la aprobación del proyecto de ordenanza que declara la “Emergencia Municipal” en la ciudad capital, por el lapso de un año. Fiel a su estilo, en un accionar alevoso, el PJ había ingresado el proyecto apenas 12 horas antes de la sesión. En plena sintonía con la Emergencia dictada a nivel nacional, esta ordenanza presenta un paquete de medidas que amplía los poderes del ejecutivo, a la vez que avanza contra los trabajadores municipales y vecinos. 

De esta forma, la ordenanza, que fue rechazada por la bancada del Frente de Izquierda, viene a complementar la aprobación de un presupuesto de ajuste, acompañado también por el radicalismo.

Con su aprobación, el intendente Llaryora se aseguró de disponer de los superpoderes necesarios para proceder a un “reordenamiento” de los proveedores, un paso necesario para reacomodar a sus propios asociados al frente de las concesiones de obras, bienes y servicios; y marchar hacia una “racionalización” del gasto público en áreas que no sean consideradas primordiales, un eufemismo utilizado para proceder al recorte presupuestario y de personal. 

Asimismo, la ordenanza autoriza la liquidación de bienes muebles o inmuebles que sean considerados “obsoletos”, y fija la adhesión a la ley provincial de modernización (8.836) mediante la cual se habilita la descentralización de bienes y servicios, abriendo las puertas para nuevos negociados en la Ciudad, esta vez bajo la dirección de Schiaretti.

Una vez más el PJ en nombre de una supuesta lucha contra la desocupación y el hambre, incluyó la creación de diversos programas, becas y planes sociales, donde los trabajadores más golpeados son empleados en negro a cambio de montos irrisorios. La perfidia es total siendo que hace apenas unos meses fueron los concejales del PJ que, por orden directa el intendente entrante, rechazaron en tres ocasiones la aprobación de la ordenanza que fijaba un cupo laboral trans del 3%. No es de extrañar, pues se trata del mismo gobierno que en la provincia facilita los despidos de las 150 familias de Molinos Minetti.

Para los municipales: despidos y congelamiento salarial

Sin duda, el espíritu de la ordenanza es proceder a un ajuste y dar carta blanca para renegociar la deuda municipal, pero su eje estructurarte es la liquidación de conquistas históricas de los trabajadores municipales. Entre las medidas dispuestas se prevé un régimen de retiros voluntarios, se habilita el pago de sumas en negro, a la vez que le da vía libre al ejecutivo para proceder a una “reestructuración de personal” pudiendo “suprimir” o “congelar” cargos que considere innecesarios.

Estamos frente a una declaración de guerra contra los municipales. Resulta imposible hablar de cargos innecesarios ante hospitales colapsados por falta de personal, el reclamo constante de los residentes por falta de pago frente a jornadas extenuantes de trabajo, la falta de profesionales en los dispensarios, la creciente precarización laboral de los docentes municipales que realizan trabajo ad honorem, etc. 

Sin duda, el régimen de retiros voluntarios viene a encubrir un proceso de despidos y de reducción de personal, que será suplido con la superexplotación de los trabajadores municipales y el congelamiento de su salario. Fue así como lo dejó plasmado en su informe de apertura de sesión un concejal del PJ al señalar que las sumas en negro están pensadas para cubrir las horas extras “que implican una enorme erogación presupuestaria para el municipio”.

El ataque es tan descarado que hasta la conducción PJ-radical del SUOEM (municipales) debió anunciar que recurría a la justicia de ser aprobada la ordenanza. El estado de alerta que recorre a los trabajadores municipales debe transformarse rápidamente en un curso de acción, fijando medidas de movilización para rechazar las medidas antiobreras fijadas, preservar hasta el último puesto de trabajo y defender férreamente el salario, una de las mayores conquistas de los municipales movilizados. 
 

Compartir

Comentarios