fbnoscript
3 de enero de 2020

Chile: se constituyó un comité de enlace por un partido revolucionario

Todo el mundo ha tomado nota de la profundidad de la rebelión chilena: las propias masas del país vecino, que reconocen en su propio despertar un cambio histórico y un punto de no retorno; el funcionariado político del Estado y los políticos del sistema, acosados por las funas populares (escraches); y la clase capitalista, que a través de la prensa nacional e incluso internacional, se expresa condenando el “inicio de la revolución” y reclamando el fin de la anarquía y el restablecimiento del orden.

Es que la rebelión popular no solo ha puesto en la picota al gobierno de Sebastián Piñera, sino que ha puesto en cuestión a todo el régimen social y político imperante en Chile y ha colocado en la mesa de discusión las reivindicaciones más acuciantes de las masas. Habiendo transcurrido más de tres meses de desatada la rebelión, ésta aún se mantiene latente, se avizoran nuevas alzas del movimiento durante todo 2020 y nuevos choques de las masas con el Estado y los partidos del régimen.

Pero en la misma medida en que se evidenció la hondura de la rebelión chilena y sus características revolucionarias, quedó expuesta la ausencia de un partido revolucionario en el país trasandino. Es decir, la ausencia de un partido que empalme con el sentir de las masas y se candidateé para liderar el proceso político en un sentido revolucionario. Una organización política con desarrollo nacional y con la suficiente audacia como para poder reagrupar a la vanguardia que lidera los numerosos contingentes de jóvenes y trabajadores protagonistas de la rebelión, detrás de un programa, en una fuerza política única.

De este problema político fundamental han tomado nota numerosos activistas y núcleos revolucionarios de distintos puntos de Chile. Y es por eso que el Frente Anticapitalista de Concepción, el Comité por un partido de trabajadores de Santiago y el Partido Obrero de Argentina han puesto en pie un Comité de Enlace, que cuenta además con adherentes en Valparaíso, en pos de avanzar en la estructuración de un partido revolucionario en Chile. El concurso del Partido Obrero en este proceso es consecuencia, por un lado, del pedido expreso realizado por el Frente Anticapitalista de Concepción, que cuenta con una extendida intervención política y social y que reconoce en el PO una coherencia revolucionaria y una gran capacidad organizativa. Y del otro lado, del internacionalismo del propio Partido Obrero, que envió más de una decena de misiones militantes a apoyar la rebelión, a aprender de ella y a colaborar con la puesta en pie de una organización revolucionaria.  

El método político para poner en pie este Comité de Enlace ha sido el único método posible para encarar una tentativa de este tipo: la elaboración de un documento político-programático. Es decir, un documento que traza una caracterización de conjunto y establece las principales líneas tácticas y estratégicas para intervenir en la rebelión chilena.

El documento del Comité de Enlace

En su punto inicial, el documento del Comité de Enlace, plantea que “una política verdaderamente revolucionaria en Chile solo es tal si está precedida por la consigna ‘Fuera Piñera’”. Seguidamente, plantea que “El ‘Acuerdo por la Paz y la Nueva Constitución’, firmado por los partidos integrantes de Chile Vamos, de la ex Nueva Mayoría y el Frente Amplio, y apoyado desde afuera por el Partido Comunista, representa una maniobra política para dar una salida institucional contra-revolucionaria”. De esta manera, el Comité de Enlace hace propia la consigna de las masas en lucha y en el mismo acto establece una delimitación de fondo con todo el arco político chileno, de derecha a izquierda.

El documento va a fondo en una delimitación cuando denuncia las maniobras institucionales de la izquierda parlamentaria, señalando que “La incorporación de la paridad de género, de una representación de los pueblo originarios y de los sectores independientes en esa Constituyente fraudulenta, tal cual lo reclama el PC y el Frente Amplio, no cambiaría su carácter reaccionario”. Y cuando señala que “La ‘acusación constitucional’ contra Piñera, impulsada por el PC y el Frente Amplio, no fue más que una maniobra de estas fuerzas para disimular su política de salvataje del gobierno y el régimen”.

En oposición a eso, el documento del Comité de Enlace plantea que “la huelga general indefinida es lo que hace falta para imponer la salida de Piñera”, y que “Una Asamblea Constituyente solo podrá ser realmente libre y soberana en tanto se haya impuesto la salida del gobierno y todas las instituciones del Estado que le han sido cómplices, y sea convocada por las organizaciones de las masas en lucha…”.

El documento avanza en una definición táctica importante cuando plantea que “El Comité de Enlace debe impulsar y participar en todas las instancias de frente único que se creen (se refiere a los órganos de auto-organización de las masas, como lo son las asambleas populares, territoriales, etc) siempre con una política independiente”. Para intervenir en esos organismos plantea la siguiente orientación: “Como Comité de Enlace denunciamos el ‘Acuerdo por la Paz’ y señalamos que abril queda lejos, que las necesidades de las masas urgen, que hay condiciones para luchar por el Fuera Piñera y por el salario, las pensiones, el trabajo y la vivienda”.

Finalmente, el documento recalca el proceso de recomposición del movimiento de masas y el alto nivel de maduración de la conciencia política de los explotados, lo que se refleja en la popularidad de la consigna “Fuera Piñera – Asamblea Constituyente”. Pero al mismo tiempo, destaca que en el movimiento de lucha “predominan fuertes tendencias espontaneístas y movimentistas, que reniegan de la necesidad de una dirección política revolucionaria. El Comité de Enlace promueve la superación de estas limitaciones como una tarea fundamental”. Y concluye señalando que “Con el objetivo de superar esta falencia, sobre la base de estos acuerdos políticos y programáticos, los miembros del Comité de Enlace iniciamos un proceso de militancia común, para confluir, en un período perentorio, en un congreso fundacional de una nueva organización de trabajadores, revolucionaria e internacionalista, basada en el verdadero centralismo democrático, para luchar por el gobierno de los trabajadores y el socialismo”. El documento concluye con un punteo programático de reivindicaciones transicionales.

El desafío

El documento no será, simplemente, el inicio de un “proceso de militancia común” entre las organizaciones firmantes del mismo. Será también un factor de reclutamiento, con el objetivo de reagrupar a los centenares de activistas y luchadores que se han destacado en todo el país como organizadores de la rebelión y que han roto definitivamente con los partidos patronales, particularmente con el Frente Amplio. Existen enormes condiciones para avanzar en esta dirección. Es, justamente, el desafío planteado.

En esta nota:

Compartir

Comentarios