fbnoscript
5 de enero de 2020

Vergonzoso comunicado del gobierno argentino frente al asesinato de Soleimani

Ni condena, ni denuncia de Trump

 El asesinato del general iraní Qassem Soleimani por una decisión directa de Donald Trump dio lugar a un comunicado del gobierno de Alberto Fernández que debe ser calificado, como mínimo, de vergonzoso. La cancillería argentina se las arregló para que en las 172 palabras que dieron a conocer nunca aparezca una condena al atentado y ni siquiera el nombre del “facho” Trump (ni el de EE.UU) cuando está claro que este ha actuado con total conciencia de que estaba desatando una escalada de violencia.

El comunicado exhorta “a las partes en conflicto a que dispongan las medidas que permitan contener la tensión y trabajar en pos de una salida pacífica y negociada que evite escaladas que pongan en riesgo la seguridad internacional” lo cual no es más  que una  impostura. Recordemos que el gobierno norteamericano se retiró del acuerdo nuclear firmado en su momento por Irán alegando un supuesto incumplimiento del gobierno del país persa, que jamás pudo probar y que fue cuestionado por los otros países firmantes, incluidos Francia y Gran Bretaña, socios de EE.UU. en la OTAN. A partir del retiro norteamericano, Trump ha puesto en marcha sanciones y represalias comerciales, diplomáticas y militares contra Irán que han ido creciendo en virulencia e intensidad.  EE.UU. pretende recuperar una hegemonía  en Medio Oriente, reforzar su rol de gendarme en la región y remontar el fracaso y empantanamiento de las ocupaciones llevadas adelante  en territorio iraquí y en Afganistán que se combinan, especialmente  en el año  que acaba de finalizar, con un escenario de crecientes convulsiones sociales y rebeliones populares.    

La invocación “a la vía de la negociación y la diplomacia para la solución de los conflictos” es una coartada para no condenar el atentado de los drones yanquis y de las amenazas del presidente norteamericano de producir nuevos ataques. 

A la par del comunicado el gobierno de Alberto “ordenó reforzar los objetivos custodiados en nuestro territorio, los aeropuertos y las aerolíneas americanas que operan en ellos, y los pasos fronterizos internacionales", informó el Ministerio de Seguridad. Para ello el gobierno se puso a disposición de las autoridades norteamericanas y tomó contacto directo con la representación en nuestro país. 

La ausencia de condena al ataque de Trump es parte de una orientación del gobierno de Alberto F. que aparece ligada a la negociación para del pago de la deuda. Ya el canciller Solá se ocupó de vetar todo aquello que “nos provoque problemas” para ese objetivo. Por eso rápidamente pusieron en caja a la ministra de Seguridad, Sabrina Frederic, cuando esta planteó que debía sacarse a Hezbollah de la lista de organizaciones terroristas (revisando una decisión que había tomado el gobierno de Macri por pedido del gobierno norteamericano), Frederic rápidamente “cambió de parecer” y dijo lo opuesto de lo que había propuesto.

Este alineamiento detrás de Trump no termina ahí. Argentina se mantuvo en el grupo de Lima, lo cual implica formar parte de la política yanqui contra Venezuela; en este grupo convive con la golpista Añez que sumó a Bolivia al grupo, legitimando así el golpe criminal en ese país y al régimen  asesino de Piñera, que el gobierno argentino sostiene, en medio de la  rebelión popular  del pueblo chileno.  

La orientación de la política exterior del nuevo gobierno argentino está en el terreno de los intereses de los acreedores de la deuda usuraria. 
 

Compartir