fbnoscript
7 de enero de 2020

Santa Fe: se duplicaron los femicidios en 2019

Es la segunda provincia con más femicidios el año pasado

Tan solo por detrás de la provincia Buenos Aires, Santa fe acumuló durante todo el 2019 unos 41 femicidios, de un total de 328 en todo el país: más de la mitad de los casos se tratan de menores de 35 años, muchos vinculados a la narcocriminalidad.

Los datos surgen del relevamiento del equipo de Género de la concejala Norma López (presidenta del bloque FpV-PJ), la cual sentenció “estamos esperanzadas en que el gobernador Omar Perotti y el ministro de Seguridad, Marcelo Saín, aborden una política de seguridad con perspectiva de género".

Sin embargo, que Santa Fe sea la segunda provincia con mayor tasa de femicidios no es ninguna novedad. En 2017, Santa fe se posicionaba lejos de los números de Buenos Aires pero segunda con 23 femicidios, mientras en 2018 la cifra se elevaba a unos 24 casos. Lo novedoso, y alarmante, es que la provincia haya doblado la cantidad de femicidios.

Un frente “progresista” en retirada

Las políticas del Frente Progresista Cívico y Social al respecto han fracasado como lo muestran las estadísticas. Las medidas paliativas del tipo “teléfono verde” –servicio de atención ante casos de violencia de género-- fueron la forma de evitar tomar cartas en el asunto. La provincia no es un caso aislado en cuanto a las perimetrales formales, las reiteradas denuncias desoídas y la falta de educación sexual integral en las escuelas como forma de prevenir y alertar acerca de las formas de violencia familiar y de género.

La falta de personal en los dispensarios y de espacios destinados a abordar la cuestión de género y la violencia familiar, junto con la falta de recursos, se da en un cuadro de conflictos entre narcos, y ajustes de cuentas, que tiene a las mujeres como otra de sus víctimas. 

 El Partido Socialista, cuando fue gobierno, tuvo la contradicción de alardear ser el primero en atender los abortos no punibles, cuestión que se demostró opuesta a la realidad debido a que durante su gobierno hubo muertes por abortos clandestinos y numerosas denuncias de fetos encontrados en containers y en el río.

La “decepción” después del debut  

Lo que omite la concejala es el hecho de que el gobierno de Omar Perotti es objeto de diversas denuncias por parte de las trabajadoras que atienden las líneas del “teléfono verde” ante su virtual desmantelamiento. Se trata de 24 trabajadoras que contaban con un contrato por el término de 12 meses, que venció el 31 de diciembre y que ahora son víctimas de una puja entre el municipio de Rosario y el gobierno provincial por la extensión de los plazos y el restablecimiento de su normal funcionamiento.

La designación de Adriana Cantero como ministra de Educación, quien se opuso a la aplicación de la ESI durante su anterior gestión,  nada hace pensar que se haya mejorías en cuanto a la implementación de políticas educativas respecto a la cuestión de la mujer y la violencia de género, más cuando la ministra en cuestión  viene de dejar un cargo como directora del centro educativo franciscano de San Lorenzo. Existe una coherencia total si recordamos la memorable abstención del entonces senador Perotti al momento de votar por la legalización del aborto, y su silencio sepulcral durante la campaña para evitar un pronunciamiento contra los sectores celestes y clericales.

Perotti fue uno de los principales candidatos que montó una campaña celeste al son del lema “paz y orden”, anticipando su orientación para la provincia con un slogan sacado del acervo ideológico de la derecha.

Es urgente frenar la ola de femicidios que sufrimos las mujeres, sin guardar ninguna expectativa en este gobierno. Para ello hay que salir a las calles por justicia para las víctimas y el esclarecimiento de los casos; por Centros Integrales de la Mujer en los hospitales para atender y seguir los casos de violencia, con atención las 24 horas del día, incorporación de equipos interdisciplinarios y el monitoreo independiente de las organizaciones de mujeres; por un Consejo de la Mujer realmente autónomo del gobierno; por presupuesto para políticas que frenen las violencias hacia las mujeres; contra los planes de ajuste del FMI que agravan las condiciones de vida de las masas y son el caldo de cultivo de la violencia que sufrimos día a día. 

En esta nota:

Compartir

Comentarios