fbnoscript
8 de enero de 2020

Tucumán: Manzur elimina la cláusula gatillo

Autoconvocatoria y movilización de docentes

Este martes 7 alrededor de 250 docentes se autoconvocaron en la plaza Independencia frente a la Casa de Gobierno luego que, el lunes 6, Manzur anunciara un nuevo ataque al bolsillo de los trabajadores que dependen del estado provincial. Para este miércoles hay una nueva convocatoria para discutir los pasos a seguir a la cual se sumarán los trabajadores de la salud según lo que adelantaron desde el Sitas (sindicato de trabajadores de la salud).

 El decreto del gobernador tiene un punto central: suspende la cláusula gatillo a los trabajadores estatales, docentes, trabajadores de la salud y demás. La suspensión de la cláusula gatillo, negociada por los gremios en la apertura de las paritarias del 2019, comprendía un último tramo de aproximadamente un 12% (en función de la inflación del último trimestre) que ahora quedó clausurado. El decreto también suspende las horas extras y las extensiones horarias, lo cual indefectiblemente repercute en el aguinaldo. La negociación paritaria no llegaba a equiparar los salarios con la inflación porque partía de un monto menor, pero por lo menos los acercaba, ahora la pérdida del poder adquisitivo será un hecho consumado

El desconocimiento de la cláusula gatillo funciona, de hecho, como una rebaja salarial y alcanza a todos los estatales, incluidos los trabajadores de comunas y municipios, ya que el gobierno los tiene atrapados con el pacto fiscal. El gobierno se ahorra con esta rebaja la friolera de 600 millones de pesos, las cuentas fiscales se equilibran haciéndole pagar la crisis a los 120.000 trabajadores tucumanos que dependen del Estado.

El gobierno de Alberto Fernández estaría por anunciar un aumento a los estatales nacionales similar al de los privados (a partir de febrero y limitado a los que cobren menos del 60 mil pesos), una cifra más que pobre si se la compara con una inflación anual del 60%. Los trabajadores estatales de las provincias no estaban alcanzados por el aumento nacional.  Manzur no ha dicho si trasladará el aumento a los empleados provinciales  sino que por el  contrario, rebaja de hecho los salarios al eliminar la cláusula gatillo. Ni bono ni aumento salarial acordado, Manzur aplica una política de ajuste que pondría colorado hasta al mismísimo Macri. Es claro que el gobierno provincial se encuentra en una crisis presupuestaria, no se explica de otra forma el reciente crédito que tomó del banco Macro para cubrir salarios. Manzur se encarga constantemente de culpar a Macri por las desgracias provinciales, lo que no dice es que sus diputados le votaron los presupuesto nacionales y demás leyes que fueron el preámbulo de este descalabro.

El desconocimiento de una paritaria firmada es un hecho gravísimo en la provincia de la cual los sindicatos deberían tomar debida nota y convocar inmediatamente asambleas para definir un plan de lucha. Las burocracias sindicales le han firmado a Manzur varios acuerdos salariales ruinosos, muchas de estas burocracias están directamente integradas al gobierno. Una convocatoria independiente se hace imprescindible.

El Partido Obrero plantea:

  • Inmediata reposición de la cláusula gatillo y apertura de las paritarias. Ninguna suspensión de horas extras o extensión horaria.
  • Por un salario mínimo que cubra la canasta familiar.
  • Por un congreso de delegados de base de todas las reparticiones públicas y escuelas para votar un plan de lucha contra el atropello del gobierno. Nos movilicemos con todo para derrotar el ajuste de Manzur.

 

Compartir