fbnoscript
8 de enero de 2020

Quieren eliminar las cláusulas gatillo de actualización salarial

La paritaria nacional docente en la mesa del FMI – Segunda parte

El ministro de Educación, Nicolás Trotta, acaba de anunciar que a mediados de enero se convocará a la primera reunión de la Paritaria Nacional Docente, esencialmente centrada en fijar un salario inicial. Ese salario actúa como techo para todo el país. Ello es así porque muchas provincias incluso han incumplido con ese pago, siendo un monto paupérrimo.

Las declaraciones de Trotta de “que desde el ministerio nacional vienen hablando con los gobernadores para tener una construcción colectiva en educación no sólo para discutir salarios sino también para diseñar una agenda federal, en común con los ministros de las provincias" augura una “construcción” a la baja de todos los salarios docentes del país. "En una situación fiscal muy compleja que atraviesan el gobierno nacional y muchas provincias", Trotta ya ha declarado que los docentes deben amoldar sus reclamos a la grave situación que vive el país (Página 12, 7/1). El tercer “constructor” de este ajuste es la burocracia sindical que, sin saber qué resultará en la paritaria nacional, ya aseguró en la primera reunión del Consejo Federal de Educación presidida por Trotta, el 16 de diciembre pasado, que el comienzo de clases está asegurado.

Los grandes convidados de piedra son los docentes.

Y por las provincias, ¿cómo andamos?

En una serie de provincias hay acuerdos de actualización salarial, en varias no se cumplen y en muchas no existen.

En Chaco, el gobierno adeuda el pago de un aumento de $400 al salario básico que debía pagarse en diciembre. Con ese antecedente, el pago de la cláusula gatillo del tercer trimestre, un incremento muy importante, está completamente cuestionado.

En Santa Cruz, la gobernadora Alicia Kirchner incumplió el compromiso de convocar a paritarias en el segundo semestre del 2019, en medio de una inflación desbordada. Sin contar con esta pérdida, en los cuatro años de su mandato, los docentes santacruceños perdieron un 65 % del poder adquisitivo, algo que ni el mismísimo Macri consiguió a escala nacional. Si no hay paritaria docente 2020 en Santa Cruz y recuperación de lo perdido, el combativo gremio Adosac ya anunció que no empiezan las clases.

En Misiones, existe una inactiva mesa de discusión salarial, que sólo aprobó el aumento del 23 % nacional de comienzos del 2019, en el mes de febrero ¡No hubo una sola actualización en todo el año!

En Salta, termina en diciembre una cláusula gatillo mensual que los docentes autoconvocados le arrancaron al ex gobernador Urtubey con una huelga indeterminada el pasado año, pero que el nuevo gobernador se niega a renovar.

En Buenos Aires, Axel Kicillof, el gobernador amigo de los docentes según Roberto Baradel, secretario general del Suteba, ha resuelto que su gobierno “no convocará a paritarias a los gremios estatales hasta tanto no tenga certezas sobre dos cuestiones centrales que hacen a las finanzas de la provincia: el desenlace del debate sobre la ley impositiva y qué volumen de recursos adicionales le llegarán desde la Nación para atender el aumento salarial que planteará a sus trabajadores” (El Día, 7/1). En la provincia más rica del país, deciden si hay aumento para los docentes los pulpos sojeros y los acreedores del FMI y los bonistas.

En el cuadro actual, todas las cláusulas gatillo acordadas están tecleando, y su continuidad completamente cuestionada.

El gobernador tucumano, Manzur, decidió unilateralmente suspender la cláusula gatillo, “es el último tramo de estos dos meses porque la provincia ya no tiene recursos para hacer frente a este último incremento” (La Gaceta, 8/1). Una autoconvocatoria de docentes con más de 250 trabajadores se manifestó ayer frente a la casa de gobierno tucumana, y se están reuniendo con otros gremios para resolver la continuidad de la protesta.

La “construcción” colectiva de Trotta y los gobernadores es enemiga de los intereses de defensa de la educación pública y de los derechos de los educadores.

Santa Fe adelanta la reducción presupuestaria y el fin de la cláusula gatillo

La ministra de Educación provincial, Adriana Cantero, anunció un plan de guerra pionero, al señalar que reducirá drásticamente las direcciones provinciales de educación en nombre de que el gobierno anterior las habría sobredimensionado. Detrás de una postura contraria al despilfarro se esconde una aguda política de ajuste. "Le estamos pidiendo solidaridad a la comunidad, entonces desde el Estado tenemos que ser austeros”, sentenció la ministra.

Respecto del salario fue más brutal: “no tuvo reparos a la hora de poner en duda la aplicación de la cláusula gatillo que permite actualizar los salarios de los maestros de manera tal que no pierdan poder adquisitivo frente a la inflación. No sé –dijo- si es pertinente su continuidad. Tenemos que ver qué efectos produjo y cuáles son las alternativas, si las hubiera. Vamos a trabajar para que las políticas salariales de los docentes estén en consonancia con las políticas salariales de todos" (La Capital, 7/1).

En la provincia de la secretaria general Sonia Alesso, la Ctera y Amsafe mantuvieron silencio completo frente a las manifestaciones antisalariales y de ajuste de la funcionaria educativa.

La defensa de una verdadera paritaria nacional y de paritarias provinciales libres es incompatible con la subordinación política de Ctera al gobierno nacional y a los gobernadores provinciales.

Tribuna Docente defiende las cláusulas gatillo, junto al blanqueo de salarios básicos que cubran la canasta familiar y respeten las categorías establecidas en los estatutos docentes.

 

Compartir

Comentarios