fbnoscript
10 de enero de 2020

Si el modelo de Alberto Fernández es Santa Cruz, el ajuste es seguro

En las últimas horas, Alberto Fernández “destacó el equilibrio fiscal obtenido por la provincia de Santa Cruz en los últimos años, situación que pudo alcanzarse a partir de la decisión provincial de no tomar deuda en dólares y de un reordenamiento de las cuentas públicas” (TiempoSur, 10/1) y .puso a Santa Cruz como modelo a seguir para las provincias, lo hizo al analizar la situación económica de las distintas jurisdicciones del país que le solicitaron asistencia financiera.

El Presidente habló de una provincia que no tomó deuda en dólares, aunque desconoce u olvidó mencionar que la gobernadora Alicia Kirchner estaba dispuesta a tomar deuda durante 2016 y fueron los trabajadores quienes frenaron una primera sesión en Diputados a tal efecto. Bajo una fuerte represión, que se cobró la vista de un trabajador municipal, se logró aprobar el pedido de endeudamiento que fue frenado por su interna con el gobierno macrista.

¿Qué esconde el modelo santacruceño de los "K"?

Otra cosa que no mencionó Alberto Fernández es la deuda del gobierno provincial con los trabajadores.

En los últimos 4 años la caída del poder adquisitivo de los empleados dependientes de la provincia ronda entre el 60 y el 65%. Un ajuste que envidiaría hasta el propio Macri en persona.

La plata que Alicia Kirchner utilizó para estabilizar las finanzas de la provincia es la que salió de los bolsillos de los trabajadores dependientes del Estado.

Mientras los trabajadores veían retroceder su poder adquisitivo, las mineras en Santa Cruz extrajeron 5 millones de onzas de oro en los últimos cuatro años, el equivalente a seis presupuestos provinciales durante el mismo periodo, y sólo aportaron un 3% en concepto de regalías, acordado con el macrismo en la firma del consenso minero.

Allí, el Frente de Todos ensayó el acuerdo con la burocracia sindical peronista para aislar las luchas de los trabajadores. Para tal fin ATE ofició de primer violín y tocó la sinfonía que destruyó la Mesa de Unidad Sindical en nombre de la lucha contra la derecha, mientras las y los trabajadores sufríamos un brutal ajuste.

El frente de todos... los ajustadores

Cuando Fernández pone de ejemplo al gobierno de Santa Cruz en materia fiscal, no hace otra cosa que confirmar su hoja de ruta para los trabajadores, las mineras y los acreedores internacionales.

Los trabajadores debemos tomar nota del brutal ataque sobre la clase trabajadora que representa la política del Frente de Todos y salir a luchar por un salario igual al costo de la canasta familiar, por trabajo genuino, por el 82% móvil para jubilados y por romper con el plan del FMI.

 

Compartir

Comentarios