fbnoscript
22 de enero de 2020

La ley de sostenibilidad de la deuda es un cheque en blanco

Un proyecto del FMI y los bonistas especuladores.

El proyecto para la Restauración de la Sostenibilidad de la Deuda Pública Extranjera, enviado por el Poder Ejecutivo para que lo apruebe el parlamento, con el propósito de renegociar el pago de la misma, es la continuidad de la llamada ley de Solidaridad votada a fines del 2019. En la misma se delegaba poderes del Congreso Nacional al Poder Ejecutivo y se fijaba como objetivo prioritario: “Crear condiciones para asegurar la sostenibilidad de la deuda pública”.

En este nuevo proyecto se vuelve a reiterar este propósito, pero… no se explica ninguna de las condiciones en que se pretende reestructurar la deuda externa. Se trata del otorgamiento de un cheque en blanco para que el gobierno ponga las cifras, plazos e intereses que considere convenientes. El Congreso renuncia a su potestad en este terreno. Vale recordar que fueron las revoluciones inglesa en el siglo XVII y francesa en el siglo XVIII las que quitaron estas potestades a los monarcas y hasta decidieron su decapitación, por oponerse estos a que la soberanía en términos financieros y presupuestarios resida en los parlamentos.

La iniciativa también autoriza a que la Jefatura de Gabinete para cumplir estos objetivos pueda modificar todos los ítems del presupuesto aun cuando todavía no ha sido presentado el correspondiente a 2020. Significa que se tratará de puro papel mojado que Fernández y sus ministros podrán manipular a piacere de los acreedores internacionales y el FMI.

El texto presentado renuncia a la soberanía nacional y prorroga la jurisdicción a favor de los tribunales extranjeros. Sigue los pasos de anteriores gobiernos de los Kirchner y Macri. Aunque hay una salvaguarda de que ciertos bienes (por ejemplo, los edificios de embajadas en el exterior) son inembargables y permanecen bajo soberanía nacional, sabemos que esta declaración no tendrá valor jurídico en caso de controversia. Tenemos como ejemplo el embargo y retención durante 80 días de la Fragata Libertad en Ghana en octubre del 2012 por pedido judicial de los “fondos buitre”.

De acuerdo a este proyecto de ley, mediante la reestructuración, se legaliza toda la deuda usuraria e ilegal del macrismo, a pesar de que el Ministro consideró que todo lo que hizo bajo el anterior gobierno en materia de deuda es un “desastre” (sic). También se justifican los canjes y reestructuraciones de los gobiernos anteriores, entre ellos el del 2016 en favor del juez Griesa de Nueva York y de los “fondos buitre”, que originaron una erogación de alrededor de 15 mil millones de dólares (mil millones de pago por año). No olvidemos que la bancada de Massa (hoy totalmente integrado al gobierno PJ-K) votó esta reestructuración junto al macrismo.

El proyecto de Fernández y Guzmán exonera del pago del IVA y demás impuestos (Ganancias, entre otros) los canjes de deuda que se logren. Lo cual indica una hipocresía total cuando se habla de “solidaridad” puesto que el gobierno acaba de reinstalar el IVA para los alimentos. Los pobres pagan los usureros buitres financieros, no.

El Partido Obrero y el Frente de Izquierda votarán en contra de este proyecto de entrega. Llamamos a pronunciamientos de repudio contra esta entrega “sin principios”. Vamos por el no al pago de la deuda externa, ruptura con el FMI, 82% para los jubilados, paritarias libres sin topes y con cláusula gatillo de indexación automática, aumento de emergencia de $30.000 para enfrentar el desfasaje salarial respecto del costo de vida desde el último bimestre del 2019.

 

Compartir

Comentarios