fbnoscript
23 de enero de 2020

El valor de la Comisión de Despedidxs de INTI

Por Lolo Domínguez
Secretario general de ATE-Inti

Un punto fundamental de la ocupación de la sede central del INTI de San Martín en enero de 2018 –la cual se extendió por 47 días- tiene que ver con haber sido un factor de concentración de la fuerza de los y las trabajadoras, los cuales emprendimos una dura lucha contra el gobierno decidido a volcar todos los recursos políticos, represivos, mediáticos y judiciales para obtener una victoria.

La acción de la burocracia sindical verde de ATE, que en aquel momento dirigía la Junta Interna, desgastó el conflicto desde adentro. Ocurrido esto, plantearon que había que “suspender la ocupación por 48 hs” para “poder negociar mejor”. Las 48 hs se transformaron, a fuerza de maniobras, en 40 días donde las autoridades avanzaron militarizando al INTI y hostigando a lxs trabajadorxs que aún conservaban el empleo con descuentos masivos. La patronal y la burocracia (también UPCN colaboró) se jugaron a aislar a los despedidos, a desmoralizarlos, y sobre todo –con el fin de la ocupación- a dispersar su fuerza, a convertirlos en elementos sueltos con pocas posibilidades de respuesta colectiva.

La fundación de la Comisión

Recuperada la Comisión Interna de ATE INTI, en diciembre de 2018, por los integrantes de la Agrupación Naranja que aún estábamos adentro -tanto por fallos judiciales de reinstalación como por nuevos compañeros que se sumaron-, contábamos ahora con una herramienta potente para llevar adelante la tarea más importante: la reincorporación de todxs nuestros compañerxs despedidxs.

Hacia agosto de 2019 evaluamos que se abría la posibilidad de explotar de manera positiva para los despedidxs la derrota del macrismo en las PASO. La Junta Interna convocó a una reunión de Despedidxs en un club cercano al INTI. Allí, se presentó un documento fundacional (el cual adjuntamos), de tan solo una carilla de extensión. En él, repasábamos el rol jugado por las direcciones de ATE y UPCN, contribuyendo al aislamiento del conflicto y a su derrota parcial. Presentamos allí una idea clara, la cual se conformó en una orientación política: “Los trabajadores NO tenemos que pagar la crisis”. Y explicamos que para ello la Junta Interna proponía conformar la Comisión de Despedidxs de INTI “con la perspectiva de actuar de manera organizada y de concentrar la fuerza de todxs los despedidxs”.

Teníamos en claro, y así lo explicamos, que la Comisión debía mantener la autonomía de todas las variantes de la burocracia sindical, que iban a intentar que lxs despedidxs intervengan en esta etapa atomizados, de manera individual, y así ser sometidos a una relación punteril para cada reincorporación. Explicamos también que las reincorporaciones iban a ser fruto de un intenso trabajo colectivo, donde cada unx de lxs afectados debía conformarse en un activista por su reincorporación.

En esa primera reunión, con más de 60 participantes, se resolvió por unanimidad la conformación de la Comisión de Despedidxs de INTI, su funcionamiento asambleario y se votaron una gran cantidad de actividades. La primera de ellas fue una declaración que se publicó en las redes y se volanteó esa misma semana en la puerta del Instituto, para recomponer de manera colectiva los lazos con los trabajadores de INTI, que aunque habían sido golpeados, nunca pudieron ser neutralizados.

Otra iniciativa importante votada en esa reunión fundacional fue la de establecer vínculos con todos los actores políticos que habían se habían pronunciado a favor de nuestra lucha, durante la ocupación, y lograr su pronunciamiento a favor de las reinstalaciones.

La Comisión creció y prácticamente duplicó su conformación inicial, sobrepasando los 110 miembros y con su trabajo sindical y político se convirtió en un factor determinante para el proceso victorioso de las reincorporaciones.

En una próxima nota nos detendremos en detalle en las actividades de la Comisión y en sus métodos, en sus más de 4 meses de vida.

 

Compartir

Comentarios