fbnoscript
27 de enero de 2020

La deuda de Santa Cruz es enorme y es con las y los trabajadores

En una nota brindada a C5N el presidente, Alberto Fernández, se refirió a las declaraciones del expresidente Mauricio Macri y contrastó su política de endeudamiento con la de Alicia Kirchner en Santa Cruz.

Mientras las declaraciones de Mauricio Macri no merecen ni el más mínimo análisis, lo que sí sobresale y debe ser analizado es el contrapunto que Alberto Fernández intenta establecer colocando al gobierno de Alicia Kirchner como modelo a seguir.

Fernández sostuvo que "muchas provincias creyeron que era una buena alternativa tomar deuda... Sin embargo Santa Cruz también fue inducida para que lo haga, y decidió no hacerlo" (Página 12, 26/01).

En primer lugar Alicia Kirchner mantiene una deuda que debe ser atendida urgentemente en lugar de ser escondida bajo la alfombra: es la recomposición salarial de 86.000 trabajadores que perdieron entre un 60 o 65% de su poder adquisitivo.

En segundo lugar Alberto miente, el gobierno de Santa Cruz estaba muy decidido a tomar deuda, tanto que reprimió brutalmente a los trabajadores que se manifestaron frente a diputados para que no se apruebe el pedido de endeudamiento de la gobernadora, más tarde cuando este endeudamiento fue aprobado el macrismo le trabó el crédito internacional y obligó al gobierno a ir a pedir fondos al Banco Nación.

Tanto es así que en abril de 2017 la gobernadora se lamentaba que no ingresara el primer tramo del empréstito y lo usaba de excusa para no dar recomposiciones salariales: "Días pasados fue la gobernadora quien se confesó... la apertura de paritarias dependía de lograr la concreción de empréstitos para la provincia... aclaró que no se podrán ofrecer aumentos salariales hasta que no ingrese un bono de 200 millones de dólares que la provincia está gestionando. También reconoció que la toma de empréstito que se viene gestionando desde 2016 no logra buenos resultados” (La Nación, abril 2017).

El modelo del acuerdo social

Luego de una dura batalla contra la mesa de unidad sindical en 2016, que agrupó a unas 20.000 personas frente a la casa de gobierno y puso a Alicia contra las cuerdas, el gobierno sacó de la manga "la mesa del acuerdo social santacruceño", que consistía en sentar a los sindicatos a la mesa del gobierno para aplicar un ajuste que en 2017 significó la pérdida de más de 20 puntos en el poder adquisitivo del salario.

Con una mesa de unidad sindical fracturada, los esfuerzos de ADOSAC y Judiciales fueron heroicos pero insuficientes para derrotar está política de Ajuste.

Las multinacionales mineras amigas de los Nac & Pop ganaron mucho y pusieron poco

Frente a esta realidad, las mineras en Santa Cruz extrajeron, en cuatro años, 5 millones de onzas de oro, el equivalente a 6 presupuestos provinciales y sólo aportaron el 3% de esa enorme riqueza.

La gobernadora que no pudo endeudarse firmó con Macri y los gobernadores el acuerdo federal minero que le garantizó a las multinacionales ganancias extraordinarias y decidió descargar la crisis sobre los hombros de los y las trabajadoras.

Por una salida obrera y popular

En las paritarias que se avecinan no podemos repetir "la mesa del acuerdo social santacruceño" a nivel nacional. Tenemos que exigir "cláusula gatillo" para no perder con la inflación 2020 Y "cláusula de recomposición salarial" para recuperar lo perdido en estos últimos años.

La riqueza se la están jugando las mineras, los bancos y los grandes grupos económicos, vamos por la nacionalización y el control obrero. Que la crisis la paguen los capitalistas.

Compartir

Comentarios